Beneficios de ser pensionista por incapacidad permanente total

Beneficios de ser pensionista por incapacidad permanente total

¿Hay ventajas de ser pensionista por incapacidad permanente?

Ser pensionista en España por incapacidad permanente implica la pérdida de tus capacidades para trabajar como consecuencia de una enfermedad o lesión.

Mientras se recibe la pensión, en estas condiciones, es posible obtener ciertos beneficios.

Podemos ayudarte.

En Ródenas Abogados somos abogados especialistas en pensiones. Si necesitas un despacho con amplia experiencia en esta materia, contacta con nosotros e infórmate sin compromiso. 

¿Qué es la incapacidad permanente total?

Antes de hablar de las ventajas de ser pensionista por incapacidad permanente total 2024, es importante definir en qué consiste.

La incapacidad permanente total es un grado de invalidez en que al pasar una baja temporal por accidente profesional o enfermedad común, presentas reducciones funcionales o anatómicas graves que te impiden trabajar.

Esta situación no imposibilita a realizar otros trabajos, pero diferentes a la profesión habitual que has venido realizando hasta el momento.

Criterios y requisitos para obtener la pensión

Para acceder a las ventajas de ser pensionista por incapacidad permanente total debes cumplir con los siguientes requisitos:

  • Ser menor de 65 años o haber alcanzado esa edad debido a una incapacidad común sin cumplir los requisitos para la jubilación contributiva.
  • Encontrarse dado de alta en la Seguridad Social.

Enfermedad común:

  • Si eres menor de 31 años, debes cotizar la tercera parte del tiempo entre la edad de 16 años y el hecho que ha provocado la incapacidad.
  • Si tienes más de 31 años, es obligatorio haber cotizado la cuarta parte del tiempo desde los 20 años de edad hasta el momento del hecho que causa la incapacidad, con un mínimo de 5 años.

Accidente o enfermedad profesional (laboral o no):

  • No es imperativo tener un tiempo de cotización mínimo para recibir una pensión en estos casos.

Ventajas económicas

Hay varias ventajas de ser pensionista por incapacidad permanente total en España.

Veamos algunos de los beneficios económicos a continuación.

Pensión mensual

La invalidez total supone una pensión del 55% de la base reguladora, pudiendo llegar al 75% al cumplir 55 años.

El cálculo de este importe varía en función de la procedencia de la incapacidad.

Normalmente la Seguridad Social paga a partir del día 25 de cada mes las prestaciones por incapacidad permanente total.

Cuando la pensión por incapacidad permanente total tiene su origen en una enfermedad común o en un accidente no laboral, te van a hacer 14 pagas (las 12 correspondientes a cada mes del año y dos extras que se abonan en junio y en noviembre).

En el caso de que la pensión por incapacidad permanente total proceda de haber sufrido un accidente de trabajo o de enfermedad profesional, vas a recibir 12 pagos, uno cada mes del año, porque se prorratean las pagas extras.

Pagos complementarios

Si la incapacidad deriva de un accidente de trabajo o enfermedad profesional, la cuantía se eleva en un 30% o 50% si tiene que ver con incumplimiento de políticas de seguridad por parte de la empresa.

Ayudas y subsidios adicionales

Hay otras ayudas relacionadas con este tipo de pensión por incapacidad permanente total que puedes solicitar según el caso:

  • Ayudas por persona con discapacidad en la familia y en caso de familias numerosas.
  • Ayudas para la aplicación de IVA reducido del 4% para adquirir vehículo.
  • Subsidios para obras de adecuación de vivienda si es necesario.

Beneficios fiscales

Las pensiones de incapacidad total pagan impuestos, pero como las personas con esta pensión se consideran con discapacidad del 33%, tienen un límite de ingresos no gravables más alto (8,550 euros).

Sin embargo, las pensiones por incapacidad absoluta o gran invalidez están exentas del pago de impuestos.

Proceso de solicitud y recursos disponibles

Solicitar la pensión por incapacidad permanente total es un proceso indispensable para tener acceso a esta prestación.

Puedes hacerlo de forma presencial o vía online, aunque nuestra recomendación es que lo hagas asesorándote con un abogado laboralista.

Pasos para solicitar la pensión

Una vez que se valida el informe médico, es necesario empezar con los trámites.

Debes aportar tus datos personales y laborales: DNI, historial clínico e información sobre tu modalidad de trabajo (dependiente o autónomo).

Lo anterior debe estar acompañado de un formulario de incapacidad permanente que debes presentar en una oficina del Instituto Nacional de la Seguridad Social con toda la documentación.

Si tienes un certificado digital, puedes realizar todo este proceso vía web en la página oficial de la Seguridad Social.

En ese momento, se iniciará el procedimiento de solicitud a fin de recibir la prestación y demás ayudas correspondientes.

Recursos y ayudas disponibles para pensionistas

Además de la prestación mensual, otra de las ventajas de ser pensionista por incapacidad permanente total es que puedes pedir el incremento de la misma si tienes 55 años o más.

Asimismo, recibes otras ayudas como:

  • Subsidio por cotizaciones insuficientes.
  • Ayudas para personas mayores de 45 años y menores de 52 años.
  • Subsidios extraordinarios por situación de desempleo.

Conclusiones

Las ventajas de ser pensionista por incapacidad permanente total tienen que ver, entre otras cosas, con las diversas ayudas que ofrece el Estado para los trabajadores afectados.

Para solicitarlas, lo más importante es contar con el asesoramiento legal de un abogado laboralista experto.

Llamada teléfonoLlámenos sin compromiso
Scroll al inicio