Delito de usurpación de inmuebles: Todo lo que debes saber

Delito de usurpación de inmuebles - Expertos en desalojar okupas

El delito de usurpación de inmuebles está tipificado en el artículo 245 del Código Penal. Este artículo establece que comete este delito quien, con violencia o intimidación en las personas, ocupe un inmueble o usurpe un derecho real inmobiliario de pertenencia ajena.

Este delito, conocido también como usurpación de vivienda, se encuentra enmarcado en el Título XIII del Libro II, Capítulo V del Código Penal, que trata sobre los delitos contra el patrimonio y el orden socioeconómico.

En contexto, se definen varias conductas delictivas asociadas con la ocupación ilegal de viviendas. Aquí se identifican una serie de figuras delictivas cuyo rasgo distintivo primordial es la ocupación de viviendas desocupadas o no habitadas, en contraste con el allanamiento de morada, el cual implica casas habitadas.

Podemos ayudarte.

En Ródenas Abogados somos abogados especialistas en delitos contra el patrimonio. Si necesitas un despacho con amplia experiencia en usurpaciones, contacta con nosotros e infórmate sin compromiso. 

Penas del delito de usurpación de inmuebles

La RAE define usurpar como la acción de apoderarse de una propiedad o derecho que legítimamente pertenece a otro, generalmente con el uso de violencia.

Sin embargo, e artículo 245.2 del Código Penal establece lo siguiente:

2. El que ocupare, sin autorización debida, un inmueble, vivienda o edificio ajenos que no constituyan morada, o se mantuviere en ellos contra la voluntad de su titular, será castigado con la pena de multa de tres a seis meses.

Artículo 245 del Código Penal

Características de la usurpación de viviendas

Para aplicar el artículo 245.2, se deben cumplir ciertas premisas:

  • La ocupación debe ocurrir sin violencia o intimidación en un inmueble que no sea una vivienda.
  • Debe existir una vocación de permanencia por parte del ocupante.
  • El ocupante no debe poseer un título jurídico que justifique la ocupación.
  • El titular debe manifestar una voluntad contraria a la ocupación ilegítima.
  • El sujeto activo debe ser consciente de la ajenidad del bien y de la ausencia de autorización del titular.

Bien jurídico protegido en el delito por usurpación

El delito de usurpación protege el disfrute pacífico de los bienes inmuebles, garantizando la ausencia de perturbaciones en la posesión o en los derechos reales sobre los mismos. Esta protección del orden jurídico se extiende también hacia la libertad, convirtiendo al delito en pluriofensivo al salvaguardar más de un bien jurídico.

En Ródenas Abogados, sabemos que a fecha de hoy cualquier persona puede ser el sujeto activo de este delito, excepto el propietario del inmueble o titular de derechos reales sobre él. La perturbación de la posesión legítima por parte del propietario no constituiría usurpación, pudiendo ser calificada en su lugar como un delitos de coacciones o incluso un allanamiento de morada por parte del legítimo propietario.

El sujeto pasivo corresponderá al propietario o titular de derechos reales sobre el bien inmueble usurpado. Los bienes objeto de usurpación son inmuebles o derechos reales sobre estos, siempre y cuando pertenezcan a terceros.

La cuestión sobre la pertenencia del inmueble a un tercero es de índole civil, pero puede ser resuelta en la jurisdicción penal bajo circunstancias específicas.

La usurpación de viviendas por los okupas

Es esencial destacar que esta ocupación ilegal se refiere a situaciones en las que el inmueble no está habitado en ese momento por ninguna persona y se realiza con la intención de establecer una presencia prolongada.

Desde esta óptica, entendemos que la ocupación ilegal debe representar un riesgo significativo para la posesión legítima del propietario sobre el inmueble afectado, lo que confiere lesividad y relevancia típica a la conducta.

En estos casos, el individuo que lleva a cabo la ocupación no posee ningún título de propiedad que lo legitime como ocupante del inmueble. Si se le hubiera dado permiso para ocuparlo, ya sea temporalmente o de manera precaria, esta acción no sería considerada delictiva y el propietario debería recurrir a un juicio de desahucio para recuperar su propiedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Llamada teléfonoLlámenos sin compromiso
Scroll al inicio