Tributación de los no residentes

La tributación de los no residentes en España

En este artículo te explicaremos las novedades sobre la tributación de los no residentes. Toda persona física o jurídica tiene que tributar en España el Impuesto sobre la Renta de no Residentes (IRNR).

Los no residentes para no tributar en España deben contar con un certificado de residencia en otro país. Esto hará que tributen en el país donde se encuentran residenciados que donde generan la renta.

¿Cómo tributan los no residentes en España?

La tributación de los no residentes en España se hace a través del impuesto sobre la renta de no residentes (IRNR). Este es un tributo de carácter directo establecido en España, el cual grava la renta obtenida por las personas físicas y jurídicas no residentes en territorio español.

Esta tributación se encuentra regulada por el Real Decreto 1776/2004, con fecha 30 de julio y por el Real Decreto Legislativo 5/2004, con fecha 5 de marzo.

Los ciudadanos españoles no residentes en España están obligados a tributar si obtienen rentas en España a través del IRNR. Esto será cuando no tributan a través del Impuesto sobre la Renta de Personas Físicas.

El ciudadano español que trabaje fuera del territorio nacional deberá tributar en España siempre que su residencia habitual se encuentre en el país. Esto sin importar dónde se hayan generado sus ingresos.

Se considera que un ciudadano español tiene residencia habitual en España en los siguientes casos:

Cuando permanece en el territorio español al menos 183 días durante un año natural. Para realizar este cálculo se debe tener en cuenta las ausencias esporádicas.

Se considera que un ciudadano español tiene su residencia en el territorio cuando su permanencia en el extranjero sea mayor a los 183 días. Pero la base de sus actividades y  sus intereses económicos se encuentran en el territorio español.

El trabajador también tendrá su residencia en España cuando los hijos menores y su cónyuge que dependan legalmente de él residan en España. Esto no ocurre cuando se puede probar lo contrario.

Los diplomáticos españoles tributan como si tuvieran residencia en España, a pesar de tener su residencia en el extranjero.

Tributarán como si tuvieran residencia en España las personas físicas que certifiquen su nueva residencia en un lugar considerado como paraíso fiscal. Esto será así durante los primeros cinco años de permanencia en ese lugar.

La tributación de los no residentes por venta de inmuebles

Los ciudadanos españoles que residen fuera de España y los extranjeros no residentes deben pagar impuestos por los inmuebles adquiridos en España. Esto sin importar que la vivienda esté alquilada o se encuentre disponible para uso propio.

Estos ciudadanos deben tributar el Impuesto sobre la Renta de No Residentes (IRNR) y el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI). También en algunos casos deben pagar el Impuesto sobre Patrimonio (IP).

Cuando un ciudadano no residente realiza la venta de un inmueble, debe declarar la ganancia patrimonial. Esto aplica cuando el valor de la transmisión sea mayor al de la adquisición en el Impuesto sobre la Renta de Personas Físicas para las personas residentes.

El cálculo para las personas no residentes se hará a través del Impuesto sobre la Renta de No Residentes (IRNR). Para los dos casos, la diferencia entre el valor de adquisición y el de transmisión se calcula de acuerdo a lo dispuesto en Ley del Impuesto de la Renta de las Personas Físicas.

Cuando un ciudadano español no residente vende un inmueble ubicado en España, el comprador debe hacer una retención del 3%. Esto se hará sobre el valor de la venta y se debe ingresar en Hacienda.

Este ingreso se tiene que hacer en el plazo máximo de un mes contados a partir de la fecha de la venta, para ello se utiliza el modelo 211. Esta retención es considerada como un pago a cuenta del tributo que debe pagar el ciudadano no residente por la ganancia obtenida por la venta.

¿Qué debe hacer el ciudadano no residente?

El tipo de gravamen que se le aplica al ciudadano no residente por la venta de un inmueble es el 19%. Este tendrá que presentar la declaración en el modelo 210 en un plazo máximo de tres meses. El plazo comienza a contar cuando el comprador presente el modelo 211.

El comprador le debe entregar un ejemplar del modelo 211 al vendedor para que pueda hacer la deducción de la retención del 3% del valor de la venta. Cuando la cantidad retenida es mayor a la cuota a ingresar, el vendedor puede solicitar la devolución del exceso.

Tributación no residentes sin establecimiento permanente

Los ciudadanos no residentes que operen sin establecimiento permanente, sean personas jurídicas o físicas, tienen que tributar de acuerdo con la ley del IRPF. El tributo lo harán por cada operación que realicen, según lo establecido en los artículos 24 y siguientes de la Ley del IRNR.

¿Cómo tributan los herederos no residentes?

Los herederos no residentes deben pagar por el valor de los bienes ubicados en España. Además le deben agregar lo que establece la normativa de la Comunidad Autónoma donde se encuentre la mayor parte de los bienes.

¿Cómo tributan los herederos en el Impuesto de Sucesiones?

La tributación no residentes en España sobre sucesiones se hace de acuerdo con lo establecido en la normativa de la Comunidad Autónoma donde exista punto de conexión. Esto se hace de acuerdo con lo establecido en la Jurisprudencia del Tribunal Supremo.

¿Y los rendimientos de capital mobiliario de los no residentes?

La tributación rendimiento capital mobiliario que se obtengan en el territorio español, se hará al tipo de gravamen que se encuentre vigente. Este será el del año en que se haya obtenido el rendimiento y la base imponible es el importe total percibido.

La tributación de los alquileres de no residentes

 La tributación de alquileres no residentes se declara en el modelo 210, cuando sale a pagar, tendrá un plazo de presentación e ingreso. Lo cual se debe hacer los  primeros 20 días de los meses de enero, abril, julio y octubre correspondiente a las rentas obtenidas en el trimestre natural anterior.

En el Impuesto sobre la Renta de No Residentes (IRNR) se tiene que presentar una declaración por cada pagador y por cada tipo de renta. Pero por ser rendimientos de inmuebles subarrendados o arrendados no están sujetos a retención, pueden ser agrupados por trimestre.

La presentación se podrá hacer en un sólo modelo 210 para cada inmueble, aunque procedan de varios inquilinos. Lo único que se debe hacer es indicar el código 35 que corresponde a un tipo de renta específico.

Tributación de los dividendos de no residentes

La tributación de los dividendos no residentes en España se gravan al tipo impositivo del 19%. Pero podrán solicitar la devolución de la diferencia los que residan en un país con el que España haya firmado un Convenio. El cual no permite la Doble Imposición Internacional (CDI).

Para ello tienen que presentar el correspondiente certificado de residencia fiscal, que lo deben emitir las autoridades fiscales del país donde reside. El plazo para realizar este trámite será de un año contado desde la fecha de emisión, excepto si el certificado indica un periodo de validez diferente.

Tributación de no residentes en la AEAT

La tributación de no residentes AEAT se aplica a las personas que residen en el territorio español menos de 183 días al año. Además no cuentan con la residencia fiscal por lo que deben declarar el Impuesto sobre la Renta de No Residentes (IRNR).

La declaración se hace de acuerdo con el país donde resida y al tipo de ingresos la tasa impositiva que aplica está entre el 19% y el 24%. Para esto se toman los ingresos obtenidos en España actividades económicas, pensiones, posesión de una segunda residencia y rentas de capital inmobiliario.

Existen unos casos donde los impuestos originados de las actividades se tienen que pagar en España y en el país donde resides. Para estos casos España ha firmado con varios países unos convenios que evitan la doble imposición.

Tributación de no residentes en el IRPF

Los ciudadanos españoles que no residen en el país sólo deben declarar el Impuesto sobre la Renta de No Residentes (IRNR). El Impuesto sobre la Renta Persona Física (IRPF) sólo lo deben declarar los ciudadanos españoles que residan en el país.

La declaración de los no residentes será a una tasa impositiva entre el 19% y el 24%, de acuerdo al tipo de ingresos y país donde resida. Para el cálculo se toman los ingresos obtenidos en España por actividades económicas, posesión de una segunda residencia, pensiones y rentas de capital inmobiliario.

Tributación en los rendimientos de trabajo no residentes

La tributación de los rendimientos de trabajo no residentes sólo se hará cuando proceda indirecta o directamente de un trabajo efectuado en el país. Para este caso el monto total del rendimiento será sometido a un tipo de gravamen fijo del 24 %.

Cuando el contribuyente resida en otro Estado miembro del Espacio Económico Europeo o de la Unión Europea el tipo de gravamen que se aplica será el 19 %. Estos ciudadanos además pueden aplicar en sus declaraciones gastos deducibles, pero deben certificar que se encuentran relacionados de forma directa con los rendimientos obtenidos en España.

¿Te ha gustado el artículo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Call Now ButtonLlámenos sin compromiso Ir arriba