Tipos de negligencias médicas

La impericia médica provoca una lesión a un paciente por descuido de los médicos, enfermeros, anestesiólogos, cirujanos, farmacéuticos, así como los diferentes proveedores de atención sanitaria.

Tipos de negligencia médica

Los tipos de negligencias por mala praxis más comunes del profesional sanitario son las siguientes:

1. La omisión de información

Esta negligencia médica cuando existe falta de consentimiento informado o no informa se al paciente de los riesgos de un determinado tratamiento médico.

Si crees que tus derechos se han visto afectados puedes iniciar los trámites con nuestros abogados especialistas en cómo una reclamar una negligencia médica.

Así las cosas, los médicos tienen la obligación de informar a los pacientes de los diferentes riesgos a los que se expone el paciente.

Esto se puede hacer de forma verbal y dejando constancia por escrito en el historial clínico.

2. La emisión de un diagnóstico tardío o falta de seguimiento

Los médicos realizan un diagnóstico equivocado y después le dan al alta hospitalaria.

Retraso en hacer un diagnóstico para determinar enfermedades y aplicar el tratamiento correspondiente: el síndrome de cola de caballo.

El doctor realiza un diagnóstico tardío y después de varias visitas tarda mucho tiempo en efectuar las pruebas que se requieren para establecer el tratamiento necesario.

Esto puede incluir la falta de seguimiento de los pacientes después de un tratamiento, la falta de seguimiento de resultados de pruebas, etc.

Por tanto, se originan consecuencias en la recuperación, daños o secuelas, tienes derecho a reclamar una indemnización por mala praxis.

3. Demora en las listas de espera

La demora en las listas de espera puede ocasionar que el paciente se agrave, que se presente síntomas que pudieron haberse evitado.

Si el enfermo hubiera recibido una atención a tiempo, el paciente no se hubieran agravado los síntomas o no hubiera perdido la vida.

No recibe la atención que requiere en la sala de urgencias o en la unidad de cuidados intensivos.

Los empleados no dan al paciente la atención que requieren o merecen.

4. Diagnóstico erróneo

Los errores de diagnósticos incluyen la falta de diagnóstico, el diagnóstico incorrecto o el retraso en el diagnóstico de una enfermedad.

El diagnóstico erróneo sucede cuando el personal de salud confunde los síntomas de una enfermedad con los de otra y realiza una prescripción de medicamentos de forma incorrecta, y el paciente murió.

5. Errores en el tratamiento o intervención quirúrgica

Otro caso de negligencia médica es la dosificación incorrecta en el suministro de los medicamentos.

No se realiza la exploración correcta al paciente con pruebas médicas para descartar cualquier patología grave por sintomatología no evidente.

La realización a un paciente de una cirugía equivocada o que no es necesaria, o hacen la intervención en una parte del cuerpo que no la requiere.

Mala praxis médica, por ejemplo mal uso del material quirúrgico o del bisturí eléctrico en una cirugía plástica.

Es decir, errores o imprudencia grave durante una cirugía (por ejemplo, olvido de material quirúrgico en el interior del cuerpo del paciente tras una intervención), tratamiento inadecuado o la falta de seguimiento adecuado del paciente.

6. Errores en la prescripción o administración de medicamentos

Destacamos la prescripción de un medicamento incorrecto, la dosificación inadecuada o la falta de consideración de las interacciones medicamentosas.

La administración de medicación a pacientes por los enfermeros es una de las tareas más habituales que se llevan a cabo.

Sin embargo, si una enfermera o enfermero omite seguir las órdenes del doctor, podrían considerarse una negligencia de enfermería.

Como por ejemplo prescribir enantyum en lugar de diazepam o un mal diagnóstico de cáncer pulmón, pecho o colón.

Errores en la administración y la prescripción de fármacos. En estos casos nos deben traer el correspondiente volante médico de prescripción.

Errores en la aplicación de la anestesia.

El mal registro de los datos del paciente que conllevan a una mala administración del tratamiento.

7. No contar con medios específicos para realizar un diagnóstico

Cuando no se cuenta con los medios para realizar un diagnóstico, puede originarse una negligencia médica.

Esto se debe a que no se pueden determinar o atender las causas del padecimiento del cliente y no se le puede indicar un tratamiento correspondiente.

Estas situaciones ponen en riesgo la salud de la persona, lo que puede afectar a la vida del enfermo o causarle una lesión mayor.

Las negligencias de este tipo también pueden ocurrir por desperfectos en los equipos que se utilizan para realizar exámenes médicos.

Cuando la atención médica es recibida por un profesional de la medicina que se encuentra bajo los efectos del alcohol o de drogas.

8. Infecciones hospitalarias

Las infecciones adquiridas en el centro de salud  o postoperatorio, también conocidas como infecciones nosocomiales, cuando se contraen durante la permanencia en un centro de salud u hospital.

Para los diferentes tipos de negligencias médicas, es importante contar con un especialista en este tipo de casos, para que te ayude en todo el proceso y puedas conseguir una indemnización justa.

La higiene de las instalaciones del centro hospitalario y la de su personal no es la más adecuada.

La desinfección de los instrumentos y equipos médicos, de las salas, quirófanos y las diferentes áreas hospitalarias no es la adecuada.

Ejemplos de negligencia médica

Estos se producen cuando un médico se equivoca en una operación o se siente muy confiado y no tiene presente las complicaciones que puede sufrir un paciente.

¿Te ha gustado el artículo?

5/5 - (2 votos)

Sobre el autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio