tipos de sociedades mercantiles

Tipos de sociedades mercantiles, ¿Cuál te conviene?

Los tipos de sociedades mercantiles en España, son la sociedad colectiva, limitada, comanditaria o en comandita y la anónima. Pero también existen una  serie de sociedades mercantiles especiales que se han creado para adaptarse a situaciones específicas y requieren de un marco jurídico especial.

Los tipos de sociedades se diferencian por algunos elementos, como son la responsabilidad, el número de socios, su capital social, entre otros. Para crear una  empresa es necesario definir cuál será la fórmula societaria adecuada entre los diferentes tipos de sociedades mercantiles.

¿Qué tipos de sociedades mercantiles existen en España?

Si estás pensando en constituir una empresa estos son los cuatro principales tipos de sociedades mercantiles y sus características:

1. La sociedad anónima o S.A.

Esta  es una de las sociedades mercantiles más utilizadas, su capital social se encuentra dividido en acciones. Las cuales  pueden ser anotaciones en cuenta o títulos, además pueden transmitirse libremente y en ellas pueden llegar a participar un número ilimitado de socios.

Los  socios no responden a las deudas de la sociedad con su patrimonio personal y el mínimo  de capital social es de 60.000 euros. Las aportaciones pueden ser no dinerarias valoradas o dinerarias.

El mínimo de personas para su constitución es de una y su inscripción en el Registro Mercantil tiene carácter constitutivo. Este es necesario para que se entreguen o transmiten sus acciones

El reparto de beneficios sólo se podrá realizar cuando la Reserva Legal llegue al 20% del capital social.

2. La Sociedad limitada o S.L.

Este tipo de sociedad mercantil es el más usado en España debido a que los empresarios no tienen que responder por las deudas de la empresa con su patrimonio personal.

La responsabilidad de los socios en una sl es de acuerdo con el capital aportado.

La inscripción de la sociedad limitada en el Registro representa una escritura de constitución para adquirir el carácter mercantil. Para la fundación de una sociedad de este tipo se requiere como mínimo, un socio  y 3.000 euros de capital social. Este capital  será dividido en participaciones sociales, que podrán ser transmitidas de forma voluntaria y libre.

La forma de administración de este tipo de sociedades mercantiles se establecerá en los estatutos sociales, donde se detallarán órganos y sus competencias. Para el reparto de beneficios es necesario aplicar sobre el beneficio la Reserva Legal de un 10%, hasta que equivalga al 20% del capital social.

La sociedad limitada puede ser de varios tipos, ellos son:

2.1 Unipersonal

La sociedad de este tipo tiene como condición  un único socio, lo cual consta en cualquier documento de la empresa.

2.2 Nueva empresa

Este tipo de sociedad limitada tiene un máximo de cinco socios, el tiempo de constitución es menor, porque puede ser tramitada de forma telemática. La nueva empresa cuenta con algunas ventajas fiscales, como es la posibilidad de aplazar o fraccionar algunos impuestos.

2.3 Formación sucesiva

Este es un tipo de sociedad no tiene capital social mínimo, pero cuando llegue a los 3.000 euros de inmediato se convertirá en una sociedad limitada estándar. La formación sucesiva es un tipo de sociedad que tiene algunas restricciones, como:

Las remuneraciones anuales que les corresponde a los administradores tienen como  limitación el 20% del patrimonio neto. Deben destinar para la reserva legal un 20% o más del beneficio, el reparto de los dividendos sólo se hará si el valor patrimonial neto no es menor al 60% del capital social después del reparto.

3. La sociedad colectiva o S.C.

El carácter de este  tipo de sociedad mercantil es personalista, donde los socios tienen una función muy importante. Esto debido a que no solo invierten su capital, sino que además gestiona la empresa y aportan su trabajo.

Por esta razón la condición de socio no se transmite libremente, también es posible la figura de un socio industrial, que su único aporte es su trabajo. La responsabilidad de los socios en este tipo de sociedad es ilimitada, lo que significa que deben responder de manera personal por las pérdidas de la empresa.

Para la constitución de las sociedades colectivas no se requiere un capital mínimo, lo que se exige es en la denominación. La cual  debe llevar al menos el nombre de uno de los socios y se le debe agregar las palabras “y Compañía”. La  constitución la pueden hacer mínimo dos personas.

El funcionamiento y la estructura son simples y la gestión no se puede delegar a un profesional externo.

4. Sociedad comanditaria o en comandita

Este tipo de sociedad mercantil es parecida a la sociedad colectiva, pero tienen algunas diferencias. En las sociedades comanditarias no es obligatorio que todos los socios tengan que encargarse de la gestión.

La sociedad comanditaria tiene dos tipos de socios ellos son:

  • Los socios comanditarios no participan en la administración de la sociedad y su responsabilidad es de acuerdo al capital aportado.
  • Los socios colectivos deben responder de forma ilimitada por las deudas sociales y deben participar en la gestión de la sociedad. Además existen dos tipos de sociedad comanditaria que son  la comanditaria por acciones y la comanditaria simple.

La constitución de este tipo de sociedades mercantiles en España no requiere de capital mínimo, su modalidad es por acciones. Lo que atrae el capital de otros que no participan en la gestión de la sociedad.

Los socios comanditarios no pueden participar en ningún acto de la administración de la sociedad, tampoco pueden votar.

Tipos de sociedades mercantiles especiales

Existen otro tipo de sociedades mercantiles en España que se adaptan a situaciones especiales, las cuales requieren un marco jurídico especial. Estos diferentes tipos de sociedades mercantiles especiales son:

1. Sociedad limitada laboral

Este tipo de  sociedad puede ser ilimitada o anónima, para los dos casos, la mayor parte  del capital pertenece a los trabajadores. Los cuales tienen con la sociedad una relación contractual indefinida. 

La regla general en las sociedades laborales es que  ningún socio puede tener más de un tercio del capital, salvo algunas excepciones. Las participaciones o acciones de este tipo de sociedades tienen el derecho al voto.

Cuando finaliza la relación laboral de alguno de los socios deberá ofrecer sus participaciones a la sociedad para su compra.

2. Sociedad cooperativa

Este tipo de sociedad tiene carácter social, porque su objetivo es la creación, mejora o  mantenimiento de los puestos laborales para sus socios. En las sociedades cooperativas  cada socio representa  un voto, sin importar el volumen de aportaciones de capital.

Estas sociedades pueden ser de ámbito autonómico o estatal, lo cual determina el marco jurídico a aplicar. La  inscripción de este tipo de sociedad se hace en el Registro de Cooperativas de la comunidad autónoma a la que pertenece.

La cantidad mínima de socios, el mínimo es de tres y ninguno tendrá más del 45% del capital social. El capital mínimo y las aportaciones se establecerán en los estatutos de la cooperativa.

Compartir:

¿Te ha gustado el artículo?

5/5 - (5 votos)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba
Call Now ButtonLlámenos sin compromiso