El dolo como vicio de la voluntad en el Código Penal

Tipos de dolo

El Código Penal no proporciona una definición directa del dolo. La regulación legal del dolo como conducta dolosa constitutiva de una infracción penal se explica someramente en el artículo 10 del CP, el cual establece lo siguiente:

Son delitos las acciones y omisiones dolosas o imprudentes penadas por la ley.

Artículo 10 CP

Podemos ayudarte.

En Ródenas Abogados somos abogados especialistas en derecho penal. Si necesitas un despacho con amplia experiencia en esta materia, contacta con nosotros e infórmate sin compromiso. 

Qué significa Dolo

El dolo se identifica con el conocimiento de los elementos del tipo objetivo del acto que constituye una conducta peligrosa legalmente desaprobada y que afecta a un bien jurídico protegido específico.

La doctrina ha definido el dolo de la siguiente manera: «Obra dolosamente el que realiza con conciencia y voluntad, el que sabe lo que hace, conociendo el peligro concreto que genera su acción«.

En otras palabras, el individuo es consciente del riesgo que su conducta representa y, a pesar de ello, decide llevarla a cabo comprendiendo las posibles consecuencias penales. El dolo, en consecuencia, se basa únicamente en el conocimiento del autor sobre la peligrosidad específica de realizar la acción tipificada.

Elementos del Dolo

De acuerdo con la definición doctrinal mencionada, la presencia de dolo en una conducta requiere la concurrencia de dos elementos esenciales: el elemento intelectual y el elemento volitivo.

Elemento intelectual

Este elemento implica que el individuo tiene pleno conocimiento de los aspectos constitutivos del delito. Es decir, comprende que está atacando un bien ajeno que goza de protección jurídica, como la vida, la libertad sexual, la integridad física, entre otros ejemplos.

Elemento volitivo

El elemento volitivo indica que el sujeto, a pesar de conocer que la acción que desea realizar es constitutiva de delito, tiene la voluntad de llevar a cabo dicha acción y espera un resultado, ya sea directo, indirecto o aceptado, en caso de que se produzca.

Las diferentes formas de dolo se basaban en diversas manifestaciones del elemento volitivo. Sin embargo, dado que todas las formas de dolo comparten el denominador común del conocimiento del peligro concreto, ha surgido la idea de que únicamente existe una forma de dolo.

Tipos de Dolo

El dolo, en el ámbito jurídico, puede clasificarse en diferentes tipos según su configuración. Estos son:

Dolo directo

También conocido como dolo de primer grado en nuestro Ordenamiento Jurídico. Este tipo de dolo se caracteriza por la intencionalidad del autor de realizar una conducta antijurídica que se ajusta al tipo penal, ya sea en delitos de mera actividad o en delitos donde se busca un resultado específico.

En los delitos de omisión, el dolo implica la abstención intencional de realizar una conducta que el sujeto tiene el deber jurídico de llevar a cabo para evitar un resultado o riesgo.

El dolo implica la intención de hacer o no hacer algo, es decir, la voluntad del individuo que, con plena conciencia, sabe que está incurriendo en una conducta antijurídica. Esta distinción entre dolo e imprudencia se basa en la intención del sujeto.

Dolo indirecto

También denominado dolo de segundo grado en nuestro Ordenamiento Jurídico. Este tipo de dolo implica la realización de una acción u omisión que conlleva un resultado como consecuencia inevitable.

Distinguir entre el dolo indirecto y el dolo directo implica exigir una intención débil (advertencia) con un conocimiento fuerte (consecuencia prácticamente segura).

Dolo eventual

Aunque no está definido legalmente en nuestro Ordenamiento Jurídico, el dolo eventual es una categoría que ha surgido a través de la jurisprudencia y la doctrina.

Se refiere a la realización de una acción que implica una aceptación consciente de la posibilidad de un resultado, incluso si este no es el objetivo principal. Es decir, el autor es consciente de que su conducta puede llevar a un resultado posible y, a pesar de ello, acepta el riesgo.

El dolo eventual se presenta como una categoría intermedia entre el dolo y la imprudencia, permitiendo establecer niveles de intencionalidad en la conducta del autor.

Este tipo de dolo se considera como una forma básica o subsidiaria de atribución de intencionalidad en comparación con el dolo directo, siendo una categoría mínima de imputación subjetiva ordinaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Llamada teléfonoLlámenos sin compromiso
Scroll al inicio