Reestructuración empresarial - Adaptación a un nuevo modelo empresarial

La reestructuración empresarial representa un proceso de transformación al que se somete una organización con el objetivo de adaptarse a un nuevo modelo empresarial, buscando mejorar su eficiencia y mantener su competitividad.

Por otro lado, la reestructuración societaria implica una modificación estructural de la empresa, abarcando operaciones como canje de valores, escisión, fusión, aportaciones no dinerarias, cesión global de pasivos y activos, así como cambios en el domicilio social a nivel internacional.

¿Qué es una reestructuración societaria?

La reestructuración societaria constituye una operación mercantil llevada a cabo en el seno de un grupo de sociedades o en una entidad individual, con diversos propósitos. Dichas operaciones mercantiles destinadas a la reestructuración pueden incluir segregaciones, escisiones o fusiones.

La reestructuración societaria tiene diferentes objetivos, entre ellos se encuentran los siguientes:

  • La diversificación de los riesgos y la protección del patrimonio personal.
  • El ahorro de costes administrativos y simplificación de la gestión.
  • La integración con otras empresas.
  • Mejorar la gestión de los Recursos Humanos.

¿Cómo hacer una reestructuración empresarial?

La reestructuración empresarial en empresas son los cambios por causas externas o internas a los que se ve sometido una organización. Las causas externas pueden ser por cuestiones gubernamentales, sociológicas, económicas, tecnológicas o cambios en la competencia.

Las causas internas pueden originarse por problemas financieros, un mal equipo gestor, por no saber responder a los cambios del mercado, a una gestión demasiado burocrática o rígida, no llevar un apalancamiento financiero o un control operativo, entre otros.

La reestructuración empresarial no es un proceso sencillo, pero es necesaria cuando hay que adaptarse al entorno y a los continuos cambios que se producen en el mercado. Esto ayudará al éxito de cualquier proyecto empresarial.

¿Estás en búsqueda de un especialista en reestructuración empresarial e insolvencias? No dudes en ponerte en contacto con nuestro bufete para solicitar un presupuesto sin compromiso. Estamos aquí para ayudarte.

Tipos de reestructuración empresarial

La Ley 3/2009, de 3 de abril, sobre modificaciones estructurales de las sociedades mercantiles regula los tipos de restructuración empresarial más utilizados:

Reestructuración empresarial interna

La reestructuración interna, se realiza luego de un análisis de la organización, que permita lograr una mayor eficiencia en el funcionamiento de los diferentes departamentos.

Lo que más se toma en cuenta para una reestructuración empresarial interna es la comunicación interdepartamental y la forma como se cumple con las tareas.

El proceso de reestructuración es necesario cuando los elementos de la empresa empiezan a fallar, lo que hace necesario la reasignación de los recursos para solucionarlo. También cuando la empresa ha crecido necesita reestructurarse para tener una mayor productividad.

Este tipo de reestructuración también se hace por la situación financiera de la empresa para que se puedan seguir obteniendo beneficios. Los cambios también se hacen para adaptarse a los avances tecnológicos que ya muchas otras empresas lo han hecho.

Reestructuración financiera

La reestructuración financiera se refiere a las deudas y patrimonio de la empresa, esta incluye las adquisiciones, las fusiones y operaciones conjuntas.

Este tipo de reestructuración por lo general se da cuando una empresa es comprada por otra, se une a otra o cuando existe un cambio en la titularidad.

Reestructuración tecnológica

La reestructuración tecnológica ocurre cuando se incorpora a la empresa nueva tecnología. Esto es algo que está ocurriendo con mucha frecuencia debido a la transformación digital y que hace que las empresas deban adaptarse a los nuevos tiempos.

Esta reestructuración por lo general afecta de forma directa a los empleados, porque requieren acciones formativas para el aprendizaje del personal. También puede ocurrir que deban hacerse algunos despidos.

El proceso de reestructuración empresarial

El proceso de reestructuración empresarial abarca diversas etapas que, dependiendo del tamaño y las características de la empresa, pueden extenderse entre uno y tres años. Estas etapas se detallan a continuación:

➡️ Diagnóstico

El objetivo del diagnóstico es prevenir un colapso en la empresa, identificando de manera precisa las fallas y problemas existentes. Este proceso busca mejorar la liquidez, reducir costos y revisar la estructura empresarial.

➡️ Tratamiento

El tratamiento se implementa tras obtener los resultados del diagnóstico. La reestructuración se inicia eliminando riesgos innecesarios, reduciendo la cartera de clientes y aumentando la productividad de manera eficiente.

➡️ Recuperación

La fase de recuperación se inicia cuando la empresa experimenta un crecimiento renovado. En este momento, es crucial abrirse al mercado en búsqueda de nuevos servicios y productos. Para garantizar el éxito, se deben adoptar mecanismos de revisión, control y gestión de riesgos, previniendo posibles problemas y asegurando el futuro sostenible de la empresa.

Beneficios de la reestructuración societaria

La principal es la conservación del patrimonio empresarial. Para ello se divide el patrimonio en afecto y no afecto. Éste último es el que no responde al riesgo empresarial.

La empresa se divide para la venta, lo que permitirá tener mayores ingresos que si se venden en un solo bloque. Para ello se divide en parte diferentes lo que permite un precio de venta mayor.

Reducción de los costes se eliminan las inversiones que representan un coste para la empresa y se reduce el personal para mejorar las operaciones empresariales.

La reestructuración permite una reducción en el pago de los impuestos. También permite mejorar los procesos internos, automatizándolos lo que ayuda a la reducción o simplificación de tareas.

El proceso de reestructuración empresarial ayuda a redefinir las responsabilidades, estableciendo las competencias y los acuerdos. Lo cual permitirá que las tomas de decisiones sean las más adecuadas en cada oportunidad que se requiera.

Los beneficios que aporta para la empresa o sociedad una reestructuración societaria son las siguientes:

  • Ahorro en los costes de operación, producción y administrativos.
  • Se logra la integración con otras empresas.
  • Consigue una mejora en la gestión de los recursos humanos, lo que significa una reducción de los gastos.
  • Se diversifican los riesgos y se protege el patrimonio personal.
  • Se reduce el pago de los impuestos.

Las nuevas sociedades cuentan al inicio de sus funciones y operaciones con una organización empresarial de mayor experiencia. Lo que representa mayores ventajas ante una empresa de reciente creación.

Tipos de reestructuración societaria

Los tipos de reestructuración societaria son los siguientes:

Fusión de empresas

La fusión de empresas es la unión de dos o más sociedades mercantiles para formar una solo sociedad a través de la transferencia de una parte de su patrimonio. Esto les otorga atribución a los socios de las sociedades que desaparecen.

Los socios de la empresa que desaparece reciben participaciones, acciones o cuotas de la sociedad resultante. Esto puede ser de la creación de nueva empresa o de una de las sociedades que se fusionan.

Escisión

La escisión puede ser de cualquiera de las siguientes modalidades parcial, total o segregación. Seguidamente se explican cada una de las modalidades:

La escisión parcial consiste en el traspaso de varias partes del patrimonio de la sociedad o de un bloque por sucesión universal. Por esto reciben los socios de la sociedad que se escinde participaciones, un número de acciones o cuotas sociales.

Lo que reciben los socios de la escisión es una parte proporcional de la sociedad que se escinde lo que hace que se reduzca el capital social en la cantidad requerida.

La escisión total consiste en la finalización de una sociedad, dividiendo el patrimonio en dos o más partes.

Y finalmente la segregación, es el traspaso de varias partes del patrimonio de una sociedad o el traspaso en bloque por sucesión universal. La sociedad segregada recibe a cambio participaciones, acciones o cuotas de las sociedades beneficiarias.

Cesión global de pasivo y activo

La cesión global de pasivo y activo consiste en el traspaso en bloque de todo el patrimonio de una sociedad por sucesión universal. Esto puede hacerse con varios socios, obteniendo a cambio de una retribución que no puede ser participaciones, acciones o cuotas del socio cesionario.

¿Cuándo se debe hacer una reestructuración societaria?

La manera de determinar cuándo se debe hacer una reestructuración societaria, es haciendo primeramente un estudio de la empresa. También debe tenerse presente que se requiere conocer los efectos y las causas legales que implican una reestructuración societaria.

El comenzar con una reestructuración societaria requiere de la identificación del objetivo general y específico, además de las obligaciones y derechos de los socios.

La reestructuración societaria es una buena opción en un periodo de crisis que tenga la empresa, el más utilizado es la fusión de sociedades. Este permite conseguir una reducción en los gastos de producción y operación, también se obtiene una mayor rentabilidad.

Las nuevas sociedades cuentan al inicio de sus funciones y operaciones con una organización empresarial de mayor experiencia. Lo que representa mayores ventajas ante una empresa de reciente creación.

Recomendaciones en una reestructuración empresarial o societaria

La reestructuración empresarial o societaria por lo general produce angustia en los s empresarios, lo que causa que no se tomen las decisiones correctas. Por esta razón es bueno seguir las siguientes recomendaciones para una reestructuración empresarial o societaria exitosa:

✅ Es fundamental diseñar estrategias que faciliten el proceso de reestructuración, definiendo los aspectos negociables, anticipando posibles obstáculos y evaluando los beneficios potenciales de la reorganización.

✅ Identificar los problemas específicos que enfrenta la empresa, justificando la necesidad de llevar a cabo un proceso de reestructuración.

✅ Se recomienda encarecidamente la elaboración de un plan de negocios o de reestructuración, detallando las necesidades a corto, mediano y largo plazo.

✅ El éxito en la reestructuración se alcanza al tener en cuenta factores esenciales como la planificación de un negocio viable, la motivación y la disponibilidad de financiación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Llámenos sin compromiso
Scroll al inicio