La acción de reclamación de la legítima: Paso a paso para asegurar tu parte en la herencia

reclamación de la legítima - amplia experiencia en herencias

La acción de reclamación o suplemento de la legítima se transfiere a los herederos forzosos o legitimarios, siempre y cuando no se haya llevado a cabo una desheredación, renuncia o declaración de indignidad.

En síntesis, los herederos pueden enfrentarse a dudas y disputas, por lo que es crucial que estén al tanto de su derecho legal para reclamar su parte de la legítima, a menos que hayan sido desheredados, renunciado a sus derechos, o sean considerados indignos.

Podemos ayudarte.

En Ródenas Abogados somos abogados especialistas en herencias. Si necesitas un despacho con amplia experiencia en esta materia, contacta con nosotros e infórmate sin compromiso. 

¿Qué es la legítima?

La legítima es un beneficio establecido por la ley que permite a los ascendientes o descendientes recibir una parte de la herencia de sus padres al momento de su fallecimiento.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que el derecho a la legítima puede variar en diferentes comunidades o jurisdicciones:

  1. Navarra: Aunque existe la figura del heredero forzoso, tiene un significado económico, lo que otorga al difunto libertad para disponer de sus bienes.
  2. País Vasco: Los descendientes tienen derecho a cuatro quintas partes de la herencia, con la opción del testador de excluir a algunos hijos, siempre que al menos uno reciba su parte.
  3. Aragón: Solo los hijos son considerados herederos forzosos, y su legítima corresponde a la mitad de la herencia.
  4. Cataluña: Los hijos reciben la preferencia, obteniendo un cuarto de los bienes como legítima.
  5. Islas Baleares: No hay preferencias para los descendientes; tienen los mismos derechos que los padres, abuelos y cónyuge del fallecido en la herencia.

Por lo tanto, es necesario evaluar qué ley es aplicable en el caso de una herencia específica, con el fin de determinar la cantidad y la forma en que se debe pagar la legítima.

¿En qué consiste la reclamación o suplemento de la legítima?

En palabras sencillas, se define como reclamación de la legítima del artículo 806 del Código Civil cuando el heredero no ha recibido ningún bien en vida del causante ni a través de herencia.

Por otra parte, se denomina como reclamación de suplemento de legítima el caso en que el legitimario ha admitido donaciones en vida por parte del causante.

También si ha sido beneficiado en la herencia, pero lo asignado no es suficiente para saldar el total de lo que le corresponde por legítima.

¿Quién tiene derecho a ejercitar la acción de reclamación de la legítima?

Según el artículo 815 del Código Civil, los legitimarios, también conocidos como herederos forzosos, son aquellos que tienen derecho a reclamar la legítima. Este grupo incluye a:

  1. Los hijos, hijas y otros descendientes.
  2. En ausencia de descendientes, los padres, madres u otros ascendientes.
  3. Si no hay descendientes ni ascendientes, el cónyuge viudo.

Como hemos dicho anteriormente, el valor de la legítima varía según la regulación de cada Comunidad Autónoma, pero el Código Civil establece las siguientes bases:

  • Para los hijos o descendientes: Dos tercios de la sucesión.
  • Para los ascendientes: Un tercio de la herencia si hay cónyuge, o la mitad si no hay.
  • Para el cónyuge: Usufructo de una tercera parte si hay descendientes, la mitad si no los hay pero existen ascendientes, y dos tercios si no hay otros herederos legítimos.

¿Cuándo puedo reclamar la herencia legítima?

La reclamación de la legítima está sujeta a ciertas consideraciones legales fundamentales:

  1. El acto de complemento se limitará al importe pendiente de pago dentro del marco de la legítima estricta, a menos que el testamento disponga lo contrario.
  2. El plazo de prescripción para reclamar la legítima es de 30 años.
  3. Aunque el titular de los bienes tiene la facultad de disponer de ellos, si esto afecta la legítima, se pueden tomar medidas para protegerla cuantitativamente.
  4. Estas medidas incluyen:
    • La acción de reclamación o suplementación de legítima.
    • La acción de disminución de legados excesivos o donaciones simuladas.
  5. Si un beneficiario forzoso ha recibido donaciones inoficiosas, tiene derecho a reclamar la cantidad necesaria para completar su legítima.

Efectos del suplemento o reclamación de la legítima

Los efectos del suplemento o reclamación de la legítima son determinantes y están sujetos a ciertas condiciones legales:

  1. Acción post-partición: La acción de suplemento de la legítima no puede llevarse a cabo antes de la partición de los bienes, según lo establecido por la jurisprudencia.
  2. Conocimiento previo del valor: Es necesario conocer el valor monetario que corresponde por legítima estricta a cada beneficiario forzoso antes de solicitar el complemento de legítima.
  3. Consideración integral de la herencia: La fijación de la herencia debe tener en cuenta todos los bienes dejados por el fallecido, descontando las deudas y cargas, excepto aquellas establecidas en el testamento.
  4. Proceso de división: La división de la herencia no se limita solo a la asignación de bienes, sino que también implica la determinación de deudas pendientes y la liquidación precisa de los activos y pasivos. Esto incluye:
    • La evaluación de bienes mediante tasaciones y avalúos.
    • La identificación de acciones para saldar las deudas y activos.
    • La fijación del remanente a adjudicar tras la liquidación.

Preguntas frecuentes sobre la acción de reclamación de la legítima

¿Cuándo surge el derecho de reclamar la legítima?

El derecho de reclamar la legítima surge inmediatamente después del fallecimiento del causante. Previo a este evento, no es posible asignar la herencia debido a las deudas pendientes de los posibles beneficiarios.

¿A quién se debe reclamar la legítima?

La responsabilidad de cancelar la legítima recae en los herederos, quienes deben responder personalmente por el cumplimiento de los derechos legitimarios y a quienes se debe dirigir la reclamación correspondiente.

¿Cuál es el valor de la legítima y cómo se deduce?

El valor de la legítima equivale a la cuarta parte del caudal hereditario. Este se calcula deduciendo:

  • Las deudas existentes al momento del fallecimiento.
  • Los gastos de enfermedad y sepelio.
  • El valor de los bienes donados gratuitamente durante los diez años previos al deceso del titular

La ley estipula que el valor de los bienes donados, que se computan hacia la legítima, debe registrarse independientemente de la fecha de la donación.

¿Cómo se debe pagar la legítima?

El pago de la legítima puede realizarse mediante bienes existentes en la herencia o en efectivo. Si se opta por bienes, estos se valoran en el momento en que el beneficiario decide efectuar el pago y lo notifica al legitimario.

¿Qué se debe hacer si no se adjudica el pago de la reclamación de la legítima?

En caso de falta de pago, se puede recurrir a una demanda de reclamación judicial. Si el heredero incumple con su obligación de pago, se puede exigir, además del importe de la legítima, los intereses legales correspondientes desde el fallecimiento del causante, a menos que el testamento disponga lo contrario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Llamada teléfonoLlámenos sin compromiso
Scroll al inicio