reclamación a la compañía de seguros

La reclamación a la compañía de seguros

La reclamación a la compañía de seguros la debe hacer el asegurado cuando ha tenido un siniestro y esta no le quiere pagar. Estas compañías alegan cualquier cosa para no pagar lo correspondiente al siniestro que ha tenido el asegurado.

La decisión de las compañías aseguradoras de no realizar los pagos se debe a que los reclamos no llegan a los juzgados. Pero como asegurado y por el pago de tu póliza tienes derecho a reclamar la indemnización correspondiente, sólo debes saber si procede o no la reclamación.

¿Cómo hacer una reclamación a la compañía de seguros?

Lo primero que se debe hacer cuando existe un problema con la aseguradora es leer la póliza y sus condiciones con detenimiento. Teniendo la información clara es que el asegurado, el tomador del seguro, el beneficiario o hasta un tercero perjudicado puede decidir presentar una reclamación a compañías de seguros.

Lo siguiente que debe hacer es conversar con la persona que vendió el seguro o con el intermediario de seguros. En caso de haber contratado el seguro a través de una página web, puedes llamar al teléfono de atención al cliente de la aseguradora.

La otra forma de hacer la reclamación es a través de una carta de reclamación a compañía de seguros. Esta carta debe presentarse al departamento de defensa del asegurado de la compañía aseguradora. También nuestros abogados de seguros en Madrid pueden enviar un burofax o correo certificado con acuse de recibo.

El plazo que tiene cualquier persona afectada por una aseguradora para presentar una reclamación es de 2 años. Los cuales comienzan a ser contados a partir de la fecha del hecho causante de la reclamación.

Procedimiento para hacer una reclamación a la aseguradora

El procedimiento para hacer una reclamación compañía de seguros se utiliza para los diferentes tipos de seguros. Como el seguro de vida, de baja laboral, dental, de salud, de hogar, seguro de decesos, de coche y de empresa.

Las personas afectadas por una compañía de seguros, bien sea el asegurado, el tomador del seguro, el beneficiario o hasta un tercero perjudicado. Sin importar el tipo de póliza de seguros que tenga debe hacer lo siguiente:

Acudir a la compañía de seguros

 Para iniciar el proceso de reclamación lo primero que debe hacer es acudir a la propia aseguradora. Para plantear la problemática existente con el servicio y presentar una queja para que la compañía proporcione una solución.

Este proceso lo debe hacer la persona con quien se contrata la póliza, porque es el encargado de efectuar todos los trámites a nombre del afectado. Cuando no se obtiene una solución por esta vía lo siguiente es hacer la reclamación ante algunos de los organismos de defensa del asegurado.

Defensa del asegurado

Las compañías de seguros establecen en la póliza de cada cliente las medidas de resolución de conflictos. Lo indicado para estos casos es acudir al Defensor del Asegurado, ya que cada compañía aseguradora tiene uno.

El Defensor del Asegurado es un organismo que trabaja de forma independiente y sus decisiones son de obligatorio cumplimiento para la compañía de seguros. Pero las decisiones tomadas por este organismo no son obligantes para el cliente. Por lo tanto,  si el cliente no está conforme con esta decisión puede recurrir a otras vías.

La forma de presentar la reclamación es a través de una carta que debe enviar por burofax o correo certificado. Lo que se necesita es tener un comprobante de acuse de recibo para que haya constancia de haber presentado la reclamación de daños a compañía de seguros.

El organismo Defensor para pronunciarse a favor o en contra tiene un plazo máximo de dos meses. Para hacer llegar la respuesta al asegurado o persona que realiza la reclamación tendrá de plazo 10 días.

Dirección General de Seguro

En caso de que el organismo defensor no acepte la reclamación se puede recurrir a la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones. Este organismo cuenta con la figura del Comisionado para la Defensa del Asegurado, el cual es regulado por el Reglamento de los comisionados para la defensa de los usuarios de servicios financieros.

Este reglamento se encuentra en el Real Decreto 303/204 con 20 de febrero, una de sus misiones es ayudar a los usuarios que tienen problemas con las entidades financieras y las compañías de seguros.

La función de este organismo es proporcionar asesoría durante el proceso y tramitar las consultas, quejas y reclamaciones a compañías de seguro. Estos se encargan de que lleguen a los encargados dentro de las empresas de seguros, también protegen los derechos de los usuarios y consumidores.

El Comisionado para la Defensa del Asegurado tiene un plazo de seis meses para contestar, pero su respuesta no es de obligatorio cumplimiento para la aseguradora. El usuario si no está conforme con la decisión tendrá que acudir a la vía judicial o arbitral.

La persona afectada con las compañías de seguros debe acudir a la vía judicial o arbitral, cuando su problema no ha sido resuelto por ninguna otra vía.

Vía arbitral

Esta es una figura extrajudicial que tiene como objetivo buscar una solución a la problemática existente entre el asegurado y la aseguradora. También busca ahorrar los costes que se originan de un proceso judicial.

La vía arbitral es la forma más económica, rápida y eficaz para llegar a una solución de forma amistosa. El procedimiento para este trámite consiste en que el usuario presente una solicitud por escrito ante tres organismos.

Estos organismos son la Junta Arbitral Regional de Consumo, asociaciones de consumidores adheridas al sistema arbitral y la oficina de atención al consumidor.

Vía judicial

Cuando no se ha obtenido una solución al problema por todas las opciones existentes lo último que se hace es acudir a los Tribunales de Justicia. Para estos casos los encargados de resolver la disputa son los jueces del domicilio del asegurado.

Al llegar a la vía judicial no existe posibilidad de llegar a un acuerdo contrario entre las partes. Esto significa que las partes de forma privada no pueden llegar a un acuerdo diferente al establecido en la ley.

Esta vía pone a disposición de la persona afectada con la compañía aseguradora dos tipos de reclamaciones. Estas opciones son por siniestro con lesiones y por daños materiales, el procedimiento a seguir es el siguiente:

Daños materiales

Para la reclamación de daños a la compañía de seguros debe presentarse una demanda ante el juzgado de Primera Instancia. Para hacer esto se tiene un plazo de un año contados a partir de la fecha del siniestro.

En caso de no estar de acuerdo con la sentencia dictada por el juez tiene un plazo tres 3 días para acudir a la Audiencia Provincial.

Siniestro con lesiones

Para la reclamación de siniestro con lesiones el proceso a seguir es el mismo que por daños materiales. Lo único que cambia son los plazos y los lugares que son diferentes, porque la demanda debe presentarse en el Juzgado de Instrucción.

El plazo para este proceso es máximo 60 días naturales contados desde la fecha del siniestro. En caso de que el asegurado no esté de acuerdo con la sentencia, tiene un plazo de 24 horas para acudir a la Audiencia Provincial.

Modelo de carta de reclamación a la compañías de seguros

La reclamación a compañía de seguros se debe presentar a través de una carta y enviarla por burofax o correo certificado. Esto permitirá que quede un acuse de recibo del trámite.

El modelo de carta de reclamación a compañías de seguros más usado es el que lleva la siguiente información:

  • Los datos personales de la persona afectada con las actuaciones de la compañía de seguros.
  • A continuación debe explicarse los motivos de la queja.
  • Y se tiene que especificar sobre qué asunto se solicita el pronunciamiento.

La carta de reclamación a compañías de seguros debe indicar en qué departamento se ha presentado la reclamación. A esta carta el asegurado tiene que adjuntar documentación en que se fundamenta la queja.

Tipos de reclamaciones a compañías de seguros

Los tipos de reclamaciones más frecuentes que se presentan en las compañías de seguros son:

Seguros del hogar

Las reclamaciones en este tipo de seguros son las averías en el hogar, humedades, robos, electrodomésticos que no funcionan, entre otros. Cuando se contrata una póliza de seguro de hogar, se hace cargo de la reparación y de la posible indemnización.

Seguro de vida

Este tipo de seguro representa una tranquilidad económica para el asegurado y su familia en caso de invalidez o fallecimiento. Las reclamaciones son frecuentes en este tipo de seguros porque las compañías alegan que el asegurado ha mentido.

Seguro dental

Este tipo de seguros brinda diferentes opciones para el cuidado de la salud bucodental y se adapta a las necesidades del asegurado.

Seguro de baja laboral

Este seguro proporciona una prestación económica por la pérdida o disminución de los ingresos en una situación de accidente, enfermedad o incapacidad temporal.

 Seguro de coche

El seguro de coche cubre los daños causados en un accidente de tráfico, pero es necesario iniciar un proceso de reclamación para conseguir la indemnización justa.

Seguro de decesos

Este seguro es de gran utilidad cuando ocurre un fallecimiento en la familia, cubre los gastos del sepelio de acuerdo con la suma asegurada.

Seguro de empresa

Este es un seguro de responsabilidad civil empresarial, el cual es muy importante para las empresas porque cubre todas las actividades y riesgos de la empresa.

Seguros de salud

Los seguros de salud se adaptan a las necesidades de los clientes, los hay con diferentes modalidades y coberturas. Antes de contratar este tipo de seguros hay que conocer sus condiciones y características, para evitar problemas al momento de necesitarlo o hacer una reclamación.

Compartir:

¿Te ha gustado el artículo?

5/5 - (3 votos)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Call Now ButtonLlámenos sin compromiso Ir arriba