Los NPL´s o préstamos de dudoso cobro

Los Préstamos de dudoso cobro (NPLs, por sus siglas en inglés) se definen como aquellos créditos que están en situación de mora, acumulando varias cuotas impagadas. Según la normativa establecida por la Ley Hipotecaria, en vigor desde junio de 2019, un crédito se clasifica como NPL cuando registra al menos doce meses consecutivos de impago.

De acuerdo con la interpretación legal de nuestros abogados bancarios Madrid, para proceder a una ejecución hipotecaria, es imprescindible que el préstamo sea categorizado bajo la denominación de NPL.

Tipologías de NPLs

Los NPLs dentro del ámbito de los créditos hipotecarios se clasifican de la siguiente manera:

1. Préstamo Sub Estándar

Este tipo de crédito hipotecario, denominado Préstamo Sub Estándar, es aquel que en un lapso no mayor a 12 meses ha sido identificado como NPL.

2. Préstamo Dudoso

El Préstamo dudoso, en el ámbito hipotecario, es aquel que, superando el periodo de 12 meses, se categoriza como NPL.

3. Préstamo Perdido

Este crédito hipotecario, conocido como Préstamo Perdido, es aquel que las entidades reguladoras o bancarias han determinado como irrecuperable, aunque aún no se ha registrado directamente como una pérdida.

¿Cuándo un préstamo NPL es considerado de dudoso cobro?

Se considera que un préstamo entra en la categoría de dudoso cobro o NPLs cuando hay indicios de que el prestatario, debido a dificultades financieras, podría ser incapaz de efectuar su devolución. Esta clasificación también se aplica cuando el pago de las cuotas principales y los intereses pactados se retrasa por más de 90 días.

Estos préstamos, marcados por incumplimientos, son conocidos como Préstamos No Rendibles (NPL). Situaciones como problemas financieros en empresas o la incapacidad de individuos para pagar sus hipotecas pueden desencadenar este tipo de préstamos.

Desde la perspectiva de las instituciones bancarias, un préstamo se considera dudoso de cobro no sólo tras 90 días de mora en el pago de cuotas, sino también cuando se dispone de información sobre los problemas financieros del prestatario que obstaculizan la devolución del monto adeudado.

Una vez que el retraso en el pago de cuotas de un préstamo excede los tres meses, se clasifica como dudoso. Esto conlleva la generación de intereses por mora, que incrementan su monto con el tiempo. Si la mora alcanza los seis meses, se inicia un procedimiento judicial para demandar el pago de la deuda.

Indicadores de préstamos dudosos incluyen:

➡️ Empresas: Presentan signos de endeudamiento excesivo o falta de liquidez.

➡️ Particulares: Han interrumpido sus actividades como autónomos o han perdido su empleo. Ante estas circunstancias, las entidades financieras establecen reservas para atender los inconvenientes causados por los préstamos impagados.

La acumulación de préstamos dudosos en los bancos limita su capacidad para otorgar nuevos créditos, lo que puede resultar en la denegación de préstamos a otros clientes y generar un riesgo patrimonial para la institución.

Además, cuando este escenario se replica simultáneamente en múltiples entidades financieras, surge un riesgo sistémico que podría desencadenar una crisis económica a nivel nacional.

¿Qué problema originan los préstamos fallidos?

Los préstamos son diseñados primordialmente para generar ingresos a través de intereses para las entidades que los emiten, y al mismo tiempo, facilitar la concesión de nuevos créditos a distintos clientes.

En situaciones donde los prestatarios no cumplen con los pagos en los plazos acordados, especialmente si el retraso supera los 90 días, las instituciones financieras se ven obligadas a aumentar sus reservas de capital. Esto se debe a la expectativa de que el monto del préstamo podría no ser devuelto.

La incapacidad para recuperar estos préstamos impacta negativamente en las entidades financieras, limitando su habilidad para otorgar nuevos créditos. Una gestión eficiente que minimice los préstamos dudosos es crucial para estas instituciones, pues les permite otorgar más créditos y así incrementar sus beneficios.

Las entidades con un alto volumen de préstamos dudosos en sus balances enfrentan una disminución en sus ingresos, ya que no logran obtener suficientes fondos de sus operaciones crediticias. Además, estas entidades deben mantener reservas de capital para enfrentar posibles necesidades de saneamiento integral de su cartera de préstamos dudosos.

¿Qué pueden hacer las instituciones bancarias ante situaciones de NPL’s?

Las instituciones financieras tienen la responsabilidad de implementar medidas efectivas para prevenir la acumulación de préstamos dudosos en sus balances. Varias estrategias pueden ser adoptadas para reducir el volumen de estos préstamos, entre ellas:

  1. Renegociación de Condiciones del Préstamo: Esto implica extender los plazos de pago, lo cual puede ser crucial para empresas con dificultades financieras y personas que han perdido su empleo, permitiéndoles solucionar sus problemas económicos y devolver el préstamo.
  2. Venta de Préstamos a Inversores: Los bancos pueden optar por vender préstamos a inversores, generalmente a un valor descontado. A pesar de que esto pueda resultar en pérdidas, podría ser menos costoso que asumir la totalidad de la pérdida por incumplimiento.

Si los esfuerzos anteriores no son exitosos, especialmente en casos de insolvencia del prestatario, las instituciones pueden:

  • Recurrir a procesos judiciales para recuperar una parte de los fondos.

Para prevenir el incumplimiento de pagos, los bancos pueden implementar varias medidas preventivas:

  1. Evaluación de Riesgo: Análisis detallado de la situación financiera del cliente para evitar otorgar créditos con alto riesgo de convertirse en NPLs.
  2. Asesoría al Cliente: Proporcionar orientación financiera adecuada para minimizar el riesgo de impago.
  3. Seguimiento Continuo del Cliente: Monitorizar de cerca a los clientes para detectar problemas de pago tempranamente y buscar soluciones negociadas.
  4. Alternativas de Pago: Revisar las condiciones de los préstamos y ofrecer opciones de pago flexibles, como el aplazamiento, para facilitar el cumplimiento de las obligaciones por parte del cliente.

Medidas para disminuir los NPL’s

La Comisión Europea subraya la importancia de disminuir los NPLs, dada su influencia negativa en la estabilidad financiera regional. Para ello, se proponen diversas estrategias y se promueven medidas legislativas:

  • Refinanciamiento de la Deuda: Ofrecer opciones de reestructuración de la deuda.
  • Ejecución de Garantías: Actuar sobre las garantías asociadas a los préstamos o iniciar procedimientos concursales.
  • Acuerdos Amistosos con Deudores: Negociar soluciones mutuamente beneficiosas con los prestatarios o reducir la carga de los NPLs mediante la venta global de carteras de crédito.

Además, a nivel operativo, las entidades deben tomar decisiones enfocadas en cada cartera de préstamos o en situaciones individuales para abordar eficazmente el desafío de los NPLs.

Estrategias para prevenir préstamos dudosos en Instituciones Financieras

Para minimizar la incidencia de préstamos dudosos, es esencial que las instituciones financieras colaboren estrechamente con los supervisores del Banco Central Europeo (BCE). Dada su especialización en préstamos dudosos y su conocimiento sobre su prevalencia en los bancos europeos, el BCE se posiciona como un aliado clave en este ámbito.

El BCE se compromete a apoyar a las instituciones financieras en la gestión y resolución de los desafíos asociados a los préstamos dudosos. Este apoyo se alinea con su responsabilidad de garantizar la estabilidad, solidez y solvencia del sistema financiero europeo.

Los supervisores del BCE llevan a cabo un seguimiento exhaustivo de los préstamos dudosos en las entidades bancarias de Europa. Este seguimiento incluye evaluaciones para determinar si cada entidad gestiona de manera efectiva el riesgo asociado a sus préstamos.

Además, los supervisores revisan las estrategias implementadas por las entidades, su estructura de gobernanza y los procesos utilizados para manejar los préstamos dudosos. Estas revisiones forman parte de un proceso anual de evaluación y revisión realizado para cada institución financiera.

Se aconseja enfáticamente a las instituciones bancarias que acepten y aprovechen el apoyo y la orientación proporcionados por el BCE. De esta manera, podrán reducir efectivamente los riesgos asociados a los Préstamos No Rendibles (NPLs), fortaleciendo así la salud general del sistema bancario europeo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Llámenos sin compromiso
Scroll al inicio