Aprende sobre las medidas de seguridad como alternativa a las penas

Las medidas de seguridad y las penas en el derecho penal

Las medidas de seguridad en el ámbito del derecho penal están diseñadas con un enfoque preventivo especial, que difiere de la perspectiva punitiva de las penas. Estas medidas tienen como objetivo neutralizar la peligrosidad particular de los individuos, siguiendo principios fundamentales como la necesidad, proporcionalidad, legalidad, jurisdiccionalidad, peligrosidad y resocialización.

Aunque la prevención especial es el propósito genérico, se observa una variedad de enfoques y matices:

  • En ciertas medidas, predomina una función clínica, dirigida a tratar a individuos con problemas de drogodependencia, alcoholismo, entre otros.
  • En otras, prima la necesidad de educación o corrección, como en el caso de los menores infractores.
  • En algunas medidas, simplemente se busca apartar al sujeto de la sociedad, neutralizando así su potencial peligrosidad.

A pesar de esta diversidad, todas las medidas de seguridad comparten el objetivo de prevención especial, aunque se pueden distinguir tres objetivos específicos adicionales según la naturaleza de la medida: tratamiento, educación y neutralización.

El artículo 6 del Código Penal habla sobre las medidas de seguridad:

1. Las medidas de seguridad se fundamentan en la peligrosidad criminal del sujeto al que se impongan, exteriorizada en la comisión de un hecho previsto como delito.

2. Las medidas de seguridad no pueden resultar ni más gravosas ni de mayor duración que la pena abstractamente aplicable al hecho cometido, ni exceder el límite de lo necesario para prevenir la peligrosidad del autor.

Artículo 6 CP

Podemos ayudarte.

En Ródenas Abogados somos abogados especialistas en derecho penal. Si necesitas un despacho con amplia experiencia en esta materia, contacta con nosotros e infórmate sin compromiso. 

Tipos de medidas de seguridad

El Código Penal establece dos tipos de medidas de seguridad:

Medidas de seguridad privativas de la libertad

Las medidas de seguridad privativas de la libertad se aplican en casos en los que los autores del delito carecen de la capacidad para comprender la naturaleza ilícita de sus acciones. En estos casos, el Juez de Vigilancia Penitenciaria puede ordenar su internamiento en un centro psiquiátrico, de deshabituación o educativo especial.

Medidas de seguridad no privativas de la libertad

Este tipo de medidas se dan en situaciones puntuales y se enumeran a lo largo del artículo 96.3 CP, se desarrollan en los artículos 105, 107 y 108 CP y son las siguientes:

  • Inhabilitación profesional.
  • La privación para tener o portar armas.
  • Libertad vigilada.
  • Custodia familiar.
  • Prohibición de conducción de motocicletas y vehículos.
  • Caución.

Relación medida de seguridad con la pena: ¿Cómo coexisten?

La relación entre la medida de seguridad y la pena en el ámbito del derecho penal ha sido objeto de evolución a lo largo del tiempo, marcada por diferentes enfoques doctrinales y jurisprudenciales.

En el derecho penal clásico, se concebía únicamente la pena como retribución o castigo por el delito cometido. Sin embargo, a principios del siglo XIX, surgieron las medidas de seguridad como respuesta a casos donde la pena tradicional no resultaba adecuada, como en situaciones que involucraban a menores, personas con enfermedades mentales o multireincidentes.

El positivismo criminológico propuso un enfoque más científico, considerando que el delincuente debía ser tratado por expertos en lugar de ser simplemente castigado por el derecho.

Existen diferentes sistemas de relación entre la pena y la medida de seguridad:

  • Los sistemas dualistas rígidos priorizan la aplicación de la pena y solo recurren a la medida de seguridad si es estrictamente necesaria, lo que puede generar problemas prácticos y administrativos.
  • Por otro lado, el sistema dualista flexible, también conocido como sistema vicarial, busca coordinar ambas consecuencias en una respuesta integral al crimen, dando primacía a la medida de seguridad sobre la pena. En este enfoque, se pueden coordinar de manera conjunta la ejecución de la medida de seguridad y la pena, permitiendo incluso la suspensión de esta última si se considera que la medida ha logrado sus objetivos.

El artículo 99 del Código Penal español adopta un enfoque dualista flexible o vicarial, donde ambas consecuencias jurídicas son compatibles y coordinadas en función de los fines de prevención y resocialización.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Llamada teléfonoLlámenos sin compromiso
Scroll al inicio