¿Qué es el Venture Capital y por qué es fundamental para las startups?

venture capital

Las empresas de Venture Capital, también conocidas como capital riesgo, son entidades que no cotizan en bolsa y buscan financiación a través de los métodos convencionales. Su función principal es invertir capital en compañías con un gran potencial de crecimiento y un nivel de riesgo elevado, así como en startups, a cambio de obtener una participación en la empresa.

El Venture Capital se caracteriza por ser una operación financiera dirigida a empresas con perspectivas de expansión significativas. Es una de las principales fuentes de financiación para empresas en etapas de crecimiento, que ya han agotado otras formas de financiación y han recibido capital semilla.

Estas sociedades de inversión suelen proporcionar capital a negocios emergentes que han demostrado su viabilidad inicial y están preparados para escalar, pero necesitan recursos adicionales para lograr su pleno potencial.

Podemos ayudarte.

En Ródenas Abogados somos abogados especialistas en derecho mercantil. Si necesitas un despacho con amplia experiencia en Venture Capital, contacta con nosotros e infórmate sin compromiso. 

¿Cómo funciona el venture capital o capital riesgo?

El funcionamiento del venture capital o capital riesgo se basa en la inversión en empresas emergentes o startups con alto potencial de crecimiento y riesgo. Generalmente, las firmas de venture capital, también conocidas como VC, están constituidas como Sociedades de Responsabilidad Limitada o Limited Partners.

Estas firmas se encargan de invertir los fondos disponibles en startups y empresas que presentan altos niveles de riesgo pero también un gran potencial de crecimiento. A menudo, se considera una inversión arriesgada debido a que se destinan recursos a productos o servicios innovadores que aún no han sido probados en el mercado.

Los fondos para estas inversiones provienen de inversores institucionales o privados, empresarios, inversionistas individuales, familiares, amigos, empleados que prefieren acciones en lugar de salarios, o «business angels», entre otros, que buscan altas rentabilidades.

¿Cómo se crea un Venture capital?

La creación de una empresa de capital riesgo, o Venture capital, sigue un proceso regulado por la Ley 22/2014, que establece las normativas para estas entidades, así como para las sociedades gestoras de inversión colectiva de tipo cerrado y entidades de inversión colectiva de tipo cerrado.

Para constituir una firma de Venture capital, se elabora un contrato y se redactan los estatutos sociales que rigen su funcionamiento. En estos estatutos se definen los porcentajes de inversión a través de las acciones mercantiles de cada participante, sus competencias y el área de actuación de la empresa.

Es crucial determinar la fase o perfil de las empresas en las que se invertirá, que pueden ser:

  • Capital Semilla: Empresas en la etapa inicial que necesitan financiamiento para establecerse.
  • Incubadoras: Empresas recién constituidas que aún no están establecidas en el mercado.
  • Aceleradoras: Empresas ya operativas que buscan impulsar su crecimiento y mejorar su rendimiento.

Una vez definido el tipo de fondo para la inversión, se inicia el proceso de selección de proyectos. Se recomienda diversificar el riesgo, invirtiendo en varios startups, lo que aumenta las posibilidades de retorno económico y minimiza las pérdidas potenciales.

Tipos de formas de inversión en capital riesgo

Existen varios tipos de venture capital o capital de riesgo:

Inversor Ángel o Business Angels

Son personas comunes que poseen capital y desean invertir en proyectos que les interesan durante sus primeros pasos empresariales.

En general, participan activamente en los proyectos en los que invierten, ofreciendo no solo capital, sino también su experiencia y conocimientos. Su principal motivación es obtener beneficios económicos a través de estas inversiones.

Venture Capital

El Venture Capital, conocido también como capital emprendedor, constituye una modalidad dentro del Private Equity focalizada en empresas emergentes. Por lo general, estas organizaciones invierten en startups que han validado su modelo de negocio, poseen un alto potencial de crecimiento y necesitan capital para expandirse rápidamente.

Dirigido principalmente a emprendedores y startups con modelos de negocio consolidados, este tipo de financiamiento proporciona los recursos necesarios para el desarrollo del proyecto. Los inversores pueden ser General Partners, quienes participan activamente en la gestión, o Limited Partners, quienes no lo hacen. Aunque por lo general no intervienen en la gestión, suelen tener representación en la junta directiva para tomar decisiones estratégicas.

Fondos de Inversión de Private Equity

Los Fondos de Inversión de Private Equity constituyen una opción financiera que provee capital a empresas con un potencial significativo de rentabilidad, equilibrando así los riesgos inherentes. Estos fondos suelen dirigirse a empresas con perspectivas de crecimiento y expansión en mercados externos.

El capital de riesgo en Private Equity se destina a inversiones en empresas no cotizadas pero consolidadas, las cuales requieren financiación para llevar a cabo diversas operaciones. Estas pueden incluir el inicio de nuevas líneas de negocio, la realización de adquisiciones estratégicas o la implementación de mejoras en los procesos existentes.

Aceleradoras de startups

Las aceleradoras de startups son entidades creadas con el propósito de potenciar, guiar y desarrollar las ideas de empresas emergentes. Su misión principal radica en estimular el espíritu emprendedor al proporcionar tanto los conocimientos técnicos como los empresariales fundamentales para el desarrollo de proyectos en sus fases iniciales.

Las etapas del Venture Capital

El modelo de negocio del Venture capital se fundamenta en la diversificación de inversiones en varias startups, desde su fase inicial hasta su estabilidad. Este proceso se ejecuta con el fin de reducir riesgos y aumentar las probabilidades de éxito. Las etapas del Venture capital son las siguientes:

  1. Recaudación de fondos: Durante un período de seis meses a un año, se busca financiamiento de inversores, pero no se invierte.
  2. Búsqueda de inversiones: Tras el cierre del fondo, se diseña la estrategia de inversión, con una duración máxima de cinco años.
  3. Compromiso de inversión: Se decide en qué empresas y cuánto invertir de los fondos recaudados, con una duración de 3 a 5 años.
  4. Gestión de inversiones: Se invierte en empresas y se inicia la gestión de la cartera, brindando conocimientos y experiencia.
  5. Plan de salida: Se desarrolla un plan de salida, que puede ser mediante venta estratégica, Oferta Pública Inicial (IPO), recompra de acciones o venta a otro capital riesgo.
  6. Liquidación de fondos: Se cierra el negocio y se distribuyen los beneficios entre los inversores y el Venture capital.

¿Cuáles son las obligaciones de los emprendedores con Venture capital?

Las obligaciones de los emprendedores con Venture capital incluyen ceder una parte de las acciones del negocio y participar en el Consejo de Administración para influir en las decisiones empresariales. Los inversores de Venture capital suelen buscar una participación activa en la empresa.

Para cumplir con estas obligaciones, es recomendable buscar asesoramiento especializado. Es crucial no ceder más del 40% de las acciones, ya que perder el control mayoritario podría resultar en la expulsión del negocio en el futuro.

Beneficios y desventajas del Venture capital

Adquirir un Venture capital conlleva tanto beneficios como desventajas. Por un lado, este tipo de inversión proporciona una fuente de financiación que puede resultar difícil de obtener a través de instituciones bancarias convencionales, ya que no requiere de un aval. Además, el Venture capital no solo aporta capital, sino también asesoría, relaciones y experiencia en la gestión empresarial, lo que impulsa el desarrollo de la startup.

El respaldo del venture capital contribuye al aumento del flujo de efectivo, lo que garantiza una mayor estabilidad y fomenta el crecimiento del negocio. Asimismo, este sistema puede generar un retorno de inversión positivo en un corto período de tiempo.

Sin embargo, adquirir este tipo de financiación también tiene sus desventajas. Al aceptar el Venture capital, los inversores se convierten en socios de la empresa, lo que implica que los socios o propietarios originales pierden parte del poder y la autonomía en la toma de decisiones. Este cambio en la dinámica de gestión puede afectar la visión y el control sobre la dirección futura del negocio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Llamada teléfonoLlámenos sin compromiso
Scroll al inicio