Qué es un juicio monitorio: regulación y requisitos

Juicio monitorio - reclamación de deudas líquidas, vencibles y exigibles

El juicio monitorio constituye un proceso judicial diseñado para la recuperación ágil de deudas monetarias, y está sujeto a requisitos específicos estipulados por la Ley de Enjuiciamiento Civil. Además, en este artículo, exploraremos las opciones disponibles en caso de que enfrentes dificultades para saldar una deuda.

Para que la reclamación de la cantidad sea exitosa, el demandante debe demostrar que las deudas están vencidas y exigibles, es decir, sin lugar a dudas sobre su existencia o cuantía.

Podemos ayudarte.

En Ródenas Abogados somos abogados especialistas en deudas. Si necesitas un despacho con amplia experiencia en esta materia, contacta con nosotros e infórmate sin compromiso. 

Cómo iniciar un juicio monitorio

El procedimiento monitorio es una herramienta efectiva para reclamar deudas impagadas, independientemente de su cuantía. Si el deudor no responde al requerimiento de pago tras un burofax, se aconseja buscar respaldo jurídico. Al optar por un despacho de abogados especializados en juicios monitorios, como nosotros, se proporciona la información relevante, como el importe de la deuda, el domicilio del demandado, el tipo de deuda y cualquier dato adicional. Este tipo de demanda es ágil y eficiente para el cobro de deudas empresariales.

Ventajas del procedimiento monitorio incluyen:

  1. No se requieren amplios conocimientos legales, solo un escrito de reclamación al juzgado competente.
  2. El procedimiento puede ser rápido, notificando al deudor y finalizando mediante sentencia al abonar la cantidad reclamada.
  3. En caso de impago, se inicia un proceso de ejecución dineraria.
  4. En el caso de deudas por gastos de comunidades, la reclamación puede realizarse en el juzgado del lugar donde se generó la deuda o en el domicilio del deudor.
  5. Este derecho puede ser ejercido por profesionales, empresarios y comunidades de propietarios, entre otros.

Requisitos del juicio monitorio

La demanda de reclamación de cantidad se lleva a cabo mediante el proceso monitorio y puede ser solicitada por cualquier persona que busque recuperar una deuda dineraria específica. Es fundamental demostrar la existencia de la deuda y que esta sea exigible.

Cualquier persona que busque el pago de una deuda dineraria, sin importar su importe, liquidez, determinación, vencimiento y exigibilidad, puede recurrir al proceso monitorio.

Requisitos según el artículo 812 de la LEC:

➡️ Debe tratarse de una deuda dineraria, es decir, el importe debe estar expresado en moneda de curso legal, excluyendo obligaciones de dar, hacer o no hacer, así como de daños y perjuicios.

➡️ La deuda debe estar vencida, es decir, el plazo para el pago ha pasado o se ha vencido. No se pueden reclamar deudas que aún no han vencido mediante el juicio monitorio.

➡️ La deuda debe ser exigible, es decir, no está sujeta a condiciones ni depende de contraprestaciones, conforme al artículo 1125 del Código Civil.

➡️ La deuda debe ser determinada y líquida, lo que implica que su cuantificación debe basarse en una operación aritmética sencilla o estar condicionada a una suma de dinero establecida, según el artículo 572 de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

Documentos para presentar en el juicio monitorio

En el juicio monitorio, se puede probar la existencia de la deuda mediante diversos documentos, pruebas o soportes que respalden los créditos y deudas. Según el artículo 814.2 de la LEC, el demandante debe adjuntar a la solicitud todos los documentos que respalden su pretensión dineraria, como facturas, albaranes de entrega, certificaciones de impago, contratos, documentos comerciales y recibos de pago, entre otros.

El procedimiento monitorio inicia con la petición del acreedor, detallando la identidad del deudor, los domicilios de ambas partes, el origen y la cuantía de la deuda, y acompañando los documentos mencionados (Artículo 814.1 de la LEC).

La solicitud puede basarse en principios de prueba, como documentos sellados o firmados por el deudor, marcas o señales, comprobantes de entrega, facturas unilaterales, documentos que certifiquen la deuda y documentos comerciales que respalden relaciones previas duraderas. También, se aceptan certificaciones por falta de pago en gastos comunes de comunidades de propietarios de inmuebles urbanos.

¿Dónde lo tienes que presentar?

Para iniciar un proceso monitorio, el demandante debe dirigirse al Juzgado de Primera Instancia de la residencia o domicilio del deudor. También se puede realizar la presentación de forma telemática a través de la sede judicial electrónica, con el pago de tasas judiciales por un importe de 100 euros en el caso de ser persona jurídica.

En situaciones de deudas impagadas de particulares o empresas de otros países, también existe la opción de iniciar un procedimiento monitorio europeo.

¿Puedo iniciar un juicio monitorio sin abogado y sin procurador?

Para la solicitud inicial del procedimiento monitorio, en casos donde la deuda no supere los 2000 euros, no es necesario contar con un procurador ni un abogado. Únicamente se requiere completar un modelo de demanda de juicio verbal de reclamación de cantidad.

Además, siempre existe la opción de negociar un plan de pagos con la otra parte involucrada. El procedimiento monitorio puede tardar alrededor de un mes, dependiendo de la carga judicial del juzgado.

Características del juicio monitorio:

  • Los Juzgados Decanos en cada partido judicial habilitan formularios de petición inicial de proceso monitorio, disponibles también en la web del Consejo General del Poder Judicial.
  • La presentación del modelo normalizado de demanda de juicio monitorio puede realizarse ante el Juzgado competente de Primera Instancia en la residencia del deudor o en el lugar donde pueda ser encontrado para los requerimientos de pago.
  • La deuda debe estar expresada en moneda internacional o nacional, con el plazo de pago vencido y la documentación pertinente adjunta.
  • No hay límites en la cuantía a reclamar; puede ser cualquier cantidad.
  • Se siguen los trámites del procedimiento declarativo correspondiente según la cuantía.

Fases del juicio monitorio

El Juicio Monitorio, regulado por la Ley de Enjuiciamiento Civil 1/2000, ofrece una vía rápida y sencilla para la recuperación de deudas económicas.

En este proceso, la solicitud se presenta ante el juzgado competente, acompañada de todos los documentos pertinentes relacionados con el conflicto mercantil, mediante una orden de pago.

Una vez recibida la solicitud, el Juzgado de Primera Instancia notifica al deudor, otorgándole un plazo de 20 días hábiles para que abone la deuda, oponga objeciones o llegue a un acuerdo de pago.

El procedimiento de reclamación de cantidad en el juicio monitorio sigue las siguientes fases:

La petición inicial

La petición inicial del procedimiento monitorio, según el artículo 31 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, abarca los juicios verbales con cuantía no superior a 2.000 euros, así como la petición inicial de los procedimientos monitorios según lo establecido en la ley.

El inicio del procedimiento monitorio implica la presentación de una solicitud inicial de la deuda mediante un escrito en el Decanato o Servicio Común de Registro y Reparto, ubicado en el domicilio o residencia del demandado. Este documento se remite posteriormente al Juzgado de Primera Instancia.

Los requisitos para presentar la solicitud inicial son:

  1. Identidad y domicilio del demandado.
  2. Cuantía reclamada y origen de la deuda.
  3. Certificación de la deuda mediante los documentos correspondientes.

Para facilitar este proceso, se pueden utilizar formularios o modelos normalizados proporcionados por el Consejo General del Poder Judicial. En esta primera fase, no es necesario contar con la intervención de un procurador o abogado, aunque se recomienda recibir asesoramiento legal de un abogado especialista en juicios monitorios.

¿Qué pasa si la deuda del monitorio es superior a 2.000 euros?

En función del monto de la deuda en el procedimiento monitorio, el proceso puede evolucionar de la siguiente manera:

  1. Deuda hasta 2.000 euros con escrito de oposición: En este caso, si hay una solicitud, se puede llevar a cabo una vista en la que la participación de abogado y procurador es obligatoria.
  2. Deuda superior a 2.000 euros pero inferior a 6.000 euros: El deudor puede presentar un escrito de oposición, requiriendo la intervención de abogado y procurador. El Secretario judicial concluye el juicio monitorio, iniciando un procedimiento declarativo verbal.
  3. Deuda superior a 6.000 euros: En este escenario, se da por finalizado el juicio monitorio. El acreedor debe presentar una demanda de juicio ordinario en un plazo de un mes desde la comunicación del escrito de oposición del deudor.
    • Se lleva a cabo una audiencia previa para presentar pruebas y un juicio oral para determinar las responsabilidades del deudor.
    • Si el acreedor no presenta la demanda en el plazo establecido, el juicio monitorio se archivará, y se le condenará al pago de las costas judiciales, que no pueden superar el tercio (1/3) de la cuantía del procedimiento o de la deuda reclamada.
    • En caso de presentar la demanda, el demandado debe responder a través de un procedimiento ordinario hasta llegar a la sentencia.

La notificación del juicio monitorio

La etapa de reclamación de pago en el proceso monitorio se inicia tras la admisión de la petición por parte del Juzgado. En esta fase, se requiere al deudor que realice el pago correspondiente en un plazo máximo de 20 días hábiles.

A partir de este punto, se pueden dar tres escenarios distintos:

  1. Si el deudor no puede ser localizado en el domicilio indicado en la petición, el acreedor puede solicitar al juzgado que determine la nueva ubicación del deudor.
  2. Cuando el deudor es localizado en un domicilio dentro del mismo partido judicial, se le citará para comparecer.
  3. En caso de resultar imposible localizar al deudor o si reside en un término judicial diferente, el procedimiento será archivado.

El deudor paga la deuda

En esta situación, si el deudor efectúa el pago mediante la cuenta de consignaciones del juzgado, se concluye el procedimiento de manera definitiva, liberándose así de la deuda.

El deudor no puede pagar en el plazo de los veinte días

Cuando vence el plazo de veinte días sin que el deudor realice el pago o no se presente ante el juzgado para explicar las razones por las cuales no puede cumplir con la deuda reclamada, el procedimiento monitorio llega a su conclusión. En cualquiera de estas circunstancias, el acreedor tiene la opción de iniciar la ejecución forzosa de la deuda mediante un embargo judicial que puede afectar cuentas bancarias, la nómina y otros bienes del deudor.

La oposición al monitorio

La oposición al procedimiento monitorio ocurre cuando el deudor rechaza la solicitud de monitorio, ya sea porque no desea o no puede cumplir con el pago. En este caso, presenta un escrito exponiendo las razones por las cuales considera que no debe la totalidad o parte del dinero solicitado.

De acuerdo con el artículo 815.1 de la LEC, el deudor tiene un plazo de 20 días para pagar al solicitante, acreditándolo ante el tribunal, o comparecer y argumentar de manera fundamentada y motivada, a través de un escrito de oposición, las razones por las cuales, según su criterio, no debe la cantidad reclamada. También hay modelos disponibles para la contestación de demanda en juicio verbal por reclamación de cantidad o para la impugnación de la oposición al monitorio. Si tienes preguntas, puedes ponerte en contacto con nuestros abogados especializados en monitorios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Llamada teléfonoLlámenos sin compromiso
Scroll al inicio