Plazo y prescripción de la herencia: ¿Cuánto tiempo tienes para reclamar tu parte?

Plazo de prescripción de la herencia - La acción de petición prescribe a los 30 años

Reclamar una herencia puede ser un proceso intrincado si no se dispone de la información necesaria. Es comprensible que surjan dudas, especialmente en lo referente al plazo de prescripción de la herencia.

La aceptación de una herencia está sujeta a cumplir ciertos requisitos y plazos específicos. No obstante, si te encuentras con interrogantes al respecto, no te inquietes.

En este artículo, te ofreceremos una explicación detallada sobre todo lo que debes conocer acerca de este asunto.

Podemos ayudarte.

En Ródenas Abogados somos abogados especialistas en derecho de sucesiones. Si necesitas un despacho con amplia experiencia en esta materia, contacta con nosotros e infórmate sin compromiso. 

¿Qué implica la reclamación de una herencia?

La acción de petición de la herencia es el proceso mediante el cual una persona busca ser reconocida como heredera con el propósito de recibir la parte correspondiente de la masa hereditaria según lo establecido por la ley.

Aunque el Código Civil no establece un plazo claro para realizar esta reclamación, la jurisprudencia ha determinado que el tiempo máximo para hacerlo es de hasta 30 años después del fallecimiento del testador, de acuerdo con el artículo 1963 del Código Civil.

¿Quién puede reclamar una herencia?

La reclamación de una herencia puede ser iniciada por los herederos, y se dirige contra aquellos que tienen en su posesión los bienes hereditarios, que podrían ser otros herederos. Es importante entender que solicitar la herencia no es lo mismo que reclamar el reparto de la herencia.

Antes de adentrarnos en los plazos, es esencial comprender qué son la legítima y el legado, términos que difieren considerablemente y tienen diferentes plazos de prescripción.

Reclamar la legítima

La legítima se refiere a la parte del patrimonio hereditario reservada para los herederos forzosos y protegida por la jurisprudencia. Ningún beneficiario puede ser excluido de su derecho a menos que exista una causa válida para desheredar. En caso contrario, el testamento puede ser impugnado por este motivo.

Los herederos forzosos son:

  1. Hijos, hijas y otros descendientes.
  2. En ausencia de los anteriores, la madre, el padre y otros ascendientes.
  3. Si no hay ascendientes ni descendientes, la herencia corresponde al cónyuge viudo.

La ley estipula que una fracción de la herencia debe entregarse a estos familiares de manera obligatoria, lo que limita la posibilidad de disposición. Como se mencionó anteriormente, son herederos forzosos y esta figura está definida en el Código Civil español.

En cuanto a la cuantía de la legítima, varía según la Comunidad Autónoma del fallecido. Sin embargo, según el Código Civil, los herederos forzosos reciben:

  1. Hijos o descendientes: dos terceras partes de la herencia.
  2. Ascendientes: un tercio si no hay hijos o descendientes vivos; si no hay cónyuge, la mitad.
  3. Cónyuge: usufructo de un tercio si hay descendientes; la mitad si no hay descendientes pero sí ascendientes; y dos terceras partes si no hay más herederos forzosos.

Reclamar el legado

El legado es lo que el titular designa para cada beneficiario en el testamento, estableciendo claramente lo que cada uno debe recibir según su voluntad. A diferencia de la legítima, el legado es concluyente y su entrega depende de los herederos, quienes tienen la potestad de distribuirlo según lo dispuesto por el testador.

¿Cuándo empieza a contar el plazo de prescripción de la herencia?

El inicio del plazo de prescripción de la herencia es un tema que requiere claridad debido a su impacto legal y jurídico. Aunque la legislación no establece un momento específico para su inicio, el artículo 1969 del Código Civil es crucial en este aspecto.

Según este artículo, la acción de prescripción comienza desde que el acto pudo llevarse a cabo. Para entender mejor este concepto, es importante considerar ciertos requisitos que deben cumplirse para que el plazo de prescripción de la herencia se inicie. La jurisprudencia brinda orientación al respecto:

  1. El heredero debe obtener legalmente el patrimonio hereditario para sí mismo o para la comunidad en la que reside.
  2. Su derecho de propiedad debe ser afectado por terceros que, al manifestar su intención de disfrutarlos como propios, adoptan una postura excluyente del heredero.

La discrepancia surge en relación con el momento preciso en que se inicia la prescripción: ¿es al momento del fallecimiento del titular de los bienes o posteriormente?

En general, el plazo de prescripción de la herencia comienza desde que el heredero tiene conocimiento del fallecimiento del titular, es decir, desde que se inscribe la defunción en el Registro Civil correspondiente. Además, si el beneficiario no toma posesión de los bienes después del fallecimiento, el plazo de prescripción de la herencia se cuenta a partir del día en que asume la posesión de la misma.

¿Cuáles son los plazos de prescripción de la herencia en la legítima y el legado?

Los plazos de prescripción de la herencia varían según la naturaleza de los bienes y las circunstancias específicas, aunque pueden estar sujetos a variaciones dependiendo de la normativa de cada Comunidad Autónoma. En términos generales, los plazos vigentes son los siguientes:

  1. Plazo para aceptar o rechazar la herencia:
    • Ningún heredero está obligado a aceptar o rechazar la herencia antes de los 9 días posteriores al fallecimiento del testador.
    • El heredero tiene un máximo de 30 días para tomar una decisión una vez que se exige la aceptación o repudiación de la herencia.
  2. Plazos para reclamar la legítima y el legado cuando están en poder de terceras personas:
    • 5 años para pagos habituales.
    • 6 años para bienes muebles, como joyas, vehículos, utensilios, etc.
    • 30 años para bienes inmuebles, como casas, terrenos, pisos, entre otros.

Es importante destacar que tanto la legítima como el legado tienen los mismos plazos de prescripción de la herencia. En ambos casos, los herederos y legatarios disponen del mismo tiempo para reclamar lo que les corresponde.

Plazos para reclamar una herencia testada: El período para solicitar una herencia con testamento sigue los mismos plazos mencionados anteriormente. Esto se debe a que, independientemente de la existencia de un testamento, los plazos no se ven alterados.

En caso de existir un testamento, resulta más sencillo identificar a los herederos que poseen una parte que no les corresponde y proceder a reclamarla.

¿Puedo reclamar una herencia después de repudiarla?

Entender si es posible reclamar una herencia después de haberla repudiado es crucial en materia de sucesiones. Una vez que eres beneficiario de un caudal hereditario, tienes la facultad tanto de aceptarlo como de rechazarlo. Sin embargo, si optaste por repudiar la herencia, esta decisión es definitiva y no puedes cambiar de opinión. En otras palabras, no tienes la posibilidad de reclamar la parte que te correspondería.

Es importante tener en cuenta que no existe un plazo de prescripción para una herencia que ha sido rechazada. Esta noción es significativa, ya que implica que al decidir rechazar la herencia, esa elección es permanente e irrevocable. Por lo tanto, es crucial evaluar cuidadosamente todas las opciones y consecuencias antes de tomar una decisión sobre la herencia recibida.

¿Qué pasa con la herencia si no hay herederos?

En caso de que no haya herederos forzosos, la legislación establece disposiciones específicas para la distribución de la herencia, como lo define el artículo 763 del Código Civil:

Si no existen herederos forzosos, es posible designar mediante disposición testamentaria a cualquier beneficiario apto para recibir los bienes o una parte de ellos. Quien tenga herederos forzosos solo puede disponer de los bienes dentro de los límites establecidos por la ley. Sin embargo, en el escenario en el que no haya ningún beneficiario designado, el testamento sigue siendo válido conforme al artículo 764 del Código Civil:

El testamento conserva su validez incluso si no hay herederos, o si estos no constituyen la totalidad del caudal hereditario. Esta disposición se aplica incluso si el beneficiario designado rechaza la herencia o no está legalmente capacitado para recibirla. En tales circunstancias, se cumplen las disposiciones testamentarias establecidas, asegurando así la ejecución de la voluntad del testador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Llamada teléfonoLlámenos sin compromiso
Scroll al inicio