Participaciones preferentes

Qué son las participaciones preferentes

Las participaciones preferentes son un elemento importante dentro de las finanzas de las entidades bancarias en España. Su proceso es bastante complejo, ya que no actúan como los activos o pasivos básicos de cualquier institución o banco.

Poseen una gran cantidad de peculiaridades que hay que tomar en cuenta para poder entender su naturaleza económica. Son muy específicas, por lo que requieren de un proceso formal en la economía para que sean tomadas en cuenta.

Conoce más sobre las acciones preferentes, sus características principales y los riesgos que han provocado a más de 700.000 clientes.

¿En qué consisten las participaciones preferentes?

Las participaciones preferentes son aquellas acciones o títulos que posee una entidad bancaria o una organización financiera y cuyas características principales son:

  • Se consideran perpetuas. Esto quiere decir que no tienen fecha de caducidad, excepto por ciertas consideraciones legales que pueden variar según situaciones determinadas.
  • Su rentabilidad suele ser variable, aunque al mismo tiempo no está garantizada la misma para quienes realizan sus inversiones respectivas. A pesar de que pertenecen a una empresa, no forman parte de la cuota del capital de la organización bancaria.
  • No permite que quienes las posean tengan opción a voto dentro de las decisiones a tomar para una empresa específica.

También se conocen como acciones preferentes o valores preferenciales, pero estos términos se refieren al mismo objeto del sistema financiero.

Su único propósito era el de asegurar unos beneficios a largo plazo para todas aquellas personas que decidieron invertir en este tipo de producto financiero. Por otro lado, poseen más prioridad que las acciones comunes en cuanto al pago de dividendos o con la liquidación.

Aun así, están igualmente bajo el control de los pagos de bonos y obligaciones similares dentro de las funciones económicas. Debido a esto tienen un alto riesgo de inversión, que puede ocasionar grandes pérdidas o ganancias según la entidad correspondiente.

Todas sus características y emisiones son negociadas entre la entidad que las ejecuta y el inversor o accionista que compra. No existe un intermediario establecido entre dichas partes, por su carácter de alto riesgo y de no participación política financiera.

Este tipo de acciones pueden poseer un dividendo que debe ser pagado antes de las acciones que se conocen normalmente. De igual forma, se pueden convertir en acciones comunes, lo que puede aumentar las posibilidades de ganancias provenientes del mercado.

Estas son las principales características de las participaciones preferentes y cómo las mismas se comportan dentro de los mercados financieros.

Adquirir participaciones preferentes

Este tipo de acciones se pueden comercializar dentro de la Asociación de Intermediarios de Activos Financieros, también conocida como AIAF. Esto es porque las mismas no se cotizan en la bolsa al igual que las acciones comunes de cualquier empresa.

Sin embargo, su organización en la comercialización permite que se consigan dentro de mercados primarios como en los mercados secundarios. Las mismas se representan gracias a las anotaciones en cuenta, como muchos otros elementos de este tipo en la economía.

En caso de que se comercialice en el mercado primario, su coste será igual que el nominal de su emisión. Para su comercialización en el mercado secundario, se trata de un porcentaje sobre el nominal, siendo este del 100% establecido.

Una gran facilidad que permite ver su beneficio es la cancelación de intereses en casos de dificultades económicas del creador. Las mismas pueden ser que se estén sufriendo pérdidas o existan nuevas inversiones que no permitan el pago de intereses.

Por otro lado, también hay beneficios de tipo fiscal que son importantes y traen ganancias a largo plazo muy interesantes. Las mismas se llevan a cabo a partir de la cesión de capitales hacia un tercero, logrando tributar un 18%.

Este porcentaje es a partir de los intereses cobrados y con la integración de la parte de base de ahorro. Los mismos no están sujetos a la retención de sociedades y de IRPF, lo que facilita mucho su gestión económica.

En caso de que haya algún intermediario, se generan comisiones de compra y venta al igual que para los emisores. También generan gastos de administración y custodia en cualquier institución donde estén almacenados para su resguardo y protección como acciones.

Son inversiones de alto riesgo que requieren de análisis profundo de las posibilidades de pérdidas y ganancias que pueden obtenerse.

Legislación de las participaciones preferentes en España

En primer lugar, se encuentra la Ley 19/2003 de fecha 4 de julio y habla sobre los movimientos de capitales. Dicha ley también trata sobre regímenes jurídicos, además de las transacciones comerciales que se realizan en los países del extranjero.

Dentro de ella también se establecen las medidas de prevención en casos de blanqueo de capitales, protegiendo los sistemas económicos. En su formulación está la Disposición Adicional Tercera donde se establecen los regímenes fiscales y legales para las participaciones preferentes.

También se demuestra la obligación de la cotización en los mercados primarios y secundarios de renta fija que corresponden. En España existen muchas regulaciones importantes que fijan las normas para el uso correcto de este tipo de acciones financieras.

Una característica importante de este tipo de participaciones es que pueden a partir de los 5 años de emisión establecida. Dicha decisión debe ser tomada por la entidad o responsable que generó la participación para que esta fuera comercializada correctamente.

Este plazo es posible cuando el emisor se trata de una entidad crediticia, con el permiso del Banco de España. El propósito de las emisiones de dichas entidades es mejorar los coeficientes de cobertura y ganancia de sus propios recursos.

Se consideran como acciones preferentes cuando las mismas se emiten por instituciones o empresas que poseen sedes en el extranjero. También hay otras normativas que se aplican para el manejo de estas acciones con respecto a los capitales de empresas.

Dicha normativa es conocida como Basilea III, donde las participaciones dejan de generar ingresos para el capital de los emisores. Fue lanzada en el año 2013 y desde el 2011 las empresas lanzaron ofertas de canje para los posibles accionistas.

Estas son las normativas principales que regulan el proceso de las particiones preferentes para las empresas ubicadas dentro de España.

Afectados por las preferentes en España

Hubo muchos casos de estafa por bancos y cajas de ahorro respecto a la emisión de particiones preferentes que les daban la apariencia de renta fija cuando en realidad no la tenía. A partir de las mismas se crearon normativas específicas para evitar que ocurrieran de nuevo este tipo de acciones ilegales.

El famoso estafa de las preferentes de España tuvo sus inicios a partir de la década de los años 90. En ella las empresas españolas vendían acciones variables dando a entender que eran de renta fija cuando no era así.

Muchas personas en todo el país fueron defraudadas con este método financiero, especialmente durante la primera década de los 2000, ya que no podían entender el producto su complejidad. También hubo casos donde se presentaban estas situaciones durante la crisis económica de España entre el 2008 y el 2014.

También se encuentra, durante el mismo período, el Caso de las preferentes en Bankia, una entidad bancaria española muy conocida. Se realizó el mismo proceso que el caso anterior, donde no hubo transparencia en la comercialización de las acciones preferentes.

Por otro lado, se encuentra el caso particular del Grupo Marsans, donde se juzgó y condenó a Miguel Blesa por cargos similares. Estamos hablando de una multinacional española que se encargaba de los aspectos de mercados turísticos en el país.

En general, todos los casos se basan en el desconocimiento de los inversionistas sobre la diferencia entre tipos de acciones. El daño principal fue en el hecho de que los inversionistas no podían recuperar su dinero luego de haberlo utilizado.

Y de esta forma, se vieron perjudicadas alrededor de 700.000 clientes que se vieron obligadas a interponer una demanda de acciones preferentes antes los tribunales. Actualmente no se conocen casos de este tipo, debido a las precauciones legales que se han llevado a cabo desde entonces.

Este es un gran referente en cuanto a casos de fraude con dichas acciones para el país y el mundo.

Otras características muy importantes

Este tipo de participaciones pueden contar con un contrato de liquidez, tomando en cuenta que la misma es muy limitada. Este punto es lo que hace que sea muy difícil recuperar la inversión que se ha aplicado en su momento.

Debido a las pérdidas y a la falta de liquidez, el reembolso se ve muy afectado con respecto al valor. El mismo puede disminuir considerablemente comparado con el costo de emisión o de la inversión que se aplicó con anterioridad.

A pesar de que sus rentas son mayormente variables, durante el primer período desde su emisión también pueden ser fijas. Esto depende de la situación económica que presente la empresa y también cómo se encuentren las finanzas del respectivo país.

Ninguna de estas acciones está garantizada bajo el Fondo de Garantía de Depósitos en casos de riesgos económicos y quiebras. En caso de que un banco llegue hasta este punto, el inversionista no podrá recuperar el dinero que ha utilizado.

Estas son las características principales de las conocidas particiones preferentes.

¿Te ha gustado el artículo?

5/5 - (6 votos)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Call Now ButtonLlámenos sin compromiso Ir arriba