Bufete de Abogados en Madrid   info@rodenasabogados.com   656 749 389 – 910 82 94 48

Negarse a realizar un control de alcoholemia

Todas los conductores y bicicletas están obligadas a someterse a las pruebas de alcoholemia o de la presencia de drogas en el organismo. La desobediencia por negarse a realizar un control de alcoholemia o drogas del artícuo 383 Código penal se pueden llegar a castigar con una pena de prisión de seis meses a un año y retirada del carnet de uno hasta 4 años.

Por tanto, si las Agentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguirdad del Estado en funciones le requieren en un control de alcoholemia y se niega, no piense que no le van a sancionar. De hecho las sanciones por negativa son incluso más duras que si arrojan una tasa de 0,60 en aire espirado.

Negativa a realizar pruebas de alcoholemia o drogas

La desobediencia o negativa a realizar las pruebas de alcoholemia, de presencia de drogas, estupefacientes o sustancias piscotrópicas viene regulada en el artículo 383 del Código Penal. 

Se trata de un delito abstracto, es decir, se consuma cuando el requerido desatiende la orden competente oponiéndose de manera expresa, consciente y reiteradamente a su cumplimiento.

Los elementos del tipo de este delito es de los más controvertidos, ya que muchas personas no se encuentran en disposición de realizar las pruebas en determinados supuestos.

De hecho muchas personas finjen no poder soplar o soplan para dentro…de nada sirve si los agentes de la autoridad notan síntomas de intoxicación plena.

Celebración del juicio rápido

Por lo tanto, por regla general si se niega a someterse a las pruebas de detección de alcohol o drogas será citado inmediatamente para un juicio rápido por alcoholemia que por regla general se celebrará en el plazo máximo de una o dos semanas, y se le podrá sancionar con alguna de las penas indicadas más arriba.

Sin embargo, si no se denotan signos inequívicos de embriaguez podría considerarse como una mera infracción administrativa, pues estaría perdiendo la finalidad del art. 379.

Desde este despacho aconsejamos que nos llamen de forma urgente si le han citado para un juicio rápido, ya que existen multitud de maneras de reducir la pena e incluso la absolución. Sin embargo, si es reincidente se podrían complicar las cosas, por lo que la presencia de un abogado experto en delitos contra la seguridad víal es de vital importancia.

A primera vista puede parecer que la resistencia a obedecer las ordenes de la autoridad o de los agentes se puede englobar como un delito de atentado o resistencia contra la autoridad del artículo 550 y siguientes del Código Penal, sin embargo éste delito tiene su propia clasificación en el Código Penal.

El bien jurídico protegido: la vida

Con la última reforma de la Ley Orgánica 1/2015, de 30 de marzo parece claro que la intención del legislador a la hora de proteger todos los delitos comprendidos en el Capítulo IV del Código Penal va dirigida proteger el bien jurídico de la vida de las personas, por encima de cualquier otro.

Es decir, conducir bajo los efectos del alcohol o de forma temeraria supone un riesgo concreto para la seguridad colectiva de las personas, su vida, y su integridad física, por lo que con esta regulación el Código Penal se trata de castigar a todas aquellas personas que de manera dolosa o imprudente las cometen.

Cuando, como resultado de los delitos anteriores, se produzca un resultado lesivo que constituya delito, se aplicará la infracción más gravemente penada en su mitad superior.

¿En qué consisten las pruebas de alcoholemia?

El sujeto que conduzca un vehículo bajo las influencias de bebidas alcohólicas o drogas tóxicas y se vean mermadas negativamente sus condiciones físicas o psíquicas, restando seguridad a su capacidad de conducir podrá ser requerido por la Policía a someterse a las pruebas de alcohol.

Las pruebas para la detección de alcohol consisten en la verificación de alcohol en aire espirado mediante dispositivos autorizados y para las drogas mediante prueva salival. Si los agentes de la autoridad nos ordenan someternos a estas pruebas estaremos obligados a hacerlo. Se realizan dos pruebas con un intervalo cada una de ellas de diez minutos. En caso de dar por encima de 0,60 se le citará para un juicio rápido para alcoholemia.

La prueba de contraste

A petición de la Policía y previo consentimiento del conductor se podrá solicitar que estas pruebas se realicen mediante análisis de sangre en el hospital más cercano. El personal sanitario estará obligado a comunicar el resultado al Jefe de Tráfico de la provincia para que lo acompañe al atestado y de traslado al Juzgado de Guardia.

Esta última prueba es la que se tendrá en cuenta por el Juzgado a la hora de valorar la tasa de alcohol en sangre e imponer la pena correspondiente.  En caso de negarse a todas de ellas, como hemos expuesto anteriormente, será castigado por un delito contra la seguridad vial por no querer someterse a las pruebas de alcoholemia.

Artículos Relacionados

Call Now ButtonLlámenos sin compromiso