Mitos para rebajar el alcohol en sangre

La mayoría de los conductores españoles no conocen cual es la tasa máxima permitida, ni cómo afecta el consumo de alcohol en sangre. Hay gente que incluso se ponen las manos en la cabeza cuando dan positivo en un control porque no saben la influencia que el mismo tiene en el cuerpo.

Por ejemplo, un hombre con un peso medio de 70 kilos la cantidad necesaria estimada para alcanzar el 0,25 mg/l sería de un vaso y medio de cerveza, dos copas de vino o chupitos de licor o una copa y, en el caso de una mujer  de 60 kilos se reduciría casi a la mitad.

En el caso de una mujer de 60 kilos, la cantidad baja a un vaso de cerveza, una copa y media de vino, un chupito y medio de licor o menos de una copa.

Para los conductores profesionales o noveles, el máximo a beber se fijará en una caña de cerveza o copa y  media de vino para ellos y en media caña o una copa de vino para ellas.

Determinadas personas piensan que utilizando determinados trucos pueden reducir su tasa de alcohol y se librarán de una posible sanción, sin embargo esto son más mitos que otra cosa. Vamos a poner unos ejemplos que aunque crea que pueden tener sentido no sirven para nada, ya que lo único  que funciona es no probar una gota de alcohol al volante:

“Dejar de beber cuando se acerca la hora de conducir”, de hecho el punto máximo de alcohol en sangre se produce a la hora de haber consumido alcohol. Como norma general el cuerpo humano elimina 0,20 gr de alcohol por litro de sangre cada hora. Por lo tanto, el tiempo mínimo de espera para reducirla considerablemente sería de por lo menos 5 horas.

“Correr y hacer sentadillas,” creyendo se va a expulsar el alcohol a través del sudor, si bien es cierto que se podría eliminar cierta cantidad alcohol, no sería suficiente, ya su consumación es tan lenta que en realidad no servirá de nada y sigamos dando positivo.

“Tomar una aspirina o una pastilla de vitamina B”, así como ciertos medicamentos o bebidas publicitados en algunas páginas web como «remedios» para reducir el alcohol en sangre. Pese a la promesa de conseguirlo hasta en un 50%, tampoco son efectivos.

“Creer que bebiendo mucho agua” disminuye la concentración de alcohol en la sangre, ya que puede ser inmediatamente expulsada a través de la orina.

“Masticar chicle, chupar granos de café pensando que puede servir para absorber el alcohol que tengamos en la boca.

“Soplar sin coger aire” de determinada manera.

Otros por sorprendentes que parezcan son beber aceite, tomar pasta de dientes, comer césped, vomitar o incluso chupar baterías de litio o monedas de cobre.

 

Mitos para rebajar el alcohol en sangre
5 (100%) 3 votes

1 Comment

Comments are closed.