La jerarquía normativa española ¿Qué es y dónde se regula?

Jerarquía de las normas jurídicas

Entender las leyes es fundamental, pero comprender la verdadera jerarquía de las normas jurídicas en España es imprescindible. Dentro del marco legal, algunas normas destacan por su importancia, sirviendo como pilares sobre los cuales se sustentan las demás leyes.

Es esencial discernir las leyes que gobiernan nuestra vida cotidiana, así como los decretos y tratados que se promulgan regularmente y que no deben pasarse por alto.

En este sentido, conocer las jerarquías de las normas jurídicas es esencial, pero igualmente importante es comprender cómo se aplican cada una de ellas. Por lo tanto, te invitamos a leer hasta el final de este artículo, donde conocerás a fondo cómo se organiza y jerarquiza el sistema normativo en el ámbito jurídico.

Podemos ayudarte.

En Ródenas Abogados somos abogados especialistas en normas jurídicas. Si necesitas un despacho con amplia experiencia en esta materia, contacta con nosotros e infórmate sin compromiso. 

La jerarquía normativa o pirámide de Kelsen

La jerarquía del ordenamiento jurídico español es fundamental para comprender cómo se estructuran las normas legales en nuestro sistema de justicia. Conocer esta jerarquía es esencial para entender cómo se conforma la escala de normas jurídicas según la Pirámide de Kelsen.

Según el artículo 1.2 del Código Civil, se establece claramente que «carecerán de validez las disposiciones que contradigan otra de rango superior». Esto significa que las normas de menor jerarquía deben ajustarse y estar en concordancia con aquellas de rango superior.

En este sentido, es esencial entender cada nivel de la jerarquía para comprender cómo se relacionan entre sí y cómo se aplican en la práctica jurídica.

La constitución española de 1.978

La Constitución Española de 1978, conocida como la madre de todas las leyes, es el pilar fundamental al que debemos acudir en caso de duda sobre su aplicación. Como norma suprema de todos los ordenamientos jurídicos, regula todas las interacciones y establece el marco para el funcionamiento de la sociedad.

El propósito primordial de esta constitución es ordenar todas las fuentes de nuestro sistema legal. Todas las leyes y disposiciones se ajustan a su estructura y directrices.

El poder legislativo, representado por las Cortes Generales, tiene la facultad de crear normas, aunque esta potestad puede ser delegada en el gobierno, ya sea a nivel central, autonómico o local.

Es importante destacar que las normas emanadas de las Cortes no poseen el mismo rango. Desde el principio se establece una jerarquía clara: una ley orgánica prevalece sobre un decreto ley, lo que facilita su identificación y comprensión.

Los tratados internacionales

Los tratados internacionales ocupan un lugar fundamental en el ordenamiento jurídico, especialmente para países como España que forman parte de la Unión Europea. Cualquier acuerdo establecido en las reuniones celebradas en las sedes de la Unión Europea reviste una importancia significativa.

Es importante destacar que cada tratado que sea acordado y aceptado por todos los miembros de la comunidad europea se integra automáticamente en la jerarquía de las normas jurídicas. Esto aplica para todos los países europeos por igual, lo que refuerza su relevancia y su aplicación en el contexto legal.

Las leyes orgánicas

Las leyes orgánicas constituyen un tipo de legislación que requiere la aprobación por mayoría absoluta en el Congreso de los Diputados. Se distinguen por ser especialmente relevantes y poseer un rango superior al de los decretos, como mencionamos anteriormente.

Este carácter especial y su elevado rango les otorga una utilidad significativa en el marco legal, siendo empleadas para regular aspectos fundamentales de la organización del Estado y de los derechos y libertades de los ciudadanos.

Las leyes ordinarias

Las leyes ordinarias, como su nombre sugiere, se caracterizan por no requerir la aprobación por mayoría absoluta en el Congreso de Diputados. A diferencia de las leyes orgánicas, su proceso de aprobación no exige este nivel de consenso.

Las normas reglamentaria con rango de Ley

Las normas reglamentarias con rango de ley comprenden los Reales Decretos Ley y los Reales Decretos Legislativos. Estas disposiciones se distinguen de las leyes ordinarias en que son promulgadas por el Gobierno en lugar del Parlamento y tienen prohibidas las materias reservadas a la L.O.

La característica principal que diferencia al Real Decreto Ley es que se emite directamente por el Gobierno, sin intervención de las Cortes Generales, y se reserva para casos de extraordinaria y urgente necesidad. Por otro lado, el Real Decreto Legislativo se utiliza para regular una materia en concreto con intervención de las Cortes Generales

El principio de jerarquía normativa según el artículo 9.3 de la Constitución Española

El principio de jerarquía normativa, establecido en el artículo 9.3 de la Constitución Española, es una piedra angular en el ordenamiento jurídico del país. Si bien la Constitución es la ley suprema, dentro de ella misma existe una jerarquía entre las diferentes normas.

Es esencial comprender esta jerarquía para aplicar adecuadamente las leyes en nuestra sociedad. Con un conocimiento claro de esta pirámide de jerarquía normativa, resulta más sencillo discernir nuestros derechos y obligaciones.

En la Constitución, se establecen los rangos de las normas de mayor a menor importancia. Según este principio, ninguna norma de rango inferior puede contradecir a una de rango superior. Además, ninguna disposición legal puede vulnerar lo establecido en una ley de rango superior, según lo dispuesto en el Código Civil.

Dado que la Constitución es la piedra angular de todo el ordenamiento jurídico, no solo en España sino también en otros países, es esencial conocerla en detalle para evitar errores por desconocimiento.

Las claves de la jerarquía de las normas jurídicas.

Las claves para entender la jerarquía de las normas jurídicas son fundamentales para aplicar el derecho de manera adecuada y precisa. Si deseas adentrarte en este tema, aquí te proporcionaremos toda la información necesaria sobre la prevalencia y aplicación preferente de las leyes.

La jerarquía de las normas legales se organiza en distintos rangos, lo que facilita su comprensión y aplicación sin generar confusiones. En resumen, podemos establecer la jerarquía de las leyes de la siguiente manera:

En primer lugar, la Constitución se erige como la norma superior. Todas las demás normativas quedan subordinadas a ella, y es imperativo obedecerla al pie de la letra, ya que en ella se consagran nuestros derechos y deberes fundamentales de manera inequívoca.

El principio de prevalencia

Un principio esencial en el ámbito jurídico es el de prevalencia, el cual destaca que ninguna norma de rango inferior puede contradecir a una de rango superior. Esta regla es absoluta e innegociable: ninguna ley, ya sea orgánica u ordinaria, puede prevalecer sobre las normativas establecidas en la Constitución.

El principio de temporalidad

El principio de temporalidad en el derecho establece que una norma posterior puede derogar a una norma anterior, siempre y cuando posean el mismo rango jerárquico. Esta regla es una de las pocas excepciones dentro del sistema de jerarquía jurídica.

El principio de especialidad

El principio de especialidad en el derecho establece que una ley especial prevalecerá sobre una ley general. Esto se debe a su carácter extraordinario, generalmente destinado a casos de emergencia, lo que eleva su posición en la jerarquía de las normas jurídicas.

El principio de supletoriedad

Cuando se presentan conflictos entre diferentes leyes, es responsabilidad de las autoridades ofrecer soluciones efectivas. Por esta razón, las leyes de las Comunidades Autónomas, así como las normativas locales de los ayuntamientos y diputaciones, juegan un papel fundamental. Estas normativas locales abarcan ordenanzas, reglamentos y mandatos de carácter reglamentario, diseñados para regular asuntos específicos dentro de su ámbito de competencia.

Es esencial subrayar que estas normativas locales no pueden contradecir las leyes de rango superior bajo ninguna circunstancia. Aunque tienen autonomía para legislar en ciertas materias, deben respetar y estar en concordancia con las disposiciones de mayor jerarquía, como la Constitución y el resto de leyes españolas.

Conclusiones

Considerando estos principios, entendemos la importancia de mantener el ordenamiento jurídico como una pirámide, donde la Constitución Española representa la cúspide de obligatorio cumplimiento. Todas estas normas no son simples reglas, sino los pilares que sostienen la seguridad de nuestra sociedad y nuestra propia seguridad en ella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Llamada teléfonoLlámenos sin compromiso
Scroll al inicio