Incapacidad permanente - ¿Cómo solicitar la prestación económica?

La incapacidad permanente es una condición médica que implica la pérdida total o parcial de la capacidad para trabajar y desenvolverse en la vida diaria de manera permanente. Esta determinación la realiza la Dirección Provincial del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS).

El proceso de evaluación se lleva a cabo a través de un equipo especializado conocido como Equipo de Valoración de Incapacidades (EVI). Esta evaluación se realiza cuando el trabajador sufre una enfermedad o lesión sin perspectivas de recuperación a corto o largo plazo.

Los beneficiarios de la incapacidad permanente tienen derecho a recibir distintos tipos de beneficios sociales, como pensiones o seguros de discapacidad, dependiendo del grado y tipo de incapacidad diagnosticada.

Podemos ayudarte.

En Ródenas Abogados somos abogados especialistas en incapacidades permanentes. Si necesitas un despacho con amplia experiencia en prestaciones económicas, contacta con nosotros e infórmate sin compromiso. 

¿Qué es la incapacidad permanente?

La incapacidad permanente es una condición que puede manifestarse en forma total o parcial, y se refiere a la situación en la cual un trabajador se ve incapacitado para llevar a cabo su actividad laboral tras recibir tratamiento médico por una lesión o enfermedad grave. Esta situación da lugar a la percepción de una prestación económica.

Por lo general, la incapacidad permanente se declara cuando el trabajador no ha experimentado mejoría después de un período máximo de incapacidad temporal o baja médica.

Las causas de la incapacidad permanente pueden ser diversas, pero siempre implican un nivel de gravedad e intensidad significativo. Es importante destacar que estas lesiones deben estar vinculadas a la actividad laboral del individuo.

Por esta razón, es aconsejable buscar asesoramiento legal especializado, como el de un abogado especialista en seguridad social, para analizar exhaustivamente todos los posibles motivos y requisitos relacionados con la incapacidad.

¿Cómo solicitar una incapacidad permanente?

La solicitud de incapacidad permanente generalmente la realiza el trabajador cuando se encuentra en situación de baja médica, aunque también puede ser solicitada por cualquier entidad o individuo involucrado en el proceso médico.

Los organismos autorizados para realizar la solicitud son la Mutua de Accidentes de Trabajo y el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS). Además, el médico especialista que esté tratando al trabajador también puede iniciar el proceso de solicitud. Sin embargo, el empleador no tiene la facultad para solicitarla.

Estas entidades pueden iniciar el expediente de incapacidad permanente cuando consideren que las lesiones del trabajador justifican tal incapacidad. Sin embargo, si no se cumplen estas condiciones o si no existe una incapacidad temporal previa, la solicitud debe ser realizada por el propio trabajador.

Procedimiento para el reconocimiento de la incapacidad permanente

Para iniciar el proceso de reconocimiento de la incapacidad permanente, el trabajador debe completar el modelo de solicitud correspondiente.

Esta solicitud debe estar respaldada por la documentación necesaria para verificar la incapacidad, que puede incluir:

  • Historial médico de la sanidad pública.
  • Informes médicos privados.
  • Cualquier documento que certifique la gravedad de las lesiones o enfermedad.

Estos documentos, junto con la solicitud, deben presentarse en cualquier centro de atención e información del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS).

Para llevar a cabo este procedimiento de forma presencial, es necesario solicitar una cita previamente.

Alternativamente, se puede realizar a través de la sede electrónica del INSS, siguiendo las instrucciones del sistema.

Una vez presentada la solicitud, el INSS tiene un plazo de 135 días para emitir una respuesta.

Por lo general, la institución envía una carta de resolución de la incapacidad permanente, en la cual se reconoce o no la incapacidad, así como la cuantía de la prestación a recibir.

Si transcurren los 135 días sin recibir respuesta, se debe entender que la solicitud ha sido desestimada y es necesario presentar una demanda de incapacidad ante el Juzgado de lo Social.

En caso de que esta también sea desestimada, se puede interponer un recurso de suplicación de la incapacidad permanente y, en última instancia, un recurso de casación, aunque este último no suele ser admitido con frecuencia.

Requisitos para solicitar una incapacidad permanente

Los requisitos para solicitar cada grado de incapacidad varían según el tipo de incapacidad. A continuación se detallan los requisitos para cada grado:

Incapacidad Permanente Parcial (IPP)

  • No haber alcanzado la edad de jubilación.
  • Estar dado de alta en la Seguridad Social o en condiciones asimiladas al alta.
  • La cantidad de cotización no es necesaria en caso de accidente laboral, enfermedad profesional o común. Sin embargo, en caso de enfermedad común se requieren:
    • Para solicitudes por enfermedad común, se necesitan 1.800 días cotizados dentro de los últimos 10 años previos a la incapacidad temporal que origina la invalidez.
    • Los menores de 21 años deben demostrar haber trabajado al menos la mitad de los días desde que cumplieron 16 años hasta el inicio de la incapacidad temporal previa.

Incapacidad Permanente Total (IPT)

  • No haber alcanzado la edad de jubilación.
  • Estar dado de alta en la Seguridad Social o en condiciones asimiladas al alta.
  • La cantidad de cotización no es necesaria en caso de accidente laboral, enfermedad profesional o común. Sin embargo, para enfermedades comunes:
    • Menores de 31 años: Deben haber cotizado un tercio del tiempo desde los 16 años hasta el inicio de la incapacidad.
    • Mayores de 31 años: Es necesario haber cotizado al menos cinco años.

Incapacidad Permanente Absoluta y Gran Invalidez

  • No haber alcanzado la edad de jubilación y, en caso de tenerla, no tener derecho a la jubilación debido a no haber cotizado 15 años.
  • Estar dado de alta en la Seguridad Social o en condiciones asimiladas al alta.
  • En casos de accidente laboral o enfermedad, no se exige un período mínimo de cotización. Sin embargo, para enfermedades comunes:
    • Menores de 31 años: Deben haber cotizado un tercio del tiempo desde los 16 años hasta el inicio de la incapacidad.
    • Mayores de 31 años: Es necesario haber cotizado al menos cinco años.

¿Qué prestación económica puedo recibir por incapacidad permanente?

La prestación económica por incapacidad permanente, establecida en el artículo 196 de la Ley General de la Seguridad Social, se determina considerando varios factores como la edad, grado de incapacidad, años de cotización y la base reguladora. En casos de accidentes laborales o enfermedades profesionales, no se exige cotización previa.

El sistema de incapacidad permanente, regulado por el artículo 194.1 en relación con el 196 de la Ley General de la Seguridad Social, establece diferentes grados según la reducción de la capacidad para trabajar, independientemente de su causa, sobre los cuales se determina la cantidad de pensión por invalidez:

  • Incapacidad Permanente de Gran Invalidez (GI): Se concede cuando, además de la incapacidad permanente absoluta, se requiere asistencia para las actividades diarias. La pensión equivale al 100% de la base reguladora, con un aumento correspondiente a las necesidades de cuidado.
  • Incapacidad Permanente Absoluta (IPA): Se otorga cuando el trabajador está totalmente incapacitado para cualquier ocupación. La pensión es del 100% de la base reguladora.
  • Incapacidad Permanente Total (IPT): La persona no puede trabajar, pero puede realizar otras actividades compatibles con su condición médica. La pensión otorgada es del 55% de la base reguladora.
  • Incapacidad Permanente Total Cualificada: Implica un aumento en la pensión para los trabajadores con incapacidad total. Se requiere tener más de 55 años y estar desempleado para solicitarla.
  • Incapacidad Permanente Parcial (IPP): Aunque hay limitaciones en la capacidad laboral, aún se puede trabajar. Se concede cuando hay una reducción inferior al 33% del rendimiento normal en las actividades laborales principales. Se percibe una pensión, aunque se pueden seguir realizando actividades laborales.

Lista de enfermedades de la incapacidad permanente

Según el artículo 194 de la Ley General de la Seguridad Social, existen numerosas enfermedades y lesiones que pueden conducir a la incapacidad permanente, dependiendo del grado de reducción de la capacidad laboral del individuo. Este artículo también establece los diferentes grados de incapacidad y su régimen de incompatibilidades.

Algunas de las enfermedades más comunes, aunque esta lista no es exhaustiva, son:

  1. Enfermedades comunes.
  2. Accidentes no laborales.
  3. Accidentes laborales.
  4. Accidentes in itinere.
  5. Enfermedades profesionales, que se originan por riesgos sufridos en el puesto de trabajo. Estas enfermedades que pueden ser causantes de incapacidad permanente incluyen:
    • Ansiedad.
    • Demencia.
    • Cáncer.
    • Esclerosis múltiple.
    • Artrosis.
    • Depresión.
    • Alzheimer.
    • Epilepsia.
    • Apnea del sueño.
    • Cardiopatías.
    • Esquizofrenia.
    • Ictus.
    • Fibromialgia.
    • Migraña.
    • Hernia cervical.
    • Ludopatía.
    • Taquicardias.
    • Lumbalgia.
    • Parkinson.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Llámenos sin compromiso
Scroll al inicio