incapacidad permanente

Grados de incapacidad permanente

La declaración de incapacidad permanente la realiza la Dirección Provincial del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS). La misma se realiza a través de un equipo encargado de valoración, el cual es llamado Equipos de Valoración de Incapacidades (EVI).

La Incapacidad Permanente tiene lugar cuando un trabajador debido a una lesión o patología no puede ejercer ninguna actividad laboral. Cuando un trabajador se encuentra en esta situación tiene derecho a una pensión.

¿Qué es la incapacidad permanente?

Es la situación en que se encuentra un trabajador que le imposibilita para realizar su actividad laboral después de someterse a un tratamiento médico por lesión o enfermedad grave, lo que da origen a una prestación económica.

Por lo general, este tipo de incapacidad laboral se presenta cuando el trabajador no ha mejorado después de un periodo máximo de incapacidad temporal o baja médica. La regulación de la incapacidad permanente se encuentra en la Ley General de la Seguridad Social.

El origen de la incapacidad permanente se debe a diferentes causas, pero siempre que tengan una gravedad e intensidad superior. Además, las lesiones deben estar relacionadas con la actividad laboral, por lo que es necesario que un abogado laboralista Madrid analice todos los posibles motivos de la incapacidad.

Lista de enfermedades para la incapacidad permanente

El artículo 194.3 de la Ley General de la Seguridad Social establece la forma como se determina la incapacidad permanente. Para ello establece una lista de enfermedades para incapacidad permanente, la forma de valoración para determinar la disminución de la capacidad para trabajar.

Este artículo también establece los diferentes grados de incapacidad y el régimen de incompatibilidades de los mismos. La incapacidad permanente es declarada en los siguientes casos:

  • Enfermedad común.
  • Accidente no laboral.
  • Accidente laboral.
  • O accidente in itinere.

La enfermedad profesional que se origina por riesgos sufridos en un puesto de trabajo. También las siguientes enfermedades son causante de incapacidad permanente, como por ejemplo:

  • Ansiedad.
  • Demencia.
  • Cáncer.
  • Esclerosis múltiple.
  • Artrosis.
  • Depresión.
  • Alzheimer.
  • Epilepsia.
  • Apnea del sueño.
  • Cardiopatías.
  • Esquizofrenia.
  • Ictus.
  • Fibromialgia.
  • Migraña.
  • Hernia cervical.
  • Ludopatía.
  • Taquicardias.
  • Lumbalgia.
  • Parkinson.

¿Cuáles son los grados de incapacidad permanente?

El grado de incapacidad permanente, sin importar cuál sea su causa, se determina según el porcentaje de reducción de la capacidad para trabajar. Esto de acuerdo con lo establecido en el artículo 194.1 de la Ley General de la Seguridad Social.

 Estos grados son varios los cuales se determinan de acuerdo con la consecuencia que origina la lesión o enfermedad. Para el desempeño de las actividades laborales y en la vida diaria.

La prestación económica es diferente para cada grado y será mayor según el grado de invalidez. Para acceder a un grado es necesario cumplir con unos requisitos relacionados con la cotización y otros generales, además de los que causa la propia dolencia.

A continuación se presentan los grados de incapacidad permanente:

Incapacidad permanente parcial (IPP)

Este tipo de incapacidad se caracteriza porque no existe el abandono de la actividad laboral, pero sí implica el cobro de una indemnización. Esta incapacidad ocurre cuando se tiene una reducción menor al 33% del rendimiento normal que tiene una persona, lo cual no le impide realizar sus principales actividades laborales.

Incapacidad permanente total (IPT)

Este tipo de incapacidad inhabilita al trabajador para realizar su trabajo habitual, pero sí que puede realizar otra actividad que sea compatible con la enfermedad o lesión. La pensión que se otorga es del 55% de la base reguladora.

Incapacidad permanente total cualificada

Este tipo de incapacidad consiste en un aumento de la pensión que recibe el trabajador con incapacitado total. Además, para poder solicitarla se tiene que ser mayor de 55 años de edad y estar en situación de desempleo.

Incapacidad permanente absoluta (IPA)

La incapacidad de este tipo es declarada cuando el trabajador se encuentra inhabilitado por completo para todo oficio o profesión. La pensión que se otorga es del 100% de la base reguladora.

Incapacidad permanente de Gran invalidez (GI)

 La incapacidad de este tipo es cuando el trabajador además de tener una incapacidad permanente absoluta, necesita asistencia de otra persona, dado que no puede desempeñar sus actividades cotidianas.

La cantidad que percibe de pensión es de un 100% y un incremento de acuerdo con las necesidades de cuidados de terceros.

¿Qué es la prestación por incapacidad permanente?

Este tipo de incapacidad le da derecho al trabajador a percibir una prestación económica debido a la lesión o enfermedad. Esta pensión sólo se otorga en los casos graves donde las lesiones son incapacitantes.

La prestación económica es una indemnización o pensión mensual que el trabajador recibe. Esto puede ser de parte de la mutua o del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS).

Para que la Seguridad Social otorgue una prestación económica por incapacidad permanente es necesario cumplir con ciertos requisitos. De acuerdo con el tipo de pensión se exigen los requisitos.

La cuantía de la prestación económica se hace de acuerdo con la base reguladora del trabajador. Para el cálculo también se toma en cuenta, la edad, el grado de incapacidad, los años de cotización, entre otros factores.

El monto que corresponde por la prestación económica es de acuerdo a lo establecido en la Ley General de la Seguridad Social, en el artículo 196. Este importe es el siguiente:

  • Incapacidad Permanente Parcial (IPP), le corresponde una prestación abonada en un sólo pago de 24 mensualidades de la base reguladora.
  • Incapacidad Permanente Total (IPT), la prestación que le corresponde es de una pensión mensual y vitalicia. El monto es del 55% de la base reguladora.
  • Incapacidad Permanente Absoluta (IPA), la prestación económica que corresponde es una pensión mensual y vitalicia. Por un monto del 100% de la base reguladora.
  • Gran Invalidez (GI), le corresponde el monto de la Incapacidad Permanente Absoluta (IPA) y un complemento. Este complemento no puede ser menor del 45% del monto que percibe por pensión.

¿Cómo solicitar la incapacidad permanente?

La solicitud de incapacidad permanente por lo general lo hace el trabajador cuando se encuentra de baja médica. Pero puede ser solicitada por cualquier organismo o persona que participe en el procedimiento médico. En nuestro despacho de abogados la podemos pedir por ti.

Los organismos que pueden hacer la solicitud son la Mutua de Accidentes de Trabajo y el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS). También la puede solicitar el médico especialista que esté atendiendo al trabajador, quién no puede hacer la solicitud es el empleador.

Estas instituciones pueden iniciar el expediente de incapacidad permanente, cuando consideren que las lesiones del trabajador son suficientes para justificar la incapacidad. Pero en caso de que no existan estas condiciones ni una incapacidad temporal previa la solicitud la debe hacer el propio trabajador.

Procedimiento para solicitar la incapacidad permanente

El trabajador para iniciar el procedimiento éste debe llenar el modelo de solicitud de incapacidad permanente. Esta solicitud debe ir acompañada de la documentación necesaria para comprobar la incapacidad. Entre los documentos que se pueden aportar están los siguientes:

  • Historial médico de la sanidad pública.
  • Informes privados.
  • Y cualquier documento que permita certificar la gravedad de las lesiones o enfermedad.

Estos documentos junto con la solicitud deben ser presentados en cualquiera de los centros de atención e información del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS).

Este procedimiento para hacerlo de forma presencial hay que solicitar previamente una cita. También se puede hacer ingresando la sede electrónica del INSS y seguir las instrucciones que le dé el sistema.

Cuando se presente la solicitud, el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) tiene un plazo de 135 días para dar una respuesta. Por lo general la institución envía una carta de resolución de la incapacidad permanente, donde se reconoce -o no- la incapacidad, así como la cuantía a cobrar.

Cuando transcurren 135 días y no se ha dado una respuesta debe entenderse que la solicitud fue desestimada.

Requisitos para solicitar la incapacidad permanente

Los requisitos para cada grado de incapacidad son diferentes, entre ellos están los siguientes:

Incapacidad Permanente Parcial (IPP)

  • No tener la edad de jubilación.
  • Tener el  alta en la Seguridad Social o encontrarse en una condiciones de asimilado al alta.
  • La cantidad de cotización no es necesaria cuando es un accidente laboral o no, o una enfermedad profesional.
  • Cuando la solicitud se debe a una enfermedad común, se requiere 1.800 días cotizados. Estos deben haber sido dentro de los 10 años antes de la solicitud de incapacidad temporal de la que se origina la invalidez.
  • Los menores de 21 años deben acreditar que al menos han trabajado la mitad de los días de su vida desde que cumplieron 16 años. Hasta el momento que inició la incapacidad temporal previa.

Incapacidad Permanente Total (IPT)

  • No tener la edad de jubilación.
  • Tener el  alta en la Seguridad Social o encontrarse en una condiciones de asimilado al alta.
  • La cantidad de cotización no es necesaria cuando es un accidente laboral o no, o una enfermedad profesional. En caso de tratarse de enfermedad común se requiere:
  • Los menores de 31 años es obligatorio haber cotizado un tercio del tiempo a partir que cumplieron los 16 años. Hasta el momento en que se originó la incapacidad.
  • Los mayores de 31 años, es indispensable haber cotizado como mínimo cinco años.

Incapacidad Permanente Absoluta y Gran Invalidez

  • No tener la edad de jubilación y en caso de tenerla no tener el derecho a cobrar la jubilación. Esto por no tener 15 años cotizados.
  • Tener el  alta en la Seguridad Social o encontrarse en una condiciones de asimilado al alta.
  • Para los casos de accidente laboral y de enfermedad no se exige número de cotización.

En caso de tratarse de enfermedad común se requiere:

  • Los menores de 31 años es obligatorio haber cotizado un tercio del tiempo a partir de que cumplieron los 16 años. Hasta el momento en que se originó la incapacidad.
  • Los mayores de 31 años, es indispensable haber cotizado como mínimo cinco años.

¿Te ha gustado el artículo?

5/5 - (2 votos)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Call Now ButtonLlámenos sin compromiso Ir arriba