Impuesto de Sucesiones y Donaciones en Madrid: Aspectos clave

Impuesto sucesiones Madrid

Cuando una persona fallece, sus bienes pasan a los herederos o legatarios, quienes deben pagar el impuesto de sucesiones en Madrid según lo establecido en el artículo 21.1 de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria (LGT).

Es importante tener en cuenta que cada comunidad autónoma establece sus propios parámetros para estos gravámenes, lo que significa que pueden existir diferencias significativas en cuanto a su cuantía, bonificaciones y deducciones, específicamente en relación al impuesto de sucesiones en Madrid.

Podemos ayudarte.

En Ródenas Abogados somos abogados especialistas en derecho de sucesiones. Si necesitas un despacho con amplia experiencia en presentación de impuestos, contacta con nosotros e infórmate sin compromiso. 

¿En qué consiste el impuesto de sucesiones en Madrid?

El impuesto de sucesiones en Madrid es un tributo que deben abonar los beneficiarios de una herencia o legado para poder reclamar sus derechos sobre la misma. Esta obligación también se extiende al cobro de un seguro de vida, donde igualmente se aplica esta carga impositiva.

En la Comunidad de Madrid, la regulación de estos impuestos se encuentra establecida en el artículo 48 de la Ley 22/2009. Sin embargo, es importante destacar que el impuesto ha experimentado una reducción significativa gracias a una bonificación establecida, lo que beneficia considerablemente a los contribuyentes y herederos.

Debido a esta bonificación, la cuota tributaria ha disminuido notablemente, lo que ha llevado a algunos a creer erróneamente que no hay que pagar impuestos por las herencias. Sin embargo, aunque la cuota ha sido reducida, sigue siendo aplicable a una tasa del 1,00%.

¿Dónde se cancela el impuesto de una sucesión en Madrid?

El lugar donde se debe cancelar el impuesto de una sucesión en Madrid depende de varios factores importantes, como el lugar de residencia del fallecido. En este sentido, la cuota tributaria se debe abonar en el lugar donde el fallecido tenía su residencia habitual.

Si el fallecido ha cambiado de residencia en varias ocasiones, se considerará como domicilio fiscal el lugar donde haya vivido la mayor parte del tiempo durante los últimos cinco años. Esto determinará el lugar donde se debe cancelar el impuesto de una sucesión en Madrid.

Estas medidas se establecen para evitar intentos de declarar mudanzas a otras comunidades autónomas con el fin de pagar menos impuestos de los debidos en Madrid.

Es importante destacar que, incluso si el heredero o legatario no reside en Madrid, deberá abonar los impuestos correspondientes en dicha comunidad autónoma.

Plazos de pago y las formas de liquidación de los impuestos de sucesiones en la Comunidad de Madrid

Es esencial estar al tanto de los plazos establecidos para la presentación de los impuestos relacionados con las sucesiones. Cumplir con estos plazos es fundamental para evitar problemas y retrasos en el proceso.

Antes de realizar el pago de los impuestos, es necesario realizar varios trámites previos y recopilar la documentación requerida. Uno de los primeros pasos es solicitar el certificado de defunción en el Registro Civil.

Con este certificado en mano, se debe acudir al Registro General de Actos de Última Voluntad para obtener la certificación correspondiente.

En caso de existir testamento, los herederos deben presentarlo. Si no hay testamento, será necesario obtener una declaración de herederos emitida por un notario.

Los plazos para presentar los impuestos de sucesiones en Madrid son de seis meses a partir de la fecha de fallecimiento del testador. Además, existe la posibilidad de solicitar una prórroga de seis meses adicionales, siempre y cuando la solicitud se realice dentro de los primeros cinco meses posteriores al fallecimiento.

La prórroga que otorgue comienza a contarse a partir que finalice el plazo de seis meses establecido por la ley. También se establecerá el correspondiente pago de los intereses de demora.

¿Cómo se liquida el impuesto de sucesiones?

La forma cómo se calcula la liquidación de la herencia es la siguiente:

  • Lo primero que hay que hacer es sumar el valor real de los derechos y bienes con el ajuar doméstico. Este resultado se llama masa hereditaria bruta.
  • Lo siguiente es restar las deudas, cargas y los gastos deducibles, con esto se obtiene la masa hereditaria neta. Este resultado se divide entre cada heredero de acuerdo con lo establecido en la ley o el testamento, con esto se consigue la parte individual hereditaria.
  • A la parte individual hereditaria se le suman los seguros en caso de que existan y con ello se consigue la base imponible. Cuando se aplican las reducciones se obtiene la base liquidable del impuesto.
  • Cuando se establece el porcentaje o tarifa del impuesto se obtiene la cuota íntegra y se le agrega el coeficiente multiplicador, con ello se consigue la cuota tributaria. Por último, se deduce las últimas bonificaciones y consigue el total a ingresar.

La liquidación del Impuesto de Sucesiones se puede hacer de dos formas, que son las siguientes:

Liquidación administrativa

Tiene lugar cuando el interesado aporta la documentación requerida y solicitan que la Administración Tributaria que determine la propuesta de liquidación provisional. Luego la Administración notifica el resultado y el plazo para ingresar la deuda tributaria.

Autoliquidación

Se produce cuando los interesados son los que determinan el importe de la deuda tributaria y, para ello debe utilizarse el Modelo 650. Para optar por este procedimiento es necesario que todos los interesados en la sucesión se encuentren incluidos en la misma declaración o documento y que todos estén de acuerdo.

Documentación Necesaria para el Pago de Impuestos de Sucesiones

Documentación necesaria para el pago de impuestos de sucesiones:

  1. Certificado de defunción: Se solicita en el Registro Civil y debe contener todos los datos del fallecido. Es recomendable llevar el libro de familia.
  2. Declaración de herederos: Se obtiene a través de un acta notariada solicitada ante un Notario en caso de que el fallecido no haya dejado testamento.
  3. Certificado de Actos de Última Voluntad: Se solicita en el Registro General de Actos de Última Voluntad, y se requiere el certificado de defunción del fallecido. Este certificado indica si el fallecido dejó testamento y en qué notaría se encuentra depositado.
  4. Fotocopias del DNI: Se necesitan copias del Documento Nacional de Identidad del fallecido y de todos los interesados o beneficiarios.
  5. Certificación del Registro de Contratos de Seguro de Cobertura de Fallecimiento: En caso de existir un seguro de vida, se requiere este documento del Registro de Contratos de Seguro.
  6. Escritura pública de manifestación de herencia: Se solicita al notario y contiene la valoración y el inventario de los bienes del fallecido que forman parte de la herencia.
  7. Escritura pública de partición de herencia: Se otorga por el notario y se realiza la adjudicación de los bienes entre los herederos.
  8. Modelo 650: Si optas por realizar el trámite de manera telemática, es necesario completar correctamente el modelo 650.

En caso de tener cualquier duda, puedes solicitar a Ródenas Abogados información adicional de cómo realizar estas diligencias.

¿Dónde se realiza la presentación de los impuestos de sucesiones?

Tienes dos opciones disponibles, ambas igualmente sencillas y eficaces. La primera opción es la tradicional: puedes presentar los impuestos de sucesiones asistiendo físicamente a las oficinas de Administración Tributaria. La segunda opción es la vía telemática, que ofrece comodidad y rapidez.

Si optas por la vía de la liquidación administrativa, el órgano recaudador determinará el importe a pagar y establecerá los plazos correspondientes. Después de presentar la documentación requerida, deberás guardar la notificación oficial.

Es importante tener en cuenta que, bajo este sistema, los bienes heredados no podrán ser utilizados o disfrutados hasta que se haya completado el proceso de liquidación y se hayan liberado los gravámenes correspondientes.

Por otro lado, está el sistema de autoliquidación, ampliamente utilizado por su facilidad de uso. En este método, los contribuyentes presentan declaraciones relacionadas con los bienes heredados.

La presentación de la liquidación del Impuesto de Sucesiones en Madrid no necesariamente requiere una manifestación de herencia emitida por un notario. La legislación permite la presentación de un documento privado que cumpla con ciertos requisitos.

Este documento debe contener información detallada sobre los herederos, así como la valoración e inventario de los bienes y obligaciones del fallecido. La presentación puede realizarse de forma telemática o en las oficinas correspondientes.

Para la presentación telemática, se puede utilizar el programa de ayuda disponible en el sitio web de la Comunidad de Madrid. Una vez completado el formulario y adjuntada la documentación requerida, el sistema generará un número de presentación para su uso en los diferentes registros.

Para la presentación en las oficinas liquidadoras, se puede descargar el Programa de Ayuda al Contribuyente desde el sitio web oficial. Después de completar los datos y generar los formatos de autoliquidación, se puede acudir a cualquier oficina liquidadora para presentar los documentos físicamente y, si es necesario, realizar el pago correspondiente en el banco.

En resumen, la presentación del impuesto de sucesiones puede realizarse de manera telemática o presencial en cualquiera de las 24 oficinas liquidadoras disponibles en la Comunidad de Madrid.

¿Cuáles son las bonificaciones y reducciones para cancelar los impuestos de sucesiones?

Para lograr aplicar las reducciones en caso de cancelación de impuestos por sucesión se observan los siguientes casos, según la base imponible sobre ellos. Esto es valor de los bienes, gastos deducibles y deudas.

Por el grado de parentesco

Se aplica según el grado de parentesco que existía entre el causante y el heredero o legatarios.

  • A los hijos naturales o adoptados de menos de 21 años de edad. 16.000€ más 4000€ por cada año que falte hasta llegar a los 21 años. Esto no excederá nunca 48000€.
  • A los hijos naturales o adoptados de más de 21 años de edad, así como a los conyugues y los ascendientes también.
  • Parientes de segundo y tercer grado colaterales y los ascendientes y descendientes por grado de afinidad, en 8.000€.
  • Parientes colaterales de cuarto grado y más no aplican reducciones.

Reducción por discapacidad

En cuanto a la reducción que se obtiene por discapacidad esta es directamente proporcional al grado de minusvalía que tiene el heredero o legatario.

  • Para los grados superiores o iguales a 33% se dará una reducción de 55.000€
  • Para los grados superiores o iguales a 65% se dará una reducción de 153.000€

Reducción por seguro de vida

Cuando el beneficiario del seguro de vida sea un cónyuge, ascendiente, descendiente, adoptante o adoptado, aplicará una reducción del 100% hasta un límite de 9.200€. Esto aplica con carácter único así los seguros de vida sean varios.

Reducción por vivienda habitual

Sobre el valor neto de una vivienda de una herencia se aplica una reducción de 95%, sin exceder un límite de 123.000€ en relación a cada heredero o legatario, bajo condicionantes:

  • Sea beneficiario el cónyuge, ascendientes o descendientes del testador o causante.
  • Se trate de un pariente colateral del difunto que haya tenido una convivencia al menos durante los 2 años anteriores al fallecimiento.
  • La adquisición de la vivienda por herencia se resguarde durante 5 años posteriores al fallecimiento, salvo que el beneficiario fallezca antes.

Reducción por empresa Individual

Aplica un valor de reducción de 95% sobre el neto de la empresa, participación o negocio, si existen tales condicionantes presentes, como:

  • El beneficiario sea el cónyuge, descendientes o adoptados.
  • No existiendo descendiente o adoptados, se aplicará a los ascendientes, adoptantes y colaterales hasta el 3 grado.
  • Se mantenga la empresa durante 5 años después del deceso.

Reducción de bienes de patrimonio histórico

Existirá una reducción de 95% sobre la base imponible si existieran bienes de patrimonio histórico, siempre que existan aspectos como:

  • Sea beneficiario el cónyuge, descendientes o adoptados del causante.
  • El patrimonio histórico se mantenga luego de 5 años siguientes a la defunción, salvo muerte del beneficiario.

Bonificaciones del Impuesto de Sucesiones en Madrid

En la Comunidad de Madrid, las bonificaciones aplicables al impuesto de sucesiones se dividen en diferentes categorías:

  1. Bonificación del 99%: Esta bonificación es significativa, ya que implica que solo se debe pagar el 1% de la cuota del impuesto. Es importante destacar que esta bonificación se mantiene incluso después de que haya pasado el plazo de liquidación, siempre y cuando el pago haya sido solicitado por la Administración Tributaria. Esta bonificación del 99% se aplica a los herederos del primer grado de consanguinidad, así como a la pareja de hecho o al cónyuge.
  2. Bonificación del 15% para hermanos del causante: Esta bonificación del 15% se aplica exclusivamente a los hermanos del fallecido. Es importante señalar que esta bonificación solo está vigente para las herencias que hayan tenido lugar después de enero de 2019.
  3. Bonificación del 10% para sobrinos o tíos del fallecido: Al igual que la bonificación para hermanos, esta bonificación del 10% se aplica específicamente a los sobrinos o tíos del causante. Esta bonificación también entró en vigor después de enero de 2019.

Estas bonificaciones, especialmente la del 99%, reducen significativamente la carga fiscal para los herederos y beneficiarios de las sucesiones. Es importante tener en cuenta que, además del impuesto de sucesiones, las herencias también están sujetas al pago de la plusvalía municipal, la cual se liquida en el ayuntamiento y se determina en función del valor del suelo desde la primera adquisición hasta la última.

Progresividad del impuesto de sucesiones

El impuesto de sucesiones, regulado por el sistema tributario español, se activa al aceptar una herencia. Es decir, cuando fallece una persona y deja bienes a sus herederos, desde ese momento se inicia el plazo para liquidar y pagar el impuesto.

Sin embargo, este impuesto no es uniforme en todo el territorio español; su importe varía según el domicilio del fallecido o del heredero. Cada comunidad autónoma cuenta con un sistema tributario distinto en este aspecto.

El Impuesto de Sucesiones se caracteriza por ser progresivo, lo que significa que no posee un porcentaje fijo de gravamen. El gravamen general oscila entre un 7,65% y un 34%, al cual se le aplican luego las bonificaciones que otorga cada Comunidad Autónoma.

¿Cuáles son las consecuencias de no cumplir con el pago del impuesto de sucesiones y donaciones?

El incumplimiento del pago del Impuesto de Sucesiones y Donaciones dentro del plazo establecido conlleva varias sanciones económicas, reguladas por la Ley del Impuesto de Sucesiones y Donaciones, específicamente en su Artículo 40. Estas sanciones son las siguientes:

  1. Multa Fija por Infracción Grave: Cuando la infracción se considera grave, la sanción consiste en una multa fija de 500 euros. En caso de reincidencia, es decir, si la infracción se repite, la sanción se incrementa en un 100 por ciento.
  2. Recargos por Demora en el Pago: Además de la multa fija por la infracción, el incumplimiento del pago también conlleva recargos por demora, que se aplican según el tiempo transcurrido desde el vencimiento del plazo establecido para la presentación de la declaración o autoliquidación. Estos recargos son los siguientes:
    • Si la presentación se realiza después de los 3 meses del vencimiento, el recargo será del 5%.
    • Si la presentación se realiza después de los 6 meses, el recargo será del 10%.
    • Si la presentación se realiza después de los 12 meses, el recargo será del 15%.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Llamada teléfonoLlámenos sin compromiso
Scroll al inicio