Impuesto sobre el patrimonio

El impuesto sobre el patrimonio

El impuesto sobre el patrimonio es un tributo que pertenece al sistema tributario español, de carácter directo y naturaleza personal. Este tributo grava el patrimonio neto de las personas físicas al 31 de diciembre de cada año,

Este impuesto únicamente afecta a las personas físicas que tengan bienes en España sean residentes o no y es de carácter individual. El impuesto sobre el patrimonio es regulado por el Estado, pero cedido a las Comunidades Autónomas.

¿Qué es el Impuesto sobre el Patrimonio?

Es un tributo estrictamente individual, directo, personal y general que recae solamente sobre las personas físicas y es complemento del IRPF. La regulación de este impuesto está en la Ley 19/1991, 6 de junio, del impuesto sobre el patrimonio.

El impuesto sobre el patrimonio en España es un tributo establecido y que lo regula el Estado, y su rendimiento se cede totalmente a las comunidades autónomas. Como también se han cedido algunas competencias normativas, según lo establecido en la Ley orgánica 8/1980, con fecha 22 de septiembre, que es la ley de financiación de las comunidades autónomas.

La regulación se basa en el nuevo modelo de financiación dispuesto en la Ley 22/2009, con fecha de 18 de diciembre. En donde se regula el sistema de financiación de las comunidades autónomas que pertenecen al régimen común y las ciudades que tienen estatuto de autonomía.

La titularidad de las competencias de recaudación, revisión, gestión, inspección y liquidación del impuesto le pertenecen al Estado. Esto sin importar lo establecido en las correspondientes leyes de cesión a las comunidades autónomas.

Las comunidades autónomas tienen la potestad de modificar tarifas, aplicar reducciones en el mínimo exento. También pueden aprobar bonificaciones y deducciones y sobre la cuota del impuesto.

El impuesto sobre el patrimonio que se aplica sobre el patrimonio personal de las personas físicas. El cálculo se basa en el valor de todos los bienes que pertenecen al sujeto pasivo, se devenga el 31 de diciembre de cada año.

El tributo se aplica al patrimonio que le pertenece al sujeto pasivo en dicha fecha y se presenta vía online a través del Modelo 714. Esta presentación se debe hacer en las mismas fechas que la Declaración del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.

¿Cómo funciona el Impuesto sobre el Patrimonio en España?

La forma cómo funciona el Impuesto sobre el Patrimonio España es muy particular. Esto debido a que, a pesar de ser un impuesto regulado por el Estado, ha sido cedido a las comunidades autónomas del país.

En algunas comunidades autónomas se han efectuado cambios dentro de la regulación de este tributo. Los cambios realizados están relacionados con el porcentaje a pagar, algunos tipos de bonificaciones y la cantidad que corresponde al mínimo exento.

Entre las comunidades que han realizado cambios en la regulación de este tributo y aplican sus propias escalas autonómicas se encuentran: Cataluña, Murcia, Andalucía, Galicia, Asturias, Comunidad Valenciana, Islas Baleares, Navarra, Cantabria, Extremadura y el País Vasco, las demás comunidades aplican la escala estatal.

Las personas que residen en España este impuesto lo pagan de acuerdo con la normativa de la comunidad autónoma en la que residan. Los no residentes anteriormente pagaban este tributo según lo establecido en la normativa estatal.

Pero después de la reforma de la ley las personas no residentes pagan este impuesto de acuerdo con la normativa de la comunidad autónoma donde se encuentren sus bienes.

¿Cómo funciona el impuesto sobre el patrimonio en Madrid?

La Comunidad de Madrid, tiene como mínimo exento la cantidad de 700.000 euros, pero tiene una bonificación del 100%. Esto significa que ningún contribuyente que resida en este territorio tiene que pagar el impuesto sobre el patrimonio.

Los contribuyentes que deben presentar las autoliquidaciones son aquellos cuyos bienes y derechos tengan un valor mayor a 2.000.000 euros.

¿Cuáles bienes y derechos deben incluirse en la declaración del impuesto sobre el patrimonio?

Los bienes que deben incluirse en la declaración del impuesto sobre el patrimonio son los siguientes:

1. Bienes inmuebles

El valor que se toma como referencia en estos bienes es el mayor entre el valor catastral, el valor de adquisición o el comprobado por la Administración para otros tributos. En caso de que el inmueble se encuentre en construcción las cantidades que se toman como referencia son las satisfechas.

2. Depósitos en cuenta de ahorro o corriente, a plazo o a la vista

Estos deben ser los valorados a 31 de diciembre.

3. Bienes y derechos pertenecientes a actividades profesionales o empresariales

A estos se les toma el valor contable de acuerdo con las normas del Impuesto Sobre la Renta Personas Físicas.

4. Rentas temporales o vitalicias y seguro de vida

Se toman de acuerdo a su valor de rescate para el momento del devengo del impuesto.

5. Participaciones o acciones en fondos propios pertenecientes a cualquier tipo de entidad

 Estos serán valorados de acuerdo a su valor de negociación promedio del cuarto trimestre.

Vehículos con más de 125cc, aeronaves, pieles con carácter suntuario, joyas y embarcaciones

Para el cálculo se toma su valor de mercado de la fecha de devengo del tributo.

6. Antigüedades u Objetos de arte

El cálculo se realiza de acuerdo con su valor en el mercado en la fecha de devengo del tributo.

Concesiones administrativas, derechos reales, derechos derivados de la propiedad industrial e intelectual, pero sólo cuando hayan sido adquiridos de terceros.

¿Quién debe declarar el Impuesto sobre el Patrimonio?

La ley del Impuesto sobre el Patrimonio establece que están obligados a declarar las personas físicas residentes y no residentes en España. Las personas físicas no residentes deben declarar sólo cuando sean titulares de bienes o derechos que se encuentren en el territorio español.

Los contribuyentes que están obligados a presentar este tributo son los que una vez hayan cumplido con el impuesto el resultado que obtengan sea una cuota a ingresar. También deben presentar el impuesto los contribuyentes que el valor de sus bienes y derechos resulte superior a 2.000.000 de euros.

Esto después de calcularlos de acuerdo con la normativa que regula el impuesto y así resulte con cuota negativa. La cantidad mínima exenta en este impuesto se ha establecido en 700.000 euros y no tributan los primeros 300.000 euros pertenecientes al valor de la vivienda habitual.

El impuesto sobre el Patrimonio es una declaración de bienes y no de rentas, se grava es lo que se tiene, no las ganancias obtenidas durante el ejercicio.

El impuesto sobre el patrimonio no se paga por nada de lo que contenga el hogar, excepto las piezas de arte. Tampoco se paga por los activos comerciales, derechos de pensiones, participaciones en empresas familiares, derechos de propiedad intelectual entre otras.

¿Cuándo debe presentarse la declaración del Impuesto sobre el Patrimonio?

El comunicado del Impuesto sobre el Patrimonio establece que la declaración de este tributo se debe hacer entre los meses de abril, mayo y junio. El devengo por lo general se hace hasta el último día del año anterior, es decir, hasta el 31 de diciembre.

La declaración de este tributo se debe presentar por vía telemática, para ello se necesita el Documento Nacional de Identidad o certificado electrónico o Cl@ve PIN. La presentación se debe hacer en el modelo 714 que para cumplimentarlo se puede descargar el programa de ayuda que proporciona la Agencia Tributaria en su Sede Electrónica.

El comunicado del Impuesto sobre el Patrimonio también incluye algunas novedades del Impuesto de Patrimonio a partir del 2021. Entre ellas está una modificación en la escala estatal donde se aumenta un punto el marginal máximo del tipo de gravamen. Con esta modificación la escala estatal pasa de 2,5% a 3,5%.

La otra modificación en el seguro de vida que se computaba por su valor de rescate a la fecha de devengo. Ahora en los casos que el tomador no esté facultado para ejercer el derecho de rescate total en la fecha de devengo, será computado en la declaración por el valor de la provisión matemática.

Ley del impuesto sobre el patrimonio noticias jurídicas

Las últimas noticias jurídicas dan cuenta de que la reforma fiscal aprobada en el mes de julio de 2021 a través de la Ley 11/2021, de 9 de julio. Se ha establecido un cambio en el impuesto sobre el patrimonio, donde resultan afectados los contribuyentes que vivan en las comunidades autónomas donde este tributo no esté bonificado.

 Con esta modificación los propietarios de inmuebles pueden verse obligados a tributar más por los inmuebles que adquieran a partir de enero de 2022. Porque estos deberán ser valorados de acuerdo con el nuevo Valor de Referencia de Catastro. Esta es una valoración que se calcula a través de precios de transacciones de propiedades.

Los contribuyentes antes de la aprobación de la Ley contra el fraude fiscal hacían la declaración de los inmuebles en este tributo según el mayor de los siguientes valores: valor de la adquisición, el valor comprobado por la Administración a efectos de otros tributos, el valor catastral, el precio o contraprestación.

La Ley 11/2021, de 9 de julio o Ley contra el fraude fiscal establece que el contribuyente está obligado a valorar los inmuebles al valor de referencia de Catastro. También se debe tributar a este valor al recibir en donación o heredar una vivienda. Esta normativa sólo se aplica a los inmuebles adquiridos a partir de enero de 2022.

Compartir:

¿Te ha gustado el artículo?

5/5 - (5 votos)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba
Call Now ButtonLlámenos sin compromiso