Impuestos transmisiones patrimoniales - Te ayudamos con los tributos

El impuesto de transmisiones patrimoniales (ITP)

Es muy probable que en reiteradas ocasiones hayas escuchado acerca del impuesto de transmisiones patrimoniales. Sin embargo, es mucho más común que no tengas aún definido exactamente cómo funciona o para qué sirve.

El impuesto de transmisiones patrimoniales se refiere a un tipo de tributo colateral que rige la compra o venta de residencias y se debe pagar en las Comunidades Autónomas españolas.

Si necesitas asesoría fiscal especializada, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

¿Qué es el impuesto de transmisiones patrimoniales?

Como bien mencionamos antes el impuesto de transmisiones patrimoniales se trata de un impuesto que impone el aumento del capital después de llevarse a cabo una compraventa.

En la actualidad, se considera una de las formas de tributo de transmisiones del patrimonio y actos jurídicos documentados (ITPAJD).

El valor de este tipo de impuesto no es igual para todas las comunidades autónomas. De hecho, en función de la ubicación de la residencia puede variar.

Adicionalmente, las características asociadas y el coste definitivo de la vivienda, también juegan un papel importante en el importe a pagar.

En la Comunidad de Madrid, por ejemplo, se debe pagar un valor equivalente al 6% de la compraventa como impuesto de transmisiones patrimoniales.

No obstante, existen también bonificaciones de acuerdo con la Comunidad Autónoma donde se ejecute el negocio de venta.

¿Cómo se hace la recaudación?

La recaudación del impuesto de transmisiones patrimoniales se encuentra bajo las directrices de la respectiva Comunidad Autónoma. Por ello, los contribuyentes pueden verse afectados en menor o mayor escala por la aplicación de este tributo.

En cualquier caso, siempre depende de la Comunidad Autónoma en la que se encuentra físicamente la vivienda en venta.

En la mayoría de los casos, este tributo aplica en aquellas compraventas de residencias o coches de segundo uso, en las que el interesado en comprar se encuentra en obligación de pagar este impuesto

La cuota final del tributo se fija estimando el porcentaje sobre el coste real de la propiedad adquirida.

¿Qué abarca el impuesto de transmisiones patrimoniales?

El ITP grava la transmisión de patrimonio costoso dentro del territorio español. Además, tiene aplicación en el proceso constitutivo de pensiones, derechos reales, arrendamientos, promesas, concesiones administrativas y fianzas.

Para no incurrir en la aplicación doble de este tributo no se llevan a cabo gestiones sujetas al IVA. Para comprender un poco mejor, es posible explicarlo con un ejemplo simple:

La compraventa de una casa está sometida al IVA cuando quien vende sea el constructor. En cambio, debe aplicarse el ITP cuando se trata de un vendedor particular.

¿Quiénes están obligados a pagar el impuesto de transmisiones patrimoniales?

El sujeto pasivo del tributo es el individuo cuya arca patrimonial aumenta con el acto de compraventa.

Es decir, durante el proceso de compraventa es el comprador quien debe pagar el porcentaje correspondiente al impuesto de transmisiones patrimoniales.

Cuando se trata de expedientes de dominio, debe hacerse cargo del pago del tributo quien adquiera el derecho sobre el inmueble o propiedad.

Al generarse pensiones y préstamos serán el pensionista y prestatario respectivamente. De esta manera de manejar cualquier tipo de pago relacionado con la imposición de ITP.

¿Cómo se realiza el cálculo del impuesto de transmisiones patrimoniales?

Tal cual como sucede en el resto de los impuestos que se conocen actualmente, el impuesto de transmisiones patrimoniales se calcula usando un tipo de tributario a una base liquidable.

La base impuesta se trata del valor verdadero de la propiedad o derecho que se transmite.

En el caso de una hipoteca, por ejemplo, la base liquidable no es otra que el capital garantizado. Esto último, incluye indemnizaciones, intereses y otros conceptos asociados.

Para definir la asignación tributaria es necesario aplicar el tipo que corresponde:

  • Se fija un tipo subsidiario equivalente al 6% para el traspaso de bienes. No obstante, prepondera la modalidad que se haya determinado en cada Comunidad Autónoma según sea el caso.
  • La constitución de derecho reales de préstamos, pensiones, fianzas y garantías contribuye al 1% en función de la base imponible.
  • En el supuesto de arrendamientos se aplica un importe que tiene que ver directamente con la Comunidad Autónoma.

¿Cómo y cuándo se debe pagar el impuesto de transmisiones patrimoniales?

El impuesto de transmisiones patrimoniales es devengado en el momento en el cual se realiza la acción o contrato. Al adecuarse a la normativa tributaria general, el plazo de caducidad es de cuatro años. Esto se declara en el modelo 600, 620, 621 o 630.

Esta gestión puede llevarse a cabo ante la Delegación de Hacienda de la Comunidad Autónoma o también vía online por medio de la web. Para poder liquidar el ITP se cuenta con un período de tiempo no mayor a 30 días. Este plazo empieza a contarse desde el momento en el que se realiza la operación gravada.

Otras operaciones societarias relacionadas alimpuesto de transmisiones patrimoniales

Las operaciones societarias también se rigen por la aplicación del impuesto de transmisiones patrimoniales. Particularmente, se encuentran sujetas:

  • La conformación y separación de sociedades. Asimismo, el cambio de su capital social.
  • Los aportes sociales que no supongan cambios del capital social.
  • La importación de sociedades extracomunitarias.

De igual modo, es importante mencionar que quedan exentas de este tributo operaciones como el cambio de estatutos y escrituras.

Además, las operaciones de reestructuración del capital o ampliación del mismo con cargo a reservas por prima de emisión de actos.

Y, a pesar de que entidades de otros países con sede en España, no se encuentren dentro de los contribuyentes del ITP, sí deben pagar impuestos por concepto de gestiones realizadas mediante sucursales o establecimientos permanentes.

Hay que destacar que se comparan a la sociedad las figuras autónomas, herencias yacentes, las comunidades de bienes y algunos otros.

En este tipo de escenarios, debe ser la sociedad quien debe asumir el pago del tributo. Sin embargo, cuando se refiere a disoluciones o reducción del capital, el sujeto pasivo es quien adquiere los derechos y bienes.

Actos Jurídicos Documentados y el impuesto de transmisiones patrimoniales

Se trata de la tercera forma del impuesto de transmisiones patrimoniales. En este caso, grava todos tipo de documento mercantil, notarial y administrativo.

De acuerdo con el documento gravado, el valor del tributo se define a partir de una cuota fija o variable.

Documentos notariales:

Se refiere a todo tipo de actas, escrituras y testimonios notariales. La persona a cargo de pagar el impuesto en este tipo de casos es el sujeto pasivo que adquiere los derechos sobre la propiedad. Además, todas las personas que soliciten los documentos notariales.

Documentos administrativos:

Son todas las anotaciones preventivas que se efectúen en Registros Públicos. Así como también, la recuperación y el traspaso de grandezas y títulos nobiliarios.

En el caso de anotaciones preventivas será el sujeto que solicite este tipo de documento, quien deba pagar el tributo.

Documentos mercantiles: Esta sección agrupa documentos que realizan gestiones de giro y letras de cambio. En el caso de letras de cambio, debe ser el librado quien se haga cargo de pagar el valor del impuesto.

Documentos mercantiles:

Para la documentación de giros, asumirán el pago del impuesto de transmisiones patrimoniales las entidades o personas que lo expidan.

Otros aspectos a tener en cuenta sobre el ITP

El impuesto de transmisiones patrimoniales se puede someter a salvedades y beneficios fiscales. Esto último, depende exclusivamente de la ley reguladora o de la Comunidad Autónoma.

Además, dichos beneficios pueden estar condicionados a las condiciones en las cuales se obtienen los derechos de la propiedad.

Por ejemplo, se habla de la existencia de bonificaciones para adquirir la primera casa de los jóvenes. Asimismo, aplica en casos como residencias para familias numerosas y compra de casas de protección oficial.

El ITP en la compra de casas

El impuesto de transmisiones patrimoniales en la compra de una vivienda también se trata de un aspecto muy importante. Como se plantea antes, se debe pagar este tributo en la compraventa de un inmueble entre personas particulares.

En otras palabras, esto quiere decir que únicamente se gravan el segundo y siguientes traspasos.

Se aplica de este modo porque la primera gestión de compraventa rige por el IVA. Esto se debe a que el primer vendedor será en cualquier caso un promotor inmobiliario y no una persona particular.

En el supuesto de someterse al impuesto de transmisiones patrimoniales es necesario tener en consideración el reglamento autonómico, que define el tipo aplicable y las probabilidades de beneficiarse de alicientes fiscales.

¿Cómo funciona el impuesto de transmisiones patrimoniales en el arrendamiento de viviendas?

En este tipo de casos se debe proceder con la aplicación tarifaria determinada por la ley de renta y duración pactadas. Como sucede en el caso anterior, cada Comunidad Autónoma se encarga de aplicar un tipo de impuesto y beneficios.

La responsabilidad de pago recae sobre el arrendatario. En tal sentido, está obligado a liquidar y abonar el tributo después de haber firmado el contrato. Si el arrendatario recibe el primer mes de renta sin solicitar justificante de pago del impuesto de transmisiones patrimoniales será responsabilizado del subsidio del pago del tributo.

Compartir:

¿Te ha gustado el artículo?

5/5 - (3 votos)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba