¿Cuánto tiempo dura la garantía de un coche de segunda mano?

Garantía compraventa vehículo segunda mano

La garantía de un vehículo de segunda mano se obtiene al adquirirlo en un negocio de ocasión o en un concesionario. Con respecto a garantía, tiene su propia cobertura y condiciones específicas, que son diferentes a las ofrecidas para vehículos nuevos.

No solo eso, cuando se compra un vehículo de ocasión a un particular mediante un contrato de compraventa, la garantía debe negociarse y tiene una duración máxima de seis meses según lo establecido en el artículo 1.490 del Código Civil.

Es importante destacar, que la garantía al adquirir un vehículo de segunda mano es un derecho que tiene el comprador, y este derecho está estipulado por ley.

Podemos ayudarte.

En Ródenas Abogados somos abogados especialistas en derecho civil. Si necesitas un despacho con amplia experiencia en garantías de vehículos, contacta con nosotros e infórmate sin compromiso. 

¿Qué derechos tiene el comprador al adquirir un coche usado?

Para empezar, los derechos del comprador al adquirir un vehículo de segunda mano están establecidos en el Real Decreto Legislativo 1/2007, del 16 de noviembre, que corresponde a la Ley General para la Defensa de Consumidores y Usuarios.

De ahí que esta ley esté destinada a prevenir estafas y garantizar que el comprador obtenga un vehículo en condiciones adecuadas. Esta ley protege al comprador contra posibles defectos ocultos presentes en el momento de la negociación, ya sea que el vehículo provenga de un concesionario, un particular o un profesional.

Además, las partes pueden acordar la ausencia de garantía legal o una garantía de duración limitada, e incluso especificar que la garantía cubra solo ciertas partes o componentes del vehículo.

En general, la garantía proporciona cobertura contra vicios ocultos que no fueron detectados antes de formalizar la compra, asegurando así la protección del comprador.

Tipos de garantías para vehículos de segunda mano

Ahora, hay que fijarse muy bien y dejar claro, que no se aplican las mismas garantía post-venta no son las mismas si se adquiere el vehículo a un compraventa profesional o a un particular. Por ello, a continuación explicamos ambas situaciones:

Garantía de vehículos de segunda mano entre particulares

Cuando se trata de la compra de un coche entre particulares, no se aplica la regulación de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios, lo que significa que los vendedores particulares no están obligados a ofrecer ninguna garantía de acuerdo con esta ley.

Sin embargo, se aplica el Código Civil que incluye disposiciones que regulan las ventas de productos entre particulares. Específicamente, los artículos 1461 y 1484 del Código Civil que hablan sobre el saneamiento de la cosa vendida y los defectos de la misma, respectivamente.

Así las cosas, la garantía para un vehículo usado vendido entre particulares con vicios ocultos es de seis meses, contados desde la entrega del vehículo. No hay que olvidar, que las partes también pueden llegar a un acuerdo en caso de que surja algún defecto en el vehículo.

Además, existen dos vías de reclamación para vehículos de segunda mano, con unos plazos determinados en función del daño ocasionado:

Acción por incumplimiento

El artículo 1.124 del Código Civil permite usar una condición resolutoria tácita, lo que significa deshacer el contrato, si se ha entregado un bien defectuoso, pudiendo reclamar una indemnización por los daños y perjuicios ocasionados.

En este caso, se ha entregado una cosa diversa o «aliud pro alio», ya que el objeto no sirve para el fin al que estaba destinado, así como por la insatisfacción del comprador. Por ejemplo, problemas con el ordenador de a bordo, pérdida de potencia, gripaje del motor o alteración del cuentakilómetros.

A parte de esto, el plazo para ejercer la acción por incumplimiento contractual es de cinco años a contar desde la compraventa, que es el plazo general de prescripción previsto en el artículo 1964 del Código Civil.

Acciones por vicios ocultos, redhibitoria y quanti minoris

En caso de vicios ocultos, como anomalías en la caja de cambios, fallos constantes en el engranaje de cambios y en la pantalla del navegador, o averías en el sistema antivuelco y eléctrico de la capota, el comprador puede rescindir el contrato en virtud de la acción redhibitoria o solicitar una rebaja del precio, denominada en el argot jurídico como acción de quanti minoris. Esto es aplicable excepto cuando los vicios son manifiestos o están a la vista.

Así las cosas, los vendedores particulares deben cubrir las averías por vicios ocultos, de acuerdo con lo establecido en el Código Civil español. De ahí, que en estos casos, el plazo de garantía establecido para estos casos es de seis meses.

Garantía de vehículos de segunda mano a profesionales

Los concesionarios y vendedores profesionales de vehículos están obligados por ley a cumplir con ciertos estándares. Llegado ese momento, hay que asumir la responsabilidad por cualquier avería debido a vicios ocultos o defectos de material que presente el vehículo.

Por ejemplo, de acuerdo con la nueva Ley de Garantías de la Unión Europea, los vendedores profesionales de coches de segunda mano están legalmente obligados a ofrecer una garantía mínima de 12 meses o 1 año (el doble que entre particulares). Además, deben cubrir el costo de las reparaciones, lo que ha aumentado la confianza entre los compradores. Es importante destacar que esta obligación no aplica a los vendedores particulares.

Anteriormente, el plazo de garantía estaba limitado a doce meses, pero con la nueva Ley se ha extendido a dos años, aunque puede reducirse a uno mediante acuerdo entre las partes. Sin embargo, existen excepciones, como cuando el vehículo está destinado a un uso empresarial, en cuyo caso la garantía no es obligatoria.

Ahora bien, hay que dejar claro, que según la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios, los compradores tienen un plazo de 12 meses o 1 año a partir de la fecha de entrega del vehículo para realizar reclamaciones por defectos. Pasado este tiempo, no podrán exigir ninguna responsabilidad al vendedor.

La garantía de coches de kilómetro cero

En cuanto, a los vehículos de kilómetro cero son aquellos que se venden en los concesionarios con muy pocos kilómetros de recorrido, pero que ya han tenido una primera matriculación, lo que los clasifica como vehículos de segunda mano. En estos casos, los concesionarios aplican el artículo 123 del Real Decreto Legislativo 1/2007, que establece un plazo de garantía de dos años.

Estos vehículos generalmente no han salido del concesionario, aunque ya han sido matriculados. Además, en ocasiones cuentan con la garantía otorgada por el fabricante, la cual suele tener una duración mínima de dos años. Es más, esta garantía puede ser prolongada a cambio de financiar el vehículo con el fabricante o por un pequeño costo adicional.

Otro aspecto vital, es que a partir del 1 de enero de 2022, la garantía legal para los coches nuevos se ha extendido hasta 3 años, contados desde la fecha de matriculación y sin límite de kilómetros.

¿En qué casos se aplica la garantía de un coche de segunda mano?

La garantía de un vehículo de segunda mano solo se activa en caso de un defecto oculto. Para que la garantía surta efecto, hay que demostrar que la avería no es resultado del desgaste normal o del uso cotidiano, ya que en ese caso el vendedor no tendría responsabilidad alguna.

Lo más habitual es que, es que las averías por desgaste o uso son aquellas derivadas del uso diario del vehículo, como el fundido de una bombilla, el desgaste de los neumáticos o de las pastillas de freno. Tales daños deben ser asumidos por el comprador, sin que el vendedor tenga ninguna obligación al respecto.

Otra condición para hacer valer la garantía de un vehículo usado es que el desperfecto no fuera evidente antes de la compra. Esto implica que si el vehículo presenta un defecto funcional que no pudo ser detectado previamente a la transacción, no se podrá presentar reclamación alguna posteriormente.

Por ello, se aconseja al comprador exigir las reparaciones necesarias antes de proceder con la compra del vehículo. Asimismo, se recomienda al vendedor proporcionar información precisa y clara sobre todos los aspectos relevantes del vehículo.

¿Cómo debe exigirse la garantía de un vehículo de segunda mano?

Al comprar un coche de segunda mano en un concesionario o a un profesional, la garantía debe estar claramente establecida en el contrato de compraventa, detallando las condiciones de manera precisa.

Es imprescindible, la inclusión de la garantía en el contrato de compraventa facilita ya que la toma de acciones legales en caso de que el vendedor se niegue a cumplir con sus responsabilidades, siempre y cuando la reclamación se encuentre dentro de los términos acordados.

Sin embargo, al comprar un vehículo a un particular, no es obligatorio que el contrato indique una garantía de seis meses. Por lo tanto, si se busca hacer valer la garantía en este caso, no se podrá basar en el contrato de compraventa.

En tales circunstancias, si el particular no reconoce su responsabilidad contractual, será necesario presentar una denuncia. Una vez interpuesta la denuncia, se podrá exigir legalmente el cumplimiento de las obligaciones correspondientes.

Es importante tener en cuenta que si se ha inspeccionado personalmente el coche y se tiene conocimiento sobre posibles defectos, no se podrá exigir la aplicación de ninguna garantía. En ese caso, el comprador asume la responsabilidad por la compra.

Recomendaciones a la hora de comprar un coche usado

Para evitar complicaciones después de adquirir un vehículo de segunda mano, es crucial prestar atención a las siguientes recomendaciones:

  1. Exige un certificado mecánico que acredite el buen estado del vehículo, reduciendo así las posibilidades de futuros problemas.
  2. Realiza una prueba de conducción para evaluar el funcionamiento del vehículo y solicita un informe detallado de su historial. Asegúrate de que todas las revisiones estén al día.
  3. Antes de la venta, el vendedor debe realizar una inspección exhaustiva del vehículo en un taller mecánico de confianza. Solicita un informe por escrito para garantizar la transparencia en la transacción.
  4. Examina minuciosamente el vehículo para detectar posibles defectos o daños ocultos antes de realizar la compra.
  5. Como comprador de un vehículo de segunda mano, tienes derecho a exigir compensación o reparación en caso de averías por daños ocultos.
  6. Tanto el vendedor como el comprador pueden considerar la posibilidad de adquirir un seguro de garantías mecánicas por un año.

¿Qué es un seguro de garantías mecánicas? El seguro de garantías mecánicas cubre cualquier avería que pueda surgir durante el tiempo de cobertura contratado. Esta opción es ideal para vehículos que no cuentan con garantía oficial, proporcionando tranquilidad en caso de averías después de la compra o venta.

Para el vendedor, este seguro elimina la preocupación por posibles averías ocultas, ya que no tendrá que hacerse cargo de las reparaciones ni devolver el dinero recibido por la venta.

Por su parte, el comprador recibe la seguridad de que todo funciona correctamente. En caso de avería, no tendrás que realizar ningún pago, ya que todos los gastos serán cubiertos por el seguro.

Si necesitas la ayuda de abogados coches segunda mano, puedes contactarnos sin compromiso, y estaremos encantados de resolver todas tus dudas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Llamada teléfonoLlámenos sin compromiso
Scroll al inicio