enervación desahucio

Qué es la enervación del desahucio

La enervación del desahucio significa poner fin al proceso de desalojo legal y evitar la liberación pagando el alquiler adeudado por el inquilino. Es un derecho que posee todo inquilino, que puede ejercer una sola vez.

En definitiva, siempre y cuando se cancele la obligación de pago a partir de ese momento, el desalojo se puede hacer lleno de vitalidad. El desahucio quedará invalidado y podrá seguir utilizándose en la vivienda correspondiente conforme alegan nuestros abogados.

En todos los procedimientos para ejercer el derecho de desahucio por impago de alquiler o atrasos, el demandado o arrendatario puede optar por pagar el importe total de la deuda, independientemente de si se trata de una sentencia de pago acumulativa o no acumulativa.

Rodenas Abogados es un despacho de abogados de abogados en Madrid, Barcelona y Valencia, que presta servicios jurídicos en todas las provincias de España:

¿Siempre se puede hacer la enervación del desahucio?

La respuesta a esta pregunta es no, para ello hay dos razones de imposibilidad para desahucio. La razón número 1, es si el desalojo se ha realizado previamente, solo se puede realizar una vez.

Es decir, si, como inquilino, te demandan 2 veces por no pagar el alquiler o atrasos en la misma casa, has pagado los atrasos la primera vez y te demandan una segunda vez por ello, esta operación ya no se puede realizar y lo único que puede hacer es oponerse a la orden porque cree que no está total o parcialmente endeudado.

La segunda razón seria cuando el dueño envió una solicitud de burofax al demandado para el pago y este no lo enfrentó. En ambos casos, el acusado puede plantear objeciones alegando circunstancias relacionadas con el origen de la enervación.

Por lo que deberá pagar la totalidad del monto en corte o notarización. Proporcionando el monto de la indemnización reclamada en la demanda y el monto adeudado en el citado pago de desalojo fuerte.

En otras palabras, cuando nos demandan por desahucio, también pueden demandarnos sin tener que presentar otra demanda y exigir que devolvamos los ingresos impagos. Por lo tanto, si es posible, nos brindarán una última oportunidad para pagar las deudas adeudadas

¿Puedo evitar el desahucio en cualquier momento antes del inicio de demanda?

Según la Ley de Enjuiciamiento Civil, el desahucio no se puede llevar a cabo en ningún momento. Solo si el secretario requiere al imputado después del ingreso y antes de la audiencia específica.

Para que entre otras cosas en 10 días, el demandado consiga el monto requerido en la demanda y adeudadas al momento del inicio. Si no paga dentro de los 10 días, se asumirá que el desahucio no puede continuar y el proceso continuará hasta que realmente comience.

Es decir, si recibimos el reclamo, también tendremos algunas opciones, incluido el pago dentro de los 10 días de todo lo que debemos. Si no pagamos, el proceso legal continuará y si no salimos de la casa, nos desalojaran para que la propiedad pueda ser devuelta a su dueño.

¿Qué pasará si no puedo enervar el desahucio y no tengo motivos para oponerme a la solicitud de desalojo por falta de pago de alquiler o cantidades adeudadas?

En ese caso, lo que pasaría es que el desahucio continuaría. Es decir, el inquilino debe salir de la casa así como pagar las cantidades que adeuda en ese momento.

La fecha la fija el secretario y debe aparecer en las instrucciones del documento que recibimos con la acción. Esto es suficiente para buscar otra casa y desalojar la que estamos ocupando sin poder pagar su precio.

Es difícil encontrarse en el lugar del inquilino más indefenso, pero no debemos olvidar que también hay abusos. Y los propietarios incluso pierden sus casas cuando quizás también eran su último recurso.

¿Existen excepciones a esta hipótesis?

Si bien esta es la regla general, existen 2 excepciones en las que no se permite desahuciar al inquilino. Estas son las que se indican a continuación en el artículo 22.4 del reglamento civil.

Así no será posible la constitución del desalojo, en primer lugar, cuando el arrendador haya exigido el pago al inquilino. Por cualquier medio fehaciente al menos 30 días antes de la presentación de la denuncia y que el pago no hubiera sido realizado en el momento de dicha presentación.

En segundo lugar, lo dispuesto en el párrafo anterior no se aplicará cuando el inquilino haya molestado el desalojo en una ocasión anterior. Salvo que el cobro no se haya producido por causa imputable al arrendador.

¿Qué sucede cuando el inquilino no lo recoge intencionadamente cuando se envía la citada comunicación?

En muchas ocasiones, puede encontrarse con que cuando envía una comunicación fidedigna a un inquilino. Donde solicita ingreso bajo el citado artículo 22.4 de la LEC, este no lo recoge intencionalmente.

Pues bien, la solución jurisprudencial en este caso es bastante lógica, y se entiende que la notificación es siempre de carácter unilateral. No está sujeta a forma, aunque sí está sujeta a prueba, es receptiva en cuanto debe llegar al aviso del inquilino.

Más su objeto se cumple cuando el arrendador utiliza todos los medios a su alcance para hacerlo. De modo que sólo la voluntad obstructiva o reacia del inquilino a quien se dirige impida conocer el contenido de la carta.

Así, el propio Tribunal Constitucional tendrá la oportunidad de pronunciarse sobre el tema según se ha indicado y cuya doctrina es la siguiente. Que los actos de comunicación produzcan plenos efectos cuando su frustración se deba únicamente a la voluntad expresa o tácita de su destinatario.

También a la pasividad, desinterés, negligencia, error o inexperiencia de la persona a quien se destina. Es decir que, como no puede ser de otra manera, dicha comunicación remitida fehacientemente a efectos de su registro producirá todos sus efectos legales.

En el sentido de que tengamos constancia de su envío, fecha y contenido, y de que no puede ser entregado por ser rechazado o no retirado por el destinatario. Lógicamente no implica una acreditación de desconocimiento por parte del destinatario.

Sino que solo demuestra la renuencia del destinatario a recoger la documentación correspondiente y ser notificado.

Como dice la jurisprudencia, pasado el plazo y la solicitud de desalojo, el pago total del alquiler de alquiler no excluye la posibilidad de una resolución de arrendamiento.

O una petición de desahucio en el caso de la declaración del derecho de arrendamiento. Aunque la reclamación se basa en el impago de rentas, esto no paga un alquiler mensual único, pero el arrendatario no está obligado a pagar un alquiler regular.

¿Te ha gustado el artículo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Call Now ButtonLlámenos sin compromiso Ir arriba