El tercer grado penitenciario: ¿Cómo conseguirlo?

Tercer grado penitenciario - ¿Cómo obtenerlo?

La clasificación en el tercer grado penitenciario del interno es la antesala hacia la libertad condicional. Para obtenerla, el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria evaluará de forma detallado todas las circunstancias personales del recluso. Cabe destacar que, que es fundamental que haya cumplido una parte importante de la condena y que mantenga una conducta ejemplar durante su tiempo en prisión.

Podemos ayudarte.

En Ródenas Abogados somos abogados especialistas en derecho penal. Si necesitas un despacho con amplia experiencia en solicitud del tercer grado penitenciario, contacta con nosotros e infórmate sin compromiso. 

Solicitud del tercer grado penitenciario en España

Para obtener el codiciado tercer grado penitenciario en España, se evaluarán cuidadosamente los siguientes aspectos:

  1. Naturaleza del delito cometido.
  2. Extensión de la pena impuesta.
  3. Antecedentes penales del individuo.
  4. Comportamiento y conducta demostrada por el recluso durante su tiempo en prisión.
  5. Reintegración laboral, social y familiar planificada. No hay que olvidar, que para ello es necesario contar con una oferta de empleo formal por parte del empleador para conceder el tercer grado.

Requisitos del tercer grado penitenciario en el Código Penal

A continuación vamos ver, punto por punto, los requisitos para acceder al tercer grado penitenciario establecidos en el Código Penal:

  1. El preso puede solicitar el tercer grado una vez haya cumplido 1/4 de su condena. Y es que, este paso es fundamental, ya que representa el primer paso para acceder a la libertad condicional una vez que haya cumplido 2/3 o 3/4 de la pena total impuesta.
  2. Al obtener el tercer grado, el régimen penitenciario del individuo experimenta un cambio significativo. Pasa de estar en un régimen semiabierto a tener la posibilidad de salir del centro penitenciario para actividades externas. Normalmente, se le da permiso para estar fuera durante todo el día e incluso se le permite disfrutar de fines de semana libres.
  3. Durante este período, el preso puede participar en actividades formativas, laborales o familiares, todas debidamente supervisadas y autorizadas por la Junta de Tratamiento penitenciario.

¿Es posible regresar al segundo grado penitenciario?

Aunque se haya obtenido el tercer grado, ello no implica que no se pueda regresar al segundo grado, ya que el interno podría incurrir en sanciones disciplinarias graves o simplemente no se ha rehabilitado para confiar plenamente en su libertad.

También es importante saber, que se deben minimizar las consecuencias adversas en el proceso de regresión al segundo grado, garantizando siempre que el régimen de vida que tenga la persona regresada sea lo menos restrictivo posible, y es imprescindible tener siempre en cuenta el objetivo de reintegración social.

En cuanto al sistema de progresión en grados, es una medida que se debe utilizar como último recurso. En referencia a esta cuestión planteada, cabe en primer lugar hacer mención al artículo 25.2 de la Constitución Española que establece la normalización de la vida del individuo en todos los aspectos y su preparación para vivir en un régimen de semilibertad.

En Ródenas Abogados, analizamos minuciosamente todas las circunstancias personales del recluso, su comportamiento y su disposición para reintegrarse dignamente en la sociedad sin representar ningún peligro para esta.

Por lo tanto, si tienes algún familiar en esta situación, nosotros nos encargamos de realizar todos los trámites necesarios para luchar por la anhelada libertad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Llamada teléfonoLlámenos sin compromiso
Scroll al inicio