Bufete de abogados en Madrid   Email Rodenas Abogados info@rodenasabogados.com Teléfono Rodenas Abogados 910 82 94 48 - 656 749 389
Facebook Rodenas Abogados  Twitter Rodenas Abogados  Instagram Rodenas Abogados
Los derechos reales y de crédito

Diferencias entre derechos reales y de crédito

En este artículo vamos a hablar de las principales diferencias entre derechos reales y de crédito. El derecho real es aquel que otorga a una persona poder directo e inmediato sobre una cosa, sean bienes muebles o inmuebles, un poder que se ejerce sin la intervención de otra persona. Mientras que el derecho de crédito es aquel que se le otorga a una persona llamada acreedor para exigir una determinada actuación de otra persona, al que se le denomina el deudor.

Entre los activos intangibles encontramos los activos patrimoniales que son necesariamente intangibles y estarían relacionados con una cosa o con una persona. En otras palabras, sólo la cosa, objeto del derecho, es un bien tangible y no el derecho como tal.

¿Cómo podemos diferenciar el derecho real y el de crédito?

En nuestro despacho consideramos que esta división entre derecho real y derecho de crédito es muy antigua. Tiene su origen en el procedimiento romano, por lo que siempre explicamos que existen profundas diferencias entre los derechos reales y los derechos de crédito:

Primero, los derechos de crédito son ilimitados, de hecho, en virtud del principio de libertad de pacto, las partes contratantes pueden, por su voluntad, crear relaciones jurídicas que el legislador no había previsto.

Por otro lado, los derechos reales son limitados en número, puesto que es la ley la única capaz de crear derechos reales, de especificar los poderes de una persona sobre una cosa, donde el papel de la voluntad es nulo, no hay ningún derecho real aparte de una ley.

Luego encontramos que el derecho real es oponible para todos, mientras que el derecho de crédito es oponible sólo para el deudor. De hecho, el derecho real es oponible a todos y tiene un carácter absoluto, como se relaciona directamente con una cosa, no puede ser ignorada por terceros ni puede ser ignorada por otros.

Los terceros deben respetar la ley real. No obstante, para que el titular del derecho real pueda oponer su derecho a terceros, en ocasiones es necesario que haya realizado un anuncio.

Cuando se organiza un anuncio, se sanciona con la inaplicabilidad de una ley no publicada frente a terceros. Así, en el caso de sucesivas ventas de un mismo inmueble, el propietario no es quien compró primero el inmueble, sino quien publicó el primero, de la misma manera, no se puede oponer al comprador de un inmueble, una hipoteca sobre este inmueble, mientras no haya sido publicado.

Por el contrario, el derecho de crédito sólo es oponible al deudor, este derecho tiene un carácter relativo. La ley de crédito no vincula a terceros, sólo vincula al deudor, pero esta diferencia no debe ser exagerada, porque el derecho a endeudarse existe para todos, aun así, los terceros pueden ignorar el acuerdo y no se les puede obligar a firmar un acuerdo.

Finalmente, el derecho real es un derecho activo, un reclamo, considerado desde el lado del acreedor, y un elemento pasivo cuando es de crédito, una deuda, si se considera desde el lado del deudor. El derecho real es siempre un activo, no implica ninguna deuda en el patrimonio.

¿Cómo saber cuándo es un derecho real?

Definimos que los derechos reales son aquellos que confieren a sus titulares un poder directo e inmediato sobre una cosa, un poder que sus titulares pueden ejercer sin la intermediación de la otra persona. Los derechos reales se componen de dos elementos, la persona o titular del derecho, denominada sujeto activo y la cosa u objeto del derecho, no hay sujeto pasivo.

Los derechos reales que se ejercen directamente sobre la cosa se denominan absolutos, es decir que pueden ser opuestos por su titular a todas las demás personas, es la exigibilidad absoluta erga omnes o hacia todos. Donde todos deben respetar el derecho en cuestión.

En primer lugar, esta obligación que pesa sobre todos de no molestar a los titulares del derecho real explica que este derecho conlleva el derecho de participación. Es decir, la posibilidad que tiene el titular del derecho sobre la cosa de recuperarla en la mano que sea que se encuentre.

Por ejemplo, una persona vende un bien, pero la persona que lo compra no lo paga en efectivo sino a crédito, el comprador lo retiene y lo revende mientras no ha terminado de pagarlo. Se acepta que el vendedor pueda recuperar su propiedad del subcomprador, el derecho real permite al vendedor, que no ha recibido el pago recuperar su propiedad.

En segundo lugar, el derecho real prevalece sobre el derecho de preferencia. Lo que significa que permite que el dueño de la cosa sea pagado por la propiedad sobre el precio de esa cosa en caso de venta judicial. Siempre dejamos en claro a nuestros clientes que los derechos reales son limitados, hay una lista cerrada.

¿Cuáles son los derechos reales auxiliares?

Siempre tomamos en cuenta que la ley distingue los principales derechos reales. Son principales porque tienen una utilidad autónoma, son suficientes en sí mismos, no necesitan estar adscritos a otros derechos. Luego están los derechos reales auxiliares que tienen una única función, la de garantizar la efectividad de los derechos de crédito a los que están vinculados.

Los principales derechos reales están compuestos esencialmente por el derecho de propiedad y sus subdivisiones, es decir, por los derechos reales que sólo confieren a sus titulares determinadas prerrogativas de propiedad.

Los derechos reales auxiliares son aquellos que se añaden a un derecho de crédito para fortalecerlos. El objetivo es que los acreedores se protejan ante la posible insolvencia de sus deudores, el riesgo, en realidad, los derechos auxiliares reales actúan como fianzas o garantías.

Estos derechos reales auxiliares se agregan al derecho de reclamo porque los derechos de crédito son débiles. Para compensar esta debilidad, los acreedores han recurrido a estas garantías, derechos reales auxiliares, por ejemplo, una fianza otorgada al propietario del edificio para que tenga un arrendamiento.

El arrendador tiene un derecho propietario y un derecho de crédito, que es obtener el alquiler todos los meses. La fianza es una garantía que calificamos de crédito porque se refiere a una persona que se opone a garantías reales porque se refieren a un bien como por ejemplo, la hipoteca.

¿Cómo diferenciar un derecho de crédito?

Los derechos de crédito permiten a una persona llamada acreedor exigir a otra llamada deudor un servicio es decir la realización de un acto, hablamos de una obligación de hacer, no hacer o dar. Estos derechos de crédito tienen tres elementos, el acreedor que es sujeto activo de la ley, el deudor que es sujeto pasivo y el servicio que se entiende sujeto de la ley.

Si nos ponemos del lado del acreedor, hablaremos del derecho a endeudarse, si nos colocamos del lado deudor, hablaremos de deuda u obligación. La originalidad de estos derechos frente a los derechos reales radica en su carácter personal, unen a dos personas, sin embargo, este carácter personal no está tan marcado para el acreedor y para el deudor.

De hecho, el acreedor puede ceder su crédito en formas a veces muy simplificadas, por ejemplo, la venta de acciones de una empresa. Cuando eres accionista, propietario de las acciones, eres un acreedor legal en la empresa donde tienes derechos, el accionista puede vender sus acciones mediante transferencia de una cuenta a otra.

El deudor no puede imponer a su acreedor otro deudor, por tanto, el traslado de la deuda es imposible debido al carácter personal de la obligación. Cuando existe una relación personal entre deudor y acreedor, el acreedor puede elegir a su deudor de acuerdo con una serie de criterios.

Este carácter personal explica que los derechos personales de reclamación no presentan tanta seguridad como los derechos reales. En efecto, a diferencia de estos últimos, que son absolutos y oponibles a todos, los derechos de crédito son relativos porque unen solo a dos personas, un acreedor y un deudor.

¿Cuáles son las acciones que permiten el derecho de crédito?

Entre las acciones que el Código Civil propone al acreedor están la acción indirecta que permite al acreedor actuar en lugar del deudor, por ejemplo, recuperar la suma adeudada al acreedor. La acción directa que permite al acreedor actuar contra el deudor de su deudor con el fin de obtener el pago en su beneficio de lo que este deudor debe a su propio deudor.

Ahora bien, uno de estos supuestos es el contrato de arrendamiento, hay un inquilino, el deudor y un subarrendatario, es decir un deudor del deudor. El arrendador puede solicitar el pago del alquiler directamente al subarrendatario, esta acción directa es posible dentro de un marco estricto.

Por último, está la acción Pauliana que permite indemnizar a un acreedor, víctima de fraude, para restituir los bienes de un deudor antes del fraude. Los acreedores sin derecho de participación y derecho preferencial se califican como no garantizados, son acreedores simples, por lo que estos acreedores tienen un derecho real accesorio, y por tanto una garantía.

Entre los activos intangibles encontramos los activos patrimoniales que son necesariamente intangibles y estarían relacionados con una cosa o con una persona. En otras palabras, sólo la cosa, objeto del derecho, es un bien tangible y no el derecho.

La cosa es tangible, buena pero nunca correcta, el derecho de propiedad se relaciona necesariamente con una cosa, por ejemplo, una vivienda que es propiedad tangible, pero el derecho es incorpóreo. El derecho es un bien intangible en la medida en que proporciona utilidad.

Si uno no puede poseer una cosa, si la cosa no está en el comercio legal, el derecho de propiedad sobre ese bien no tiene interés. El derecho sigue siendo incorpóreo incluso si se relaciona con algo que es un bien tangible.

Call Now ButtonLlámenos sin compromiso Ir arriba