¿Cuál es la verdadera diferencia entre separación y divorcio?

Diferencias entre Separación y Divorcio

Muchas parejas no conocen la diferencia entre separación y divorcio y tienen dudas sobre qué figura jurídica es más conveniente a sus intereses.

Nuestro Ordenamiento Jurídico te ofrece varias opciones en caso de ruptura matrimonial, y tu elección depende, en gran medida, de las consecuencias legales que decidas porque ambas tienen puntos en común, pero los efectos jurídicos son diferentes.

Podemos ayudarte.

En Ródenas Abogados somos abogados especialistas en divorcios. Si necesitas un despacho con amplia experiencia en esta materia, contacta con nosotros e infórmate sin compromiso. 

Separación matrimonial: concepto y clases

Mediante la separación matrimonial los cónyuges finalizan su convivencia conyugal, pero el vínculo matrimonial no se disuelve, sino que queda suspendido.

Este procedimiento, regulado en el artículo 81 y siguientes del Código Civil, puede tener o no efectos jurídicos según el tipo de separación, pedirse de mutuo acuerdo o a solicitud de una de las partes, y decretarse por un Juez o por un Notario.

¿Qué es una separación de hecho?

Consiste en la decisión tomada por ambos cónyuges de manera privada de poner fin a su convivencia matrimonial.

En este caso no hay regulación legal ni consecuencia jurídica alguna, y tampoco es necesario cumplir ningún requisito ni afecta al patrimonio o los hijos de ambos cónyuges.

No obstante, la fecha de la separación de hecho se toma como punto de partida del año de plazo establecido para pedir la disolución del régimen de gananciales por cualquiera de las partes.

¿Qué es la separación legal?

Esta modalidad de separación regulada en el Código Civil puede decretarse por un Juez, el letrado de la Administración de Justicia o por vía notarial siempre que ambos lo pidáis de común acuerdo y no haya hijos menores.

La separación legal sólo puede pedirse a partir de los tres meses desde que los cónyuges contrajeron matrimonio, salvo en casos donde haya peligro para la vida, integridad física o libertad sexual de la parte demandante.

Divorcio: concepto y clases

Mediante esta figura jurídica regulada en los artículos 85 y siguientes del Código Civil los cónyuges finalizan su relación matrimonial, pero aquí el vínculo del matrimonio sí se disuelve.

Una vez que el divorcio ha sido decretado ambas partes dais por terminado vuestro matrimonio y podéis casaros de nuevo con otra persona.

Desde el año 2005 el proceso es mucho más sencillo y puedes pedir el divorcio sin alegar causa para ello y sin necesidad de pasar antes por una separación, utilizando la figura del divorcio expréss.

¿Qué es el divorcio de mutuo acuerdo?

Es el procedimiento más sencillo para divorciarte y el que más recomendamos si como pareja tenéis una buena relación.

En este caso ambos cónyuges presentan la demanda de divorcio conjuntamente o puede hacerlo uno con el consentimiento del otro, adjuntando un Convenio Regulador previamente consensuado y firmado por ambos.

El proceso es más corto y más económico porque ambas partes podéis compartir el mismo abogado de familia, y los trámites suponen menos carga emocional tanto para vosotros como pareja como para vuestros hijos menores si los hay.

¿Qué es el divorcio contencioso?

Es un proceso mucho más largo, con mayor coste económico y más complejo, que se tramita judicialmente cuando los cónyuges no pueden llegar a un acuerdo para poner fin a su matrimonio.

En este caso uno de los cónyuges pide el divorcio presentando en el Juzgado una demanda contenciosa contra la otra parte sin su consentimiento, adjuntando los documentos que exige la Ley.

Comparación entre separación y divorcio: ¿Cuáles son las diferencias principales?

Tanto separación como divorcio se pueden tramitar de mutuo acuerdo si es un proceso amistoso o de manera contenciosa en los casos donde los cónyuges no llegan a un acuerdo para finalizar su convivencia matrimonial.

En cuanto a las diferencias, la más importante es que la separación no disuelve el matrimonio, mientras que el divorcio sí lo hace.

Esto significa que si te separas no puedes volver a contraer matrimonio con otra persona porque ambos continuáis casados, mientras que sí puedes hacerlo en caso de divorciarte.

Las consecuencias derivadas de una sentencia de separación o de divorcio coinciden en una gran parte, teniendo en cuenta que ambas figuras tienen mucho en común, con las diferencias que hemos visto.

¿Qué es más beneficioso, la separación o el divorcio?

La respuesta a esta pregunta depende de cada uno, ya que cada cónyuge decide de forma personal cómo finalizar su matrimonio, y cada figura tiene efectos legales distintos.

Nuestro consejo legal es optar por la separación si decidís daros un tiempo, que puede ayudaros a resolver una crisis matrimonial, dejando suspendida la convivencia conyugal.

Sin embargo, si ambos tenéis clara la decisión de finalizar vuestro matrimonio es más recomendable y práctico tramitar un divorcio.

En ambos casos es posible una reconciliación tras una separación y también tras un divorcio, aunque en este segundo supuesto tendríais que volver a casaros, dado que el divorcio ha disuelto vuestro matrimonio. 

Llamada teléfonoLlámenos sin compromiso
Scroll al inicio