Despido improcedente

El despido improcedente

El despido improcedente tiene lugar cuando el empleador finaliza la relación laboral de forma unilateral, sin respetar lo establecido en la ley. Cuando esto ocurre trae consecuencias, como una mayor indemnización o la readmisión del trabajador a su puesto de trabajo.

Para que el despido sea declarado como improcedente el trabajador debe presentar una demanda ante el orden social. El encargado de declarar el despido como improcedente es la autoridad judicial y será el que determine las condiciones.

¿Qué es despido improcedente?

Este tipo de despido ocurre cuando una empresa decide poner fin a la relación laboral con uno de sus trabajadores sin un motivo o causa justificada o antes de que finalice el contrato.

El despido improcedente se encuentra regulado en el Estatuto de los trabajadores en el artículo 56. Esta legislación busca proteger al trabajador de los abusos que puede cometer el empleador.

El trabajador cuando considera que no existen causas justificadas para la finalización de la relación laboral. Debe firmar la comunicación del despido, colocando en un lado la frase “no conforme”, para poder realizar las reclamaciones correspondientes.

Cuando se firma la comunicación del despido con un “no conforme”, es necesario presentar una papeleta de conciliación en el SMAC. Este procedimiento se realiza con el propósito de lograr un acuerdo entre trabajador y empleador, para evitar recurrir a la vía judicial del orden social.

El trabajador durante el proceso de conciliación tiene que demostrar que las causas alegadas por la empresa no se ajustan a la realidad. La empresa por su parte tiene que explicar de forma clara y precisa las causas del despido del empleado. Esto lo debe explicar en la carta de despido y en el acto de conciliación.

¿Cómo saber si un despido es improcedente?

Existen varias razones y motivos que ocasionan que un despido sea considerado improcedente. Estas son las siguientes:

Cuando no se cumple con los requisitos legales de despido

El procedimiento para el despido se encuentra establecido entre los artículos 51 al 55 del Estatuto de los Trabajadores. Pero cada tipo de despido tiene sus propias características y requisitos, pero todos deben cumplir con lo siguiente:

Al momento de comunicar la decisión al trabajador es necesario presentar la carta de despido por escrito. Esta debe indicar la fecha en que se hace efectivo el despido, informar las razones por las cuales se está realizando el mismo.

Los motivos y las razones que brinda la empresa no justifican el despido

Cuando esta situación ocurre el trabajador tiene todo el derecho a reclamar por despido improcedente. Debido a que es su palabra contra la de la empresa y tendrá la oportunidad de demostrar que nada de lo que alega la empresa es cierto.

Cuando se considera que el despido se realiza por razones discriminatorias

Otro de los motivos que origina este tipo de despido es la discriminación, que puede ser: por motivos raciales, sexo o edad, por incumplimiento de las condiciones de los representantes de los trabajadores.

Cuando se vulneran las libertades públicas, los derechos fundamentales o cualquier derecho relacionado con la conciliación de vida familiar con la laboral y con la maternidad.

El despido cuando se da por algunas de estas razones, es considerado como nulo y el trabajador tendrá derecho a ser readmitido. Si la empresa no está dispuesta a devolver al trabajador su puesto de trabajo tendrá que pagarle una indemnización.

¿Cómo se declara un despido improcedente?

El juez declara el despido improcedente en las siguientes situaciones:

Cuando celebrado el juicio, el juez considera que la causa del despido no existe o el empleado no la demostró suficientemente. También cuando tiene la sospecha de que los motivos del despido son diferentes a dicha causa o no se han cumplido los requisitos formales del despido.

Si en el acto de conciliación realizado antes de la demanda el empleador reconoce la improcedencia del despido. Entonces acuerda una indemnización con el trabajador, estableciendo los plazos y la forma de pago.

Estas acciones llevan al juez a declarar la improcedencia del despido y obliga al empleador a cumplir con lo establecido en la ley.

¿Cuáles son las consecuencias de un despido improcedente?

Este tipo de despido trae una serie de consecuencias que se encuentran reguladas en el artículo 110 de la Ley Reguladora de la Jurisdicción Social. Cuando se determina que un despido es improcedente, el empleador cuenta con cinco días para readmitir al trabajador. En caso de que esto no ocurra el empleador tendrá que indemnizar al trabajador.

Si transcurren los cinco días y la empresa no ha dado respuesta significa que no acepta ninguna de las dos condiciones. Pero cuando acepta alguna de las condiciones estos es lo que ocurre:

La empresa acepta readmitir al trabajador

Cuando la empresa acepta readmitir al trabajador, tiene que hacerlo con las mismas condiciones laborales que este tenía antes de ser despedido. También se le deberá pagar los días que corresponden desde que fue despedido hasta que fue readmitido.

En los casos que se recurrió a la vía judicial, el pago del salario se debe hacer desde que el juez dictó la sentencia de despido improcedente. Lo otro que se debe hacer es que si la empresa readmite al trabajador debe informar en un plazo de 10 días.

El trabajador deberá volver a la empresa con las mismas condiciones, manteniendo la antigüedad y los derechos que tenía antes de ser despedido.

Pago de indemnización

Cuando se decide por esta opción se determina la extinción del contrato de trabajo y se producirá en la fecha del cese efectivo del trabajo. Para estos casos la indemnización que corresponde es el equivalente a treinta y tres días de salario por cada año de servicio.

 Los periodos de tiempo menores a un año deben prorratearse por meses, hasta un máximo de veinticuatro mensualidades.

¿Cuánto te corresponde de indemnización por despido improcedente?

Cuando se declara un despido improcedente y el empleador decide no readmitir al trabajador, este tiene derecho a una indemnización debido a un despido improcedente. El cálculo para determinar lo que corresponde de indemnización es el siguiente:

El empresario te tiene que pagar una indemnización equivalente a 33 días de salario por cada año de servicio, hasta un máximo de 24 mensualidades. En el caso de que un trabajador comenzará a trabajar en la empresa antes del 12 de febrero de 2012, la indemnización se hará de dos formas diferentes:

El tiempo que haya pasado desde el 12 de febrero de 2012 se calculará con 33 días de salario por cada año de servicio, hasta un límite de 24 mensualidades.

El tiempo que haya trabajado hasta el 12 de febrero de 2012 la indemnización que le corresponde es de 45 días de salario por cada año de servicio. Esto será hasta un límite de 42 mensualidades.

Cuando se presenten estas dos situaciones, el límite máximo para el pago de la indemnización será el de 42 mensualidades.

¿Qué debe hacer un trabajador ante un despido improcedente?

El trabajador cuando es despedido lo primero que debe hacer es evaluar los motivos, las causas y las razones del mismo. Para saber si son objetivas, razonables y justificables, lo que le ayudará a determinar si se trata de un despido improcedente.

Cuando el trabajador no encuentre válidas o justificables las razones de su despido y considere que la empresa no ha actuado de acuerdo con la ley, debe hacer lo siguiente:

Las opciones que tiene el trabajador ante un despido improcedente es aceptarlo o no. Cuando lo acepta tiene 15 días para presentar la solicitud por desempleo. Pero cuando no acepta el despido, tiene que firmar los documentos que le presenta la empresa colocando la frase “no conforme”. Esto le permitirá iniciar las acciones legales.

Es importante que el trabajador sepa que tiene 20 días hábiles para impugnar el despido y de 12 meses para reclamar lo que la empresa le debe.

Cuando el trabajador decide iniciar un proceso de reclamación, debe presentar una papeleta de conciliación. Esto lo debe hacer en el Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación (SMAC), para que la empresa y el trabajador sean citados para tratar de llegar a un acuerdo.

En el caso de que no sea posible llegar a un acuerdo, el trabajador cuenta con 20 días para presentar una demanda ante el juzgado. Cuando esto ocurre un juez será el encargado de determinar si se trata o no de un despido improcedente.

Si el juez determina que es un despido improcedente el trabajador tiene derecho a una indemnización. También tiene la opción de que sea readmitido en su puesto de trabajo con las mismas condiciones de antes del despido.

¿Cómo debe ser la carta de despido improcedente?

El requisito indispensable para un despido improcedente es que sea comunicado por escrito. La carta de despido tiene que indicar cuales son las causas del despido y debe expresar la fecha en que el despido se haga efectivo.

Cuando el trabajador se encuentra esté afiliado a un sindicato o sea representante sindical la carta debe cumplir otros requisitos.

¿Te ha gustado el artículo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Call Now ButtonLlámenos sin compromiso Ir arriba