Enfermera ayuda a persona mayory

El delito de omisión de deber de socorro se tipifica cuando una persona, estando en condiciones de hacerlo, no brinda ayuda o asistencia a otra que se encuentra en peligro y necesita auxilio. Esta omisión puede acarrear consecuencias legales, especialmente cuando la ayuda es necesaria para evitar un daño mayor.

Podemos ayudarte.

En Ródenas Abogados somos abogados especialistas en delitos contra la libertad. Si necesitas un despacho con amplia experiencia en omisión de deber de socorro, contacta con nosotros e infórmate sin compromiso. 

¿Qué es el delito de omisión de deber de socorro?

El delito de omisión de deber de socorro se refiere a la falta de acción para ayudar a alguien en situación de peligro, y está contemplado en el artículo 195 del título IX, del libro II del Código Penal. Las consecuencias legales de esta omisión pueden variar desde multas hasta penas de prisión, dependiendo de la gravedad del caso y las leyes de cada jurisdicción.

Contribuir a socorrer a quienes están en riesgo inminente es tanto un deber moral como legal, siempre y cuando no implique riesgo para uno mismo ni para terceras personas.

Estos delitos son juzgados por el Tribunal Jurado, de acuerdo con lo establecido en su artículo 1, apartado 2.c), y los juicios orales se llevan a cabo en la Sala de la Audiencia Provincial.

Requisitos del delito de omisión de deber de socorro

Estos requisitos establecen las condiciones bajo las cuales se configura el delito de omisión de deber de socorro, asegurando que se actúe conforme a la obligación moral y legal de ayudar a quienes lo necesitan en situaciones de riesgo:

  1. Acción de socorrer: Implica un comportamiento activo de ayuda para evitar el riesgo. Se comete al omitir la ayuda necesaria.
  2. Persona desamparada en peligro manifiesto y grave: El sujeto pasivo debe encontrarse en una situación de peligro evidente y significativo, sin capacidad para ayudarse a sí mismo ni para pedir auxilio a otros. El peligro debe ser perceptible por signos externos.
  3. Prestación del auxilio sin riesgo propio ni de terceros: La ayuda debe ofrecerse sin poner en peligro la seguridad del que presta el auxilio ni la de terceras personas. Nadie está obligado a sacrificarse.
  4. Capacidad y medios suficientes para prestar auxilio: Se requiere disponer de las habilidades y los recursos necesarios para brindar la ayuda requerida.
  5. Imposibilidad de socorrer y omisión de la petición de ayuda: Si el sujeto está incapacitado para socorrer, se le puede imputar un delito de omisión de la petición de ayuda. Por ejemplo, en caso de un incendio, se puede llamar a los bomberos (Artículo 195.2).
  6. Presencia del sujeto en la situación: No es suficiente con tener conocimiento de la situación de peligro; el sujeto debe encontrarse físicamente en el lugar donde ocurre el peligro para ser considerado omiso en el deber de socorro. Excepciones aplicables a ciertas personas, como bomberos o personal sanitario.

Bien jurídico protegido en la omisión de socorro

El debate sobre el bien jurídico protegido en relación al delito de omisión del deber de socorro plantea diversas posturas:

  1. Solidaridad humana: Algunos sostienen que el bien jurídico protegido es la solidaridad, entendida como el deber de colaborar y auxiliar a los demás para evitar situaciones graves de riesgo.
  2. Amplitud de la solidaridad: Existe un sector de la jurisprudencia que considera que la solidaridad como bien jurídico protegido es demasiado amplia y defiende que se debe precisar más.
  3. Vida e integridad física: Otra postura argumenta que el bien jurídico protegido son directamente la vida y la integridad física, prescindiendo de conceptos más abstractos como la solidaridad.
  4. Inclusión de otros bienes personales: Hay quienes opinan que, además de la vida y la integridad física, se deben proteger otros bienes personales como la libertad, la libertad sexual y el honor.
  5. Seguridad: Una minoría defiende que el bien jurídico protegido es la seguridad en sí misma.

Sujetos del delito de omisión del deber de socorro

El delito de omisión del deber de socorro tiene como sujetos activos a cualquier persona, sin relación con una posición de garante. Se diferencia del delito de comisión por omisión, siendo un delito de mera actividad donde el resultado no importa.

El sujeto pasivo debe ser una persona desamparada y en peligro grave y manifiesto. Es crucial distinguir el artículo 195 del Código Penal del artículo 450, que es más restringido y trata sobre la omisión de los deberes de impedir los delitos o promover su persecución.

El artículo 195 establece las penas para quien no socorre a una persona en peligro y también para quien, estando impedido de prestar socorro, no demanda auxilio ajeno. Si la víctima sufre un accidente a causa de la omisión de auxilio, las penas pueden ser mayores, dependiendo de si fue fortuito o debido a imprudencia.

Hay tres diferencias fundamentales entre los artículos 195 y 450: en el 195 se castiga no impedir un resultado ya manifestado, mientras que en el 450 se castiga no evitar la comisión de un delito; la omisión en el 195 ocurre después del peligro manifestado, mientras que en el 450 ocurre antes de la ejecución de los hechos; y el 195 puede resultar de un acto de imprudencia grave o leve, o incluso de un actuar correcto, mientras que el 450 siempre es consecuencia de un delito.

Puede haber concurso de delitos cuando alguien sabe que se va a cometer un delito y no lo denuncia, y luego no socorre a la víctima una vez que el delito ha ocurrido.

Penas del delito de omisión del deber de socorro

Las penas del delito de omisión del deber de socorro varían en el Código Penal, pero generalmente incluyen multas y penas de prisión proporcionales a la gravedad del daño causado por la omisión.

Tipo básico: Según el artículo 195.1 del Código Penal, consiste en no socorrer a una persona desamparada y en peligro grave y manifiesto, cuando el auxilio se puede prestar sin riesgo propio ni de terceros. La pena es de multa de 3 a 12 meses.

Ejemplo de delito de omisión de deber de socorro:

  • Persona desamparada.
  • Persona presente que no puede ayudar.
  • Persona a la que se solicita ayuda por teléfono.
  • Situación donde un tercero casualmente se entera del accidente, pero no está presente y no es agente de la autoridad, por lo que no tiene obligación de socorrer.

Tipo agravado (artículo 195.3): Se presenta en dos supuestos:

  • Riesgo creado por accidente fortuito, con pena de prisión de 6 meses a 18 meses.
  • Riesgo creado por imprudencia, con pena de prisión de 6 meses a 4 años.

Tipo subsidiario (artículo 195.2): Cuando alguien está impedido para prestar socorro y no demanda con urgencia auxilio ajeno, la pena es de multa de 3 a 12 meses.

Tipo especial (artículo 196): Este delito involucra a personas cualificadas, como personal sanitario. Se presenta en dos casos:

  • Denegar la asistencia sanitaria.
  • Abandonar los servicios sanitarios, causando un riesgo grave para la salud. La pena va de la mitad superior de las establecidas en el artículo 195, junto con la inhabilitación para empleo, cargo, profesión u oficio de 6 meses a 3 años. Es doloso, ya que el médico niega la asistencia o abandona el servicio siendo consciente de sus conocimientos.

Circunstancias no existe delito de omisión de deber de socorro

Circunstancias en las que no existe el delito de omisión de deber de socorro:

  • Desaparición del riesgo grave: Cuando el peligro ha cesado y la persona se encuentra a salvo, no se configura el delito de omisión de socorro.
  • Persona suficientemente atendida: Si la persona en peligro ha recibido la atención necesaria de forma adecuada, no se configura el delito, ya que no se encuentra desamparada.
  • Riesgo de escasa entidad: Si el riesgo no es significativo o de poca importancia, no se considera omisión del deber de socorro.

Para la primera circunstancia, por ejemplo, si la víctima ya ha fallecido, se considera un delito imposible o tentativa inidónea, ya que no existe objeto para socorrer.

Respecto al segundo punto, existen matices:

  • Si la persona está siendo atendida adecuadamente por otros, no se configura el delito, salvo en casos excepcionales como cuando un médico omite prestar ayuda a un paciente en detrimento de otros heridos graves.

En este tipo de delitos, solo es posible el dolo, es decir, la conciencia de la necesidad de ayuda. No se puede dar tentativa, y al ser un delito de mera actividad, se consuma en el momento en que se omite la ayuda, sin importar el resultado.

Además, no caben formas de participación en este delito.

Otras consideraciones:

  • El artículo 196 del Código Penal prevalece sobre el artículo 195 debido al principio de especialidad.
  • Se contempla el sentido de necesidad, como en el caso de un médico que atiende a los heridos más graves cuando hay múltiples víctimas y recursos limitados.
  • En el caso de los médicos, pueden estar sujetos a la posición de garante según el artículo 11, teniendo la obligación legal de ayudar, y si se niegan y la persona muere, pueden responder por homicidio en comisión por omisión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Llámenos sin compromiso
Scroll al inicio