El delito de receptación en el Código Penal: concepto y penas previstas

El delito de receptación

La receptación es un delito que implica la posesión de bienes o efectos materiales vinculados a un delito mayor o menor. Se trata de una forma de complicidad delictiva por omisión, donde se oculta conscientemente la participación de personas u objetos en un crimen.

¿Qué es el delito de receptación?

El delito de receptación se refiere a la acción de una persona que, con ánimo de lucro o pleno conocimiento, colabora en la ocultación de los efectos relacionadas con la comisión de un crimen. Según el artículo 298 del Código Penal, no es requisito ser autor o cómplice del delito para ser acusado de receptación.

Quien comete receptación no necesariamente participa directamente en la comisión del crimen, pero sí colabora en la organización y aprovechamiento de los bienes obtenidos ilícitamente.

Podemos ayudarte.

En Ródenas Abogados somos abogados especialistas en delitos contra el patrimonio. Si necesitas un despacho con amplia experiencia en receptaciones, contacta con nosotros e infórmate sin compromiso. 

Características del delito de receptación

El delito de receptación se caracteriza por:

  • Requiere la existencia de un delito previo que afecte el orden socioeconómico o patrimonial, justificando así la acusación por receptación.
  • El individuo acusado debe tener conocimiento del delito cometido en cierta medida, aunque no necesariamente haya participado directamente en él como autor o cómplice.
  • El objeto de la acusación por receptación debe estar directamente relacionado con el delito previo, ya sea obtenido de manera ilícita o utilizado para cometer el crimen.
  • Es un delito doloso, lo que significa que implica premeditación, alevosía y ventaja en la sustracción de bienes.
  • El sujeto activo de la receptación es quien protege los bienes implicados en el delito previo, sin haber participado en él.
  • El sujeto pasivo es la persona afectada por el robo de los bienes, cuyos intereses son perjudicados por la receptación.

Penas del delito de receptación

Las penas por el delito de receptación están reguladas en el Código Penal de la siguiente manera:

  • Según el artículo 298.1, la pena básica oscila entre 6 meses y 2 años de prisión. Esto se aplica típicamente cuando se poseen objetos relacionados con un crimen y no se puede demostrar plenamente el conocimiento del mismo.
  • De acuerdo con el artículo 298.2, la pena agravada varía: la primera modalidad establece entre 1 y 3 años de prisión, aplicándose en casos de robo de patrimonio artístico, cultural o científico. La segunda modalidad implica hasta 4 años de prisión, con una fianza adicional de 12 a 24 meses.
  • Las penas se incrementarán en su mitad superior para aquellos que trafiquen con los efectos del delito, ya sea recibiendo, adquiriendo u ocultándolos con ese fin. Si el tráfico se lleva a cabo en un establecimiento comercial o industrial, se añadirá una multa de doce a veinticuatro meses.

Condiciones especiales de punibilidad del delito de receptación

Las condiciones especiales de punibilidad del delito de receptación están definidas de manera precisa en el Código Penal, destacando dos aspectos específicos que regulan la aplicabilidad de las penas. Estas condiciones se detallan en el artículo 298.3 CP, y en el artículo 300, que establece las pautas para la punibilidad.

La primera de estas condiciones se encuentra en el artículo 298.3, que aborda la duración de la privación de libertad ni puede ser superior a la del delito encubierto, si éste fuera de otra naturaleza se sustituirá por multa de 12 a 24 meses.

El artículo 300 del Código Penal enfatiza que las disposiciones de este capítulo sólo aún cuando el autor o cómplice del delito encubierto esté exento de responsabilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Llamada teléfonoLlámenos sin compromiso
Scroll al inicio