Delito de pornografía infantil - Posesión y acceso pornográfico de menores

El delito de pornografía infantil está tipificado en el artículo 189 del Código Penal, abarcando cualquier forma de abuso, prostitución o explotación sexual hacia menores de edad. Esta ley considera como delito la posesión o distribución de material pornográfico que involucre a niños.

Las organizaciones y expertos en este campo destacan las nuevas modalidades emergentes de pornografía infantil, revelando cifras alarmantes. Según la Internet Watch Foundation (IWF), cada 7 minutos se reproduce en Internet contenido de abuso sexual hacia menores, lo que evidencia la urgencia de abordar este grave problema.

¿En qué consiste el delito de pornografía infantil

El delito de pornografía infantil se encuentra tipificado en el Capítulo V del artículo 189 del Código Penal. Este delito sanciona el uso inapropiado de personas menores de edad o con necesidades especiales, con el fin de llevar a cabo acciones sexuales reales o simuladas. Estas acciones son posteriormente exhibidas a través de fotografías o videos, incluyendo imágenes de actos sexuales explícitos, representaciones de genitales de menores con fines sexuales, así como imágenes que simulan la participación de menores en actos sexuales, tanto de manera real como simulada.

¿Cuáles son los delitos de pornografía infantil?

Los expertos de la Convención sobre los Derechos del Niño, señalan que la pobreza mundial es un factor clave que promueve el delito de pornografía infantil, así como la prostitución y la trata de menores. En el caso específico de la pornografía infantil, la finalidad es diversas y entre sus elementos comunes destacan:

El Código Penal Español es muy claro con respecto a los delitos de pornografía infantil que pueden ser penados:

Posesión de pornografía infantil

La ley sanciona con pena de cárcel o multa a quienes adquieran o tengan en su poder material pornográfico infantil para consumo personal. Asimismo, a quienes obtienen este contenido con dolo por medio de cualquier tecnología. Ahora bien, para que concurra el delito debe pornografía infantil deben darse las siguientes circunstancias:

  • Tener en posesión material pornográfico de menores de edad o personas con discapacidad.
  • Dicho material debe ser usado con fines personales.
  • El individuo debe estar consciente de que tiene en poder material pornográfico infantil.

De igual modo, el Ministerio Fiscal tiene potestad para iniciar acciones a fin de retirar la tutela o patria potestad de los menores víctimas del delito de pornografía infantil.

Distribución de pornografía infantil

Este delito de pornografía infantil se expone en el artículo 189.1b del Código Penal. Las acciones que se admiten en este delito son la producción, difusión, venta, ofrecimiento o exhibición de estos actos o la tenencia con fines pornográficos.

La conceptualización de este delito resguarda la inmunidad de los menores de edad en su pleno desarrollo emocional y personal.

Penas por delito de pornografía infantil

Los delitos de pornografía infantil abarcan diversas acciones que vulneran los derechos de los menores. En el marco legal español, el Código Penal establece distintas conductas ilícitas que son sancionadas:

  1. Posesión de pornografía infantil (art. 189.5 CP)
    • Consiste en adquirir o tener en posesión material pornográfico de menores de edad o personas con discapacidad para uso personal, obtenido conscientemente a través de cualquier tecnología.
    • Las penas pueden incluir prisión de 3 meses a 1 año y multas de 6 meses a 2 años. Los padres o tutores que sean conscientes de este delito también pueden ser sancionados.
  2. Distribución de pornografía infantil (art. 189.2 CP)
    • Las penas por delitos de pornografía infantil pueden variar según la gravedad de la conducta:
      • Pena de 1 a 5 años de prisión para acciones como producción, utilización, captación, exhibición, venta u ofrecimiento de material pornográfico infantil, incluso para quienes reciban o aporten dinero relacionado con este delito.
      • Pena de 5 a 9 años de prisión en casos graves como pertenencia a organizaciones dedicadas a esta actividad o reincidencia, se utilice a menores de dieciséis años y tengan un carácter particularmente degradante o vejatorio.

Otros supuestos incluyen:

  1. Pena de 1 a 5 años de prisión:
    • Aplicable en casos de:
      • Producción, utilización, captación, exhibición, venta u ofrecimiento de archivos de pornografía infantil.
      • Incluyendo a quienes reciban o aporten dinero en relación con este delito.
    • Estipulado en el artículo 189.1a y 1b del Código Penal.
  2. Pena de 5 a 9 años de prisión:
    • Impuesta en circunstancias graves, como:
      • Pertenencia a organizaciones dedicadas a actividades de pornografía infantil.
      • Situaciones de reincidencia.
    • Regulada por el artículo 189.2 del Código Penal.

Otros supuestos incluyen:

  • Penalización de 6 meses a 2 años de prisión para quienes asistan a eventos con fines pornográficos en los que participen menores de edad.
  • Sanción con multa de 6 meses a 2 años o prisión de 3 meses a 1 año para aquellos individuos que posean o accedan a material pornográfico infantil a través de tecnologías de la información y la comunicación.

¿Cuándo concurre un delito de pornografía infantil grave?

En casos graves de delitos de pornografía infantil, la ley establece la imposición de pena de prisión, sin considerar multas. Estos casos incluyen:

  1. Actos de violencia sexual o física que pongan en peligro la integridad física del menor.
  2. Delitos cometidos aprovechando una posición de confianza, autoridad o superioridad.
  3. Utilización de menores de 16 años en la producción del material pornográfico.
  4. Participación del autor en organizaciones dedicadas a este tipo de actividades.

Atenuación de penas por causas mentales

En el Código Penal se destaca la posibilidad de atenuación de penas cuando se comprueba que una persona presenta un déficit mental que le impide comprender la ilicitud de sus actos.

No obstante, la jurisprudencia ha establecido lo que se conoce como “criterio mixto” dejando claro que la sola existencia de una anomalía no implica la exoneración de la responsabilidad delictiva. Por ello, deben darse otras circunstancias:

  • La falta de capacidad mental de una persona para entender la ilegalidad de sus acciones.
  • La vinculación entre su incapacidad mental y su afectación psíquica con el delito llevado a cabo.

Pornografía infantil: uno de los delitos más crecientes

La incidencia del delito de pornografía infantil ha experimentado un marcado aumento en los últimos tiempos. Según un informe de la IWF titulado «Trends in Online Child Sexual Exploitation: Examining the Distribution of Captures of Live-streamed Child Sexual Abuse», gran parte del material pornográfico de abuso infantil se transmite en vivo.

Se destaca que el 98% del contenido encontrado corresponde a niños menores de 13 años, siendo la víctima más joven registrada de tan solo 3 años. Estos niños son filmados sin su conocimiento, e incluso se pueden encontrar imágenes de ellos realizando actos sexualmente sugestivos sin la supervisión de sus padres o cuidadores.

Además, se ha observado que ciertos juegos en línea están siendo utilizados cada vez más como medios de contacto para este tipo de actividad delictiva. Desde 2011, la IWF ha detectado distintos códigos empleados por pedófilos en estas plataformas para acceder a contenido ilícito.

¿Cuál es el perfil del consumidor de pornografía infantil?

El perfil del consumidor de pornografía infantil es objeto de estudios y análisis constantes. Aunque no existe un perfil único, diversas investigaciones sugieren ciertas tendencias:

  1. Tendencia al abuso sexual de menores: El consumo de material pornográfico infantil tiende a ser más relevante en individuos con inclinaciones hacia el abuso sexual de menores.
  2. Diversidad de perfiles:
    • No existe un perfil específico para los agresores sexuales infantiles, ya que cada uno presenta características distintas.
    • Se pueden identificar dos tipos de consumidores:
      • Consumidores exclusivos, quienes acceden a pornografía infantil debido a su atracción sexual hacia menores.
      • Consumidores curiosos, que buscan un estímulo sexual infrecuente aunque no se sientan atraídos por menores.
  3. Predominancia de pedófilos y tráfico de contenido: Los pedófilos y aquellos involucrados en el intercambio de contenido son grupos predominantes en el consumo de pornografía infantil.
  4. Selectividad en el material: Algunos consumidores son selectivos en cuanto a la edad, género y actividad sexual del contenido que consumen.
  5. Medios de consumo:
    • El consumo ocurre a través de sistemas tradicionales de intercambio, deep web y redes sociales como Facebook, WhatsApp o Telegram.
    • Existen grupos exclusivos en estas aplicaciones donde los miembros comparten contenido pornográfico infantil.
    • Se ha observado un aumento en el uso de nuevas herramientas como videoconferencias para captar y distribuir material.

Si deseas asistencia de jurídica, somos abogados especialistas en abusos sexuales con experiencia comprobada y te podemos ayudar. Contacta con nosotros, SIN COMPROMISO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Llámenos sin compromiso
Scroll al inicio