delito de estafa - Lucrarse mediante el engaño

El delito de estafa en el Código Penal

Para que el delito de estafa pueda calificarse como tal debe existir un dolo antecedente mediante el cual el sujeto sabe, y lo planea así de antemano, que no podrá devolver el capital captado con artificiosas maniobras.

¿Qué es una estafa?

Es un negocio jurídico criminalizado en el que una de las partes del contrato disimula su verdadera intención.

Todo parece normal, pero uno de los contratantes sabe que no va a cumplir y no cumple y se descubre después, quedando consumado el delito al realizarse el acto dispositivo por parte del engañado.

Para más información no dudes en contactar a nuestros abogados penalistas en Madrid.

¿Dónde viene regulado el delito de estafa?

El delito de estafa es uno de los delitos contra el patrimonio que viene regulado en el artículo 248 y siguientes del Código Penal:

1. Cometen estafa los que, con ánimo de lucro, utilizaren engaño bastante para producir error en otro, induciéndolo a realizar un acto de disposición en perjuicio propio o ajeno.

2. También se consideran reos de estafa:

  • a) Los que, con ánimo de lucro y valiéndose de alguna manipulación informática o artificio semejante, consigan una transferencia no consentida de cualquier activo patrimonial en perjuicio de otro.
  • b) Los que fabricaren, introdujeren, poseyeren o facilitaren programas informáticos específicamente destinados a la comisión de las estafas previstas en este artículo.
  • c) Los que utilizando tarjetas de crédito o débito, o cheques de viaje, o los datos obrantes en cualquiera de ellos, realicen operaciones de cualquier clase en perjuicio de su titular o de un tercero.

Artículo 248 del Código Penal

Diferentes tipos de estafa

  • Estafa del nazareno.
  • La persona que simula ser abogado para realizar trámites de extranjería.
  • Estafa de hospedajes.
  • Estafa de cantidades.

Penas del delito de estafa

Aquellas personas que cometan un delito de estafa podrán ser castigados con la pena de prisión de seis meses a tres años. Para la fijación de la pena se tendrá en cuenta el valor de lo defraudado.

El valor de lo defraudado coincide con el valor del acto de disposición o atribución patrimonial que realiza el engañado. El importe de 400 euros es la cifra que debe tenerse en consideración para calibrar la cuantía de la estafa a efectos de la diferenciación entre el delito leve de estafa.

Asimismo el valor de lo defraudado se tendrá en cuenta a efectos de la aplicación de la agravación del art. 250.1.5º cuando se refiere al valor de la defraudación (50.000 euros) o a la hiperagravación del art. 250.2 (250.000 euros).

El delito continuado de estafa

Cuando existe una pluralidad de acciones diferenciadas cometidas por el mismo sujeto pasivo hay que aplicar el artículo 74.1 del Código Penal:

No obstante lo dispuesto en el artículo anterior, el que, en ejecución de un plan preconcebido o aprovechando idéntica ocasión, realice una pluralidad de acciones u omisiones que ofendan a uno o varios sujetos e infrinjan el mismo precepto penal o preceptos de igual o semejante naturaleza, será castigado como autor de un delito o falta continuados con la pena señalada para la infracción más grave, que se impondrá en su mitad superior, pudiendo llegar hasta la mitad inferior de la pena superior en grado

Artículo 74.1 del Código Penal

Responsabilidad civil en el delito de estafa

Para valorar la responsabilidad civil derivada del delito tendremos en cuenta el perjuicio causado, entendido como la disminución patrimonial del engañado o de un tercero, y que puede coincidir con el valor de lo defraudado o ser mayor o, inclusive, menor.

Elementos de la estafa

El delito de estafa requiere para su existencia la imprescindible presencia de estos requisitos:

  • Engaño bastante.
  • Error.
  • Acto de disposición.
  • Perjuicio.
  • Dolo.
  • Ánimo de lucro.
  • Relación de causalidad

Un engaño adecuado, eficaz y suficiente para provocar error en el sujeto pasivo, engaño que ha de ser precedente o concurrente, realizado por un sujeto activo animado de afán de enriquecerse y que determine al sujeto pasivo a realizar un acto de disposición o desplazamiento patrimonial que le causa perjuicio propio o a un tercero.

A veces, existe una estrecha línea entre el dolo penal y el dolo civil, pero éste sólo puede apreciarse cuando la conducta encaje plenamente en el precepto penal.

No solamente engaña a un tercero quien le comunica algo falso como si fuera auténtico, sino también quien le oculta datos relevantes que estaba obligado a comunicarle y le induce a realizar un acto de disposición que en una valoración correcta, de conocer aquellos, no habría realizado.

Como excepción a esta regla sólo cabría exonerar de responsabilidad al sujeto activo de la acción cuando el engaño sea tan burdo, grosero o esperpéntico que no puede inducir a error a nadie de una mínima inteligencia o cuidado.

«No hay estafa cuando el error más que del engaño procede de la estúpida credulidad del sujeto pasivo».

En nuestro despacho de abogados especialistas en delitos de estafa tenemos una dilatada experiencia en todo tipo de delito económicos.

Compartir:

¿Te ha gustado el artículo?

4.2/5 - (4 votos)
Ir arriba
Call Now ButtonLlámenos sin compromiso