Declaración de la renta o IRPF

Presentación de la declaración de la renta (IRPF)

La declaración de la renta o del IRPF es un procedimiento que tienen que hacer la mayoría de los contribuyentes. Es un impuesto personal y directo que grava la renta que han obtenido por las personas físicas residentes en España en un año natural.

El Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) es una figura impositiva que pertenece al sistema tributario español. La declaración es un procedimiento un poco complejo y que muchas veces requiere de la asesoría de un experto.

¿Qué es la declaración de la renta o IRPF?

Se trata de un tributo que todos los ciudadanos residentes en el territorio español están obligados a pagar en la Agencia Tributaria. El monto a pagar es de acuerdo con los ingresos obtenidos durante un año, por lo que no todos los ciudadanos están obligados a pagar.

El Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) es junto al IVA la principal fuente de ingresos de Hacienda. Por lo que deben pagarlo las personas físicas que residen en España de acuerdo con las rentas o los beneficios que obtenga durante todo el año fiscal.

La renta son los ingresos netos obtenidos, después que se han restado a los ingresos los gastos que son deducibles. Los ingresos pueden ser procedentes de plusvalías, por cuenta propia o por cuenta ajena, por rentas de capital, por cobrar prestaciones públicas como una pensión, entre otros.

Estos ingresos son gravados por el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas mediante la aplicación de un porcentaje.

¿Quién tiene la obligación de presentar la declaración de la renta?

Están obligados a hacer la declaración de la renta o IRPF cualquier persona física, con nacionalidad española. También aquellas personas que hayan residido en España durante el año natural por un tiempo mayor a 183 días.

La declaración también la deben hacer las personas que tengan en el territorio español la base o el núcleo principal de sus actividades. Siempre que sus ingresos sean mayores a 22.000 euros provenientes de un solo pagador. También cuando los ingresos son mayores a 14.000 provenientes de más de un pagador.

Las personas físicas estarán exoneradas de declarar en los siguientes casos:

  • Los ingresos que obtienen son provenientes exclusivamente del trabajo personal, iguales o menores a 22.000 euros anuales. Pero si proceden de un solo pagador.
  • Cuando los ingresos provienen de varios pagadores, estarán exentos en los casos que la suma del segundo y siguientes no superen la cantidad de 1.500 euros.

En caso de que los únicos rendimientos de trabajo son en prestaciones pasivas, estarán exentos, cuando la declaración se haga de acuerdo al modelo 146.

¿Cómo presentar la declaración de la renta o IRPF?

La forma como se presenta la declaración de la renta es la misma para todos los contribuyentes. Esta se puede hacer de forma presencial en alguna delegación de la Agencia Estatal de la Administración Tributaria (AEAT). Para ello hay que pedir una cita previamente.

La declaración se puede hacer por Internet a través de Renta Web, para ello hay que utilizar el certificado electrónico o el Documento Nacional de Identidad. También se requiere el número de referencia para identificarse o la clave PIN.

La presentación de la declaración también se puede hacer por teléfono a través del plan “Le llamamos. Para ello hay que solicitar una cita por internet o por teléfono en los plazos establecidos por la Agencia Tributaria.

El borrador de la declaración de la renta es una propuesta de declaración diseñada por la Agencia Tributaria que contiene los datos del contribuyente y se debe consultar de forma online mediante alguna de las siguientes formas:

  • Con Clave PIN.
  • Documento Nacional de Identidad electrónico.
  • Certificado electrónico.
  • O con Número de referencia.

Una vez revisado y modificado el borrador, se tienen dos opciones:

  • Una es elaborar su propia declaración.
  • Y la otra es confirmar el borrador de forma automática y se procede a presentarlo.

¿Cuándo hay que pagar en Hacienda y cuándo se cobra?

La declaración de la renta o IRPF que tenga como resultado pagar se les ofrece la oportunidad de fraccionar y domiciliar sus pagos. Cuando el pago es fraccionado se paga un 60% por lo general en el mes de junio y el 40% restante en el mes de noviembre.

Cuando el contribuyente realiza la declaración de la renta y el resultado es a devolver debe saber que Hacienda cuenta con seis meses para hacer la devolución. Este plazo comienza a contar desde el 30 de junio.

Por lo general los contribuyentes suelen recibir su pago a los pocos días de haber presentado su declaración de renta.

¿Cómo hacer la declaración de la Renta?

El Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) grava prácticamente casi todos los ingresos que reciben los ciudadanos. Estos son agrupados por Hacienda en categorías, debido a que las rentas del ahorro y del trabajo tienen una forma de tributación diferente.

Para realizar la declaración Hacienda toma todos los ingresos brutos y los divide entre los que forman parte del ahorro y de la base general.

Cuando obtiene el total de los ingresos comienza a restar deducciones, entre ellas están las procedentes por aportes a planes de pensiones.

El resultado que se obtiene después de aplicadas las deducciones es la base liquidable del IRPF correspondiente al período. Sobre esta base se aplica el tipo efectivo y el cual se adecuará a la situación de cada persona.

Este proceso se hace mediante el mínimo familiar y personal, que por ello las familias pagan menos en la declaración de la renta. Lo mismo ocurre con las personas que son mayores de 65 años.

Lo último que hay que hacer es restar las bonificaciones y las deducciones para así obtener la cuota líquida total. Esta cuota se compara con las retenciones que ya se han pagado para dar el resultado final.

Lo siguiente es la aplicación de los tramos del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). Esto se hace sobre la base liquidable general y es lo que hace que el impuesto sea progresivo.

Este proceso evidencia lo complejo que resulta la declaración de la renta, por ello es aconsejable solicitar ayuda a uno de nuestros asesores fiscales.

¿Necesitas un gestor para hacer la declaración de la renta?

Nuestros asesores son expertos en todo tipo de asuntos relacionados con los impuestos y te pueden ayudar a presentar la declaración de la renta con plena confianza. Contar con la ayuda de un especialista es una garantía de que no se cometerá errores y existe la posibilidad de que el resultado sea positivo para el contribuyente.

Nos encargamos de elaborar y presentar la declaración de la renta por unos honorarios bastante económicos. Para proceder sólo se le debe entregar la documentación relacionada con la situación familiar, personal y financiera del contribuyente.

Cuando el gestor tiene la información, procede a efectuar un análisis detallado de todos los ingresos y gastos. Esto tiene como objetivo garantizar una inmejorable gestión de la Declaración de la Renta y hacer la presentación en los plazos establecidos por la Agencia Tributaria.

Documentos necesarios para pagar el impuesto

Los principales documentos que requiere el gestor para la declaración de la renta son los siguientes:

  • Los datos personales de todos los miembros del grupo familiar, incluyendo el Documento Nacional de Identidad. Datos Fiscales, situación personal de cada uno de los miembros del grupo familiar.
  • Los cambios en el estado familiar que hayan ocurrido durante el ejercicio fiscal, estos son: divorcios, separaciones, nacimientos, pensiones compensatorias, adopción de hijos, convivencia con descendientes y ascendientes.
  • Certificados de enfermedad, seguros de vida, invalidez o jubilación.
  • Los certificados o recibos emitidos por la guardería de los hijos menores de 3 años.
  • Las prestaciones por paro, accidentes o jubilación, salarios percibidos durante el año fiscal, retenciones relacionadas con las cuotas de autónomos.

Los documentos que deben entregar los autónomos a los gestores son:

  • Cartas de pago fraccionados y registros fiscales, estado de cuentas bancarias, certificado de cuentas bancarias y de los aportes a la cuenta de vivienda.
  • Documentos relacionados con la vivienda habitual, como son adecuación para minusválidos, construcciones que se hayan realizado durante el año fiscal.
  • Recibos de pago por alquiler de la vivienda habitual, recibo de pago del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI).

¿Por qué  contratar un gestor para la declaración de la renta?

El gestor se encarga de realizar los cálculos para la declaración de forma correcta, sin posibilidad de cometer errores. Esto es posible porque realizan un análisis detallado de cada partida económica.

Este profesional conoce todas las alternativas para disminuir la base imponible y así pagar menos dinero a Hacienda.

El gestor sabe cómo funciona la declaración de la renta y el procedimiento a seguir para poder pagar menos impuestos. Esto siempre lo hará cumpliendo con la normativa establecida por la Agencia Tributaria.

Este especialista ayuda al contribuyente a ahorrar dinero, tiempo y a evitar problemas con Hacienda por equivocarse en la declaración de la renta.         

¿Te ha gustado el artículo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Call Now ButtonLlámenos sin compromiso Ir arriba