Bufete de Abogados en Madrid   info@rodenasabogados.com   656 749 389 – 910 82 94 48

Declaración de herederos ab intestato

En Rodenas abogados, somos especialistas en estos casos cuando el fallecido no deja un testamento, es entonces cuando la sucesión se liquida de acuerdo con las disposiciones del Código Civil. Es cuando entonces se debe formalizar una sucesión legal, también llamada declaración de herederos ab intestato o intestada.

En tal caso, son los herederos quienes desempeñan colectivamente el papel de liquidador, a menos que designen a uno. En una sucesión legal, las personas que tienen derecho a la sucesión son el o la cónyuge con quien el fallecido(a) estaba casado(a) o en unión civil, las personas emparentadas con el fallecido(a) por sangre o adopción, por lo que esto excluye al socio(a) de hecho y a los suegros.

¿Cuál es el procedimiento a seguir?

En nuestro despacho, los especialistas para determinar las reglas que se aplican al liquidar una sucesión legal, primero debe verificar, en orden si el fallecido(a) estaba casado(a) o en unión civil y si deja un cónyuge sobreviviente. De igual forma si existe un contrato matrimonial o un contrato de unión civil y si este contrato notarial contiene la cláusula testamentaria de hasta el último inmueble viviente.

Nos vemos en la obligación de encontrar esta cláusula testamentaria, debido que se considera que el fallecido(a) deja todos sus bienes a su cónyuge sobreviviente, quien se convierte en el único sucesor. Aunque, en ausencia de tal cláusula testamentaria, debemos verificar si el fallecido tuvo hijos.

Dependiendo de la situación, la herencia debe compartirse de la siguiente manera, entre el cónyuge sobreviviente y los hijos, entre el cónyuge sobreviviente y los demás familiares del fallecido(a), si este último(a) no tuvo hijos.

Ahora bien, ¿Qué es la proximidad de grados?

Establecemos que el concepto de proximidad de grados decreta que el pariente más cercano del fallecido(a), dentro de una línea determinada de sucesores, excluye de la sucesión a los parientes más lejanos.

Por ello, como en las disposiciones legales manejamos que hay 3 líneas sucesoras, la línea directa, que incluye a los hijos(as) del fallecido(a) y sus descendientes, es decir los(as) nietos(as) del fallecido(a) así como a sus padres.

Luego encontramos la línea colateral privilegiada, que incluye a los hermanos y hermanas del fallecido(a) y sus descendientes, incluyen los sobrinos y sobrinas del fallecido(a) en primer grado. Por último, la línea colateral ordinaria, que incluye a los demás descendientes de los hermanos y hermanas del fallecido(a).

¿Qué es la línea de garantía preferida?

Los hermanos y hermanas del fallecido(a) deben provenir del mismo padre y de la misma madre que este último(a) para tener derecho a una parte igual de la herencia, es entonces cuando se denominan hermanos. Lo mismo se aplica a partir de entonces para sus propios descendientes, es decir, los sobrinos y sobrinas del fallecido(a), que deben ser de los mismos padres para tener una participación igual.

Cuando encontramos casos donde existen medio hermanos o medio hermanas, se aplican otras reglas. Estos pueden entonces ser uterinos, es decir, de la misma madre, o consanguíneos, es decir, del mismo padre.

La división de una sucesión dentro de una línea colateral privilegiada se realiza en 2 partes iguales, una que va a la línea paterna del fallecido(a) y la otra a su línea materna. Posteriormente, cada acción se divide por el número de herederos o de hermanos(as) dentro de cada fila.

¿Cómo podemos ejemplificarlo?

Siempre que nos encontramos con estos casos, nuestros expertos lo ejemplifican de la siguiente manera: Si Carlos muere sin haber hecho testamento, estaba casado con Virginia y no tenía hijos. Pero Carlos tenía 3 hermanos, aún vivos, Luis y Rogelio, que comparten la misma madre y el mismo padre que él, por tanto, son hermanos de Carlos.

Y Danilo, a quien su madre tuvo con otro cónyuge, es entonces, uterino con Carlos. Entonces la herencia de Carlos asciende a 45.000 euros, luego de la división del patrimonio familiar y la liquidación del régimen matrimonial, ya que Carlos estaba casado con Virginia.

Primero, Virginia recibe dos tercios de la herencia, o 30.000 euros. El otro tercio, o 15.000 euros, se comparte equitativamente entre la línea paterna, es decir 7.500 euros y la línea materna igual.

La línea paterna de Carlos tiene 2 hermanos, Luis y Rogelio, por ello, cada uno recibe la cantidad 3,750 euros. La línea materna de Carlos tiene 3 hermanos, Luis, Rogelio y Danilo, entonces, los 3 reciben 2,500 euros cada uno.

Como Luis y Rogelio son hermanos de Carlos, reciben una participación en las 2 líneas parentales, por un total de 6,250 euros cada uno. Danilo, siendo uterino, recibe solo una parte de la línea materna.

¿Cómo se realiza la representación de un heredero?

En Rodenas abogados, la representación de un heredero consiste, para un descendiente, en convertirse en sucesor en lugar de su ascendiente, bien sea su padre o su madre, en el caso de que éste fallezca o sea considerado indigno. El principio de representación puede aplicarse hasta el infinito a todos los descendientes del fallecido(a) en línea directa, sean hijos, nietos o bisnietos.

Como línea colateral privilegiada, la representación la aplicamos únicamente a favor de los hijos de los hermanos y hermanas del fallecido(a). Por ejemplo, José tiene 2 hijos, Paulina y Raúl, pero el propio Raúl tiene una hija, María.

Raúl murió en 2010 y luego, José murió en 2015, entonces los sucesores directos de José son sus hijos, Paulina y Raúl. Dado que Raúl ha fallecido, es María quien se convierte en sucesora, como representante de su padre.

¿Cómo se realiza la distribución de los bienes en caso de fallecimiento?

Nuestros expertos aseguran que antes de cualquier distribución, el cónyuge sobreviviente recibe la mitad del valor neto del patrimonio familiar y lo que le corresponde en virtud de su régimen matrimonial. El resto de la propiedad se distribuye según reglas precisas.

Si el fallecido(a) tiene cónyuge e hijos, la parte legal del cónyuge sobreviviente es de un tercio y la de los hijos de dos tercios. Si el fallecido(a) no tiene hijos, pero deja cónyuge y ascendientes, es decir, padre y madre, la parte legal del cónyuge sobreviviente es de dos tercios y la del padre y la madre de un tercio.

Recalcamos en este caso que los hermanos y hermanas no heredan. Si el fallecido(a) no tiene hijos y tanto su padre como su madre han fallecido, pero deja cónyuge y hermanos o, si uno de ellos ha fallecido, los hijos de ese hermano o de esta hermana, la participación legal del cónyuge sobreviviente es de dos tercios y la de las garantías privilegiadas un tercio.

Ahora bien, si el fallecido(a) tiene hijos, pero no deja cónyuge, toda su herencia se revierte a sus hijos. Si el causante no deja cónyuge ni descendientes, su propiedad pasa, en su caso, a su padre y madre, hermanos y hermanas y a los hijos de estos últimos, en ausencia de estos familiares, los bienes se entregarán a los demás ascendientes o colaterales.

Artículos Relacionados

Call Now ButtonLlámenos sin compromiso