La custodia compartida de los hijos menores

Custodia compartida - Consúltanos si estás en proceso de divorcio

La custodia compartida es un régimen a través del cual los hijos menores pueden pasar tiempo con ambos padres, no sólo en periodos vacacionales o fines de semana.

Los periodos dependen de las obligaciones laborales y disponibilidad horaria de los progenitores, de ahí la importancia del acuerdo entre ambos para facilitar este tipo de régimen que beneficia además a los propios hijos.

Podemos ayudarte.

En Ródenas Abogados somos abogados especialistas en divorcios. Si necesitas un despacho con amplia experiencia en custodias compartidas, contacta con nosotros e infórmate sin compromiso. 

¿Cómo definir la custodia compartida?

La custodia compartida es una de las posibles formas de estancia de los hijos menores con los progenitores que han roto su relación.

Fue introducida en España a través de la reforma del Código Civil operada por la Ley 15/2005, de 8 de julio.

Concretamente, el artículo 92 del C.c. es el que la recoge, así como las excepciones a su concesión.

¿Es este el mejor régimen para los hijos?

En la elección del tipo de custodia entran diferentes factores, todos ellos importantes:

  • La disponibilidad de los progenitores para hacerse cargo de los menores.
  • La proximidad entre las viviendas de los padres o una distancia que pueda ser cubierta fácilmente por uno o ambos.
  • Necesario también que exista buena relación entre los padres y no haya sentencia de condena por violencia de género, orden de alejamiento o cualquier otra medida entre ellos.
  • Que ambos consideren que es la mejor opción para los menores, teniendo en cuenta todas sus circunstancias.

Tipos de custodia

Junto al tipo de custodia compartida, conviven otros regímenes:

  • Custodia monoparental: se adjudica a unos de los progenitores, gozando el otro progenitor de un derecho de visitas.
  • Custodia compartida equitativa: cuando los periodos de disfrute de los menores se reparten al 50% para cada uno.
  • Custodia partida: se concreta la custodia de uno de los hijos en uno de los progenitores mientras el otro ostenta la del otro u otros.
  • Custodia ejercida por un tercero: en aquellos casos de retirada de la custodia a los progenitores.
  • Por último custodia compartida acorde a su disponibilidad y al interés de los hijos, como hemos mantenido a lo largo de este artículo.

¿Cómo solicitar la custodia compartida?

El primer camino será el del diálogo; si encontramos una solución consensuada, el procedimiento será más rápido y ágil.

Una vez encontrada la solución, redactaremos un convenio regulador y junto a una demanda, nuestro letrado lo presentará al juzgado de familia de nuestro partido judicial.

En el supuesto de que pretendamos solicitar una modificación del régimen por cambio de las circunstancias, podremos instar directamente al juzgado la modificación, bien mediante acuerdo o a través de demanda en la cual, tras valorar la nueva situación, el juez resolverá.

Requisitos de la custodia compartida

La custodia compartida no es sencilla para los padres, tampoco para los hijos, de ahí que precisemos:

  • un apoyo familiar con el que poder contar ante una situación de necesidad.
  • Suficiente capacidad para atenderles así como gestionar las situaciones difíciles en las que nos podamos encontrar con respecto a los menores.
  • Que la relación con el otro progenitor sea fluida.
  • Que nuestras condiciones laborales nos permitan compaginar ambas tareas.
  • La cercanía entre los domicilios de ambos.

Informe psico-social

En aquellos casos en los que no exista acuerdo sobre el régimen de custodia, o sobre la forma de establecer los periodos de custodia compartida, el juez solicitará informe psico-social para que un profesional evalúe a los menores y sus progenitores, y en base a ello, resolverá el régimen más acorde al interés superior del menor.

Casos en que no se acuerda la custodia compartida.

El artículo 92.7 del Código Civil establece que no procederá guarda conjunta de los menores cuando alguno de ellos esté incurso en causa penal por atentar contra el cónyuge o los hijos que convivan con ambos, tampoco cuando el juez entienda que existen indicios fundados de violencia doméstica.

EL MINISTERIO FISCAL COMO PARTE

El Ministerio Fiscal interviene siempre en los procesos de menores, de forma que, cuando existe acuerdo entre ambos, el convenio es valorado por el M.F.

Cuando no existe acuerdo, el M.F. defenderá el interés superior del menor y adoptará la posición que entienda mejor se ajusta a estos.

IMPORTANTE TENER EN CUENTA

El acuerdo entre las partes es fundamental a lo largo del procedimiento.

Si no se ha presentado la demanda de custodia de mutuo acuerdo,  en el momento anterior al juicio el juez nos invitará a alcanzarlo al igual que el fiscal.

Recordemos que cualquier acuerdo será más beneficioso para nosotros que las medidas que se impongan por la autoridad judicial.

Ventajas de la custodia compartida

La custodia compartida es la mejor opción para todas las partes, aunque no en todos los casos puede llevarse a cabo.

Cuando hay discrepancias irreconciliables sobre su educación o cualquier otra cuestión, o bien existe una mala relación, no resultará adecuada.

En cambio, será el sistema idóneo cuando existe una relación cordial.

El reparto del tiempo suponer a su vez una distribución en deberes y obligaciones que serán asumidas por ambos, pudiendo a su vez contar con periodos de descanso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Llamada teléfonoLlámenos sin compromiso
Scroll al inicio