Los contratos mercantiles: definición, usos y beneficios

Contrato mercantil

El contrato mercantil o contrato comercial es un negocio jurídico bilateral entre dos entidades, ya sean personas físicas o jurídicas. En este acuerdo, las partes se comprometen a intercambiar servicios por un precio acordado durante un período específico.

Tanto los autónomos como los empresarios, que operan de manera independiente, pueden ser parte de este contrato, y están sujetos a las mismas condiciones. El objeto del contrato puede ser la adquisición de bienes o la prestación de un servicio específico.

Podemos ayudarte.

En Ródenas Abogados somos abogados especialistas en derecho mercantil. Si necesitas un despacho con amplia experiencia en esta materia, contacta con nosotros e infórmate sin compromiso. 

Definición de contrato mercantil

El contrato mercantil, también conocido como contrato de prestación de servicios, está regulado por el Código de Comercio y constituye un acuerdo jurídicamente vinculante entre dos o más partes que genera obligaciones y derechos de carácter mercantil entre las diferentes partes.

En el contrato mercantil, las partes intervinientes, ya sea una empresa y un autónomo, dos autónomos o dos empresas, se encuentran en un nivel de igualdad, sin que una tenga más poder que la otra en teoría.

Este contrato puede ser tanto escrito como verbal, pero para ser válido debe cumplir ciertas condiciones, incluyendo el consentimiento libre de vicios de las partes, la capacidad legal para ejercer sus derechos y la licitud del servicio u objeto del contrato según las leyes vigentes.

En este acuerdo, una de las partes ofrece ciertos servicios en el mercado, mientras que la otra parte necesita esos servicios y busca contratarlos a cambio de una compensación adecuada.

A menudo, se confunde con un contrato civil, sin embargo, el Código Civil lo distingue claramente en su artículo 1438 al establecer que el contrato mercantil tiene por objeto la realización de uno o más actos de comercio.

Tipos de contratos mercantiles

Hay diversos tipos de contratos mercantiles, cada uno con requisitos y características específicas. Aquí tienes una descripción de algunos de ellos:

Contratos de crédito y préstamo

Son realizados por instituciones bancarias y tienen como objetivo la prestación económica a cambio de la devolución del principal con intereses.

Contratos de colaboración

Estos acuerdos se dan cuando las partes se comprometen mutuamente a realizar una actividad para alcanzar un resultado específico. Incluyen contratos de agencia, comisión, edición y franquicia.

Contratos de seguro

Aquí la aseguradora se compromete a cubrir determinados riesgos a cambio de pagos regulares de la parte asegurada.

Contratos de cambio

Estos contratos abarcan el intercambio de servicios o bienes por otros. Incluyen contratos de permuta, transporte, compraventa, suministro y obra.

Contratos de custodia o conservación

Consisten en la entrega de un artículo a una parte (el custodio) para su cuidado y protección, a cambio de una retribución generalmente económica.

Contratos de garantía

Estos contratos incluyen hipotecas, prendas y fianzas, y tienen como objetivo proporcionar seguridad para el cumplimiento de una obligación.

Características del contrato mercantil

El contrato mercantil debe cumplir con ciertas características para ser válido. Aquí están algunas de ellas:

  1. Partes intervinientes: Se requieren al menos dos partes: el proponente, quien se compromete a dar, no hacer o hacer algo, y el aceptante, quien se compromete a pagar el precio acordado o cumplir con la obligación establecida.
  2. Propuesta: La propuesta, ya sea verbal o escrita, debe ser aceptada adecuadamente. Si una de las partes se retracta, puede estar obligada a indemnizar a la otra parte.
  3. Aceptación: La aceptación puede ser pura y simple, lo que perfecciona el contrato. Si es condicional, se considera una propuesta.
  4. Perfección: El contrato se perfecciona cuando comienza a existir, creando obligaciones entre las partes contratantes.
  5. Prueba: Los contratos mercantiles son válidos en cualquier forma, siempre que conste su existencia en algún medio que establezca el Derecho Civil.
  6. Interpretación: Se espera que los contratos se interpreten de buena fe, lo que significa que las partes hayan actuado de manera leal y honesta en su ejecución.

¿Qué debe contener un contrato mercantil?

Un contrato mercantil debe contener ciertos datos y cláusulas para ser válido. Estos son elementos que no pueden faltar en ningún contrato de este tipo:

  1. Identificación de las partes: Deben estar claramente identificadas, incluyendo datos completos como domicilio y Número de Identificación Fiscal tanto de las empresas como de los representantes que firman el contrato.
  2. Objeto del contrato: Debe exponer claramente el motivo o servicio por el cual se firma el contrato, definiendo el objeto del mismo.
  3. Obligaciones de las partes: Se deben establecer las obligaciones de cada parte, definiendo las condiciones que se comprometen a asumir, así como las consecuencias por el incumplimiento de estas condiciones.
  4. Duración del contrato: Es necesario indicar el tiempo de duración del contrato, preferiblemente especificando la fecha de inicio y finalización del mismo.
  5. Forma de pago: Debe señalarse la forma de pago, indicando el precio total del servicio, si incluye impuestos, cómo se abonará y el plazo para el abono.
  6. Jornada de trabajo: Se debe especificar si la empresa tiene libertad en el horario o si requiere que las funciones o servicios se cumplan en un horario determinado.

¿Quién se beneficia con el contrato mercantil?

El contrato mercantil beneficia principalmente a las empresas al ofrecerles una alternativa para reducir costos laborales. Algunos de los beneficios clave son:

  1. Ahorro de costes: La empresa solo paga el sueldo del trabajador, evitando gastos adicionales como la Seguridad Social y el Impuesto sobre la Renta de Personas Físicas.
  2. Menos obligaciones: No debe hacer frente a responsabilidades como finiquitos, bajas laborales, indemnizaciones por finalización del contrato o vacaciones, que son comunes en contratos laborales.
  3. Flexibilidad para el trabajador: Este tipo de contrato permite horarios más flexibles, eliminando la necesidad de un jefe directo y ofreciendo la posibilidad de potencialmente ganar más dinero.
  4. Claridad y seguridad jurídica: El contrato establece claramente los servicios a prestar, las condiciones de trabajo y la compensación económica, ofreciendo una garantía para ambas partes.
  5. Protección legal: En caso de desacuerdo o incumplimiento, el contrato sirve como evidencia para demostrar el acuerdo y facilitar la resolución de disputas, incluida la posibilidad de reclamar una indemnización por impago.

Diferencias entre un contrato mercantil y un contrato de trabajo

Las diferencias entre un contrato mercantil y un contrato de trabajo son notables y fundamentales en el ámbito laboral:

En cuanto a la forma de pago, en el contrato de prestación de servicios, el trabajador emite facturas con retención del IRPF y del IVA, mientras que en el contrato laboral, el pago se realiza a través de una nómina donde se incluyen las cotizaciones a la Seguridad Social.

En términos de derechos y beneficios, los trabajadores autónomos carecen de derechos laborales ante las empresas, mientras que los trabajadores con contrato laboral gozan de derechos como vacaciones, permisos, indemnizaciones por fin de contrato, entre otros.

Al finalizar el contrato, surgen discrepancias claras: en el contrato laboral, el trabajador tiene derecho a una indemnización, lo cual no es el caso en los contratos mercantiles, a menos que se establezca específicamente en el contrato.

Y en cuanto a las vías de reclamación, los trabajadores con contrato laboral acuden a la Jurisdicción Social en caso de conflicto, mientras que los trabajadores con contrato mercantil deben dirigirse a la Jurisdicción Civil para plantear sus reclamaciones.

3 comentarios en “Los contratos mercantiles: definición, usos y beneficios”

  1. Avatar

    Un artículo muy informativo y útil para quienes estamos iniciándonos. De esta forma podemos redactar un contrato mercantil con total garantía y más seguridad frente a posibles complicaciones. Muy bueno el apartado de diferencias entre un contrato mercantil y un contrato de trabajo, ya que suponía que eran diferentes pero desconocía exactamente en qué. Ahora me queda todo mucho más claro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Llamada teléfonoLlámenos sin compromiso
Scroll al inicio