Precario: posesión concedida o tolerada sin título legal

Quién es el precarista o okupa

El concepto de precario describe una situación en el que una persona utiliza un bien ajeno sin tener la propiedad jurídica del mismo y sin pagar una renta ni poseer un contrato que justifique el uso del bien. En términos simples, implica ocupar un inmueble sin la autorización del propietario y sin tener un contrato de arrendamiento u otro documento que respalde legalmente la ocupación.

Podemos ayudarte.

En Ródenas Abogados somos abogados especialistas en derecho inmobiliario. Si necesitas un despacho con amplia experiencia en ocupaciones ilegales, contacta con nosotros e infórmate sin compromiso. 

¿Qué significa el concepto precario?

El concepto de precario no está definido explícitamente en ninguna ley, por lo que es necesario recurrir a la jurisprudencia y doctrina para entenderlo. Se refiere a la ocupación y posesión de un inmueble ajeno sin tener un título legal que respalde dicha posesión.

Una persona puede encontrarse en situación de precario si entró en posesión del bien con autorización del propietario pero sin tener un contrato que lo respalde, o si continúa ocupando la vivienda una vez finalizado el contrato que justificaba su posesión.

El precarista es aquel que habita, ocupa y posee un bien sin contar con la autorización correspondiente, quedando en una posición de vulnerabilidad al carecer de un contrato que respalde su situación.

Cuando el propietario desea recuperar su propiedad, puede solicitar al precarista que la devuelva. Si el precarista no accede voluntariamente, el propietario puede recurrir a los tribunales para ejercer una acción reivindicatoria o una acción de desahucio por precario.

Regulación de precario

La regulación del precario se encuentra brevemente contemplada en la Ley de Enjuiciamiento Civil, específicamente en el artículo 250. Este artículo se utiliza para solicitar el desalojo de bienes inmuebles que están ocupados ilegalmente, lo que constituye un delito de ocupación ilegal.

El delito de ocupación ilegal está tipificado en el Código Penal y se considera una infracción contra el orden socioeconómico y el patrimonio. Se configura cuando una persona ocupa una vivienda o local comercial de manera efectiva y sin la autorización del propietario.

La Ley de Enjuiciamiento Civil protege los derechos del propietario del inmueble, permitiéndole iniciar un procedimiento judicial en los casos en que las gestiones verbales no surtan efecto para resolver la ocupación ilegal.

Características de la figura de precario

Las características del precario son las siguientes:

  1. Gratuidad sin respaldo contractual: El precario se distingue por ser una cesión de uso que carece de contraprestación económica y no está respaldada por ningún documento legal que la certifique. A diferencia de una cesión regular, en el precario no hay autorización expresa del propietario ni un contrato que lo avale.
  2. Posesión no regulada: La posesión en el precario no está respaldada por ningún título legal, pudiendo ser tanto una posesión autorizada por el propietario como una ocupación ilegal del bien.
  3. Abuso de posesión: Se considera una situación abusiva, ya que el precarista disfruta del bien de forma gratuita sin tener derecho legal sobre el mismo ni pagar por su uso.
  4. Posibilidad de reversión al propietario: En ocasiones, el precario puede surgir cuando se permite a un amigo o familiar usar un bien sin un contrato formal, pero con la condición de que el bien pueda ser reclamado por el propietario en cualquier momento.

Por otro lado, la acción de desahucio por precario, un procedimiento legal para proteger al propietario ante esta situación, presenta las siguientes características:

  • Renunciable: El propietario puede renunciar al ejercicio de esta acción en cualquier momento, lo que se conoce como desistimiento.
  • Transferible: La acción puede ser ejercida por un tercero autorizado por el propietario, mediante subrogación, novación u otro método.
  • Transmisible: La acción puede ser ejercida por los herederos del propietario en caso de fallecimiento, siempre y cuando todos los herederos participen o estén representados legalmente.
  • Imprescriptible: La acción de precario puede ser ejercida en cualquier momento por el propietario, ya que no está sujeta a plazos de prescripción.
  • Aplicable a bienes inmuebles o muebles: La acción de precario puede aplicarse tanto a bienes inmuebles como a bienes muebles, y esta distinción es importante para determinar la competencia legal aplicable en el procedimiento.

Requisitos para la acción de precario

Los requisitos para ejercer la acción de precario son los siguientes:

  1. Propietario demandante: Quien interpone la demanda debe ser el propietario legítimo del bien objeto del precario. Para ello, se requiere la presentación de los documentos pertinentes que demuestren la titularidad sobre el mismo.
  2. Mejor derecho del demandante: El demandado no debe poseer un derecho superior o igual al del demandante sobre el bien en cuestión. Si el demandado tiene un título de propiedad igual o superior al del demandante, la acción de precario no procederá.
  3. Ocupación o uso del bien: El demandado debe ocupar o hacer uso del bien que el demandante reclama, sin contar con un título o contrato legal que avale su posesión.
  4. Ausencia de título o contrato legal: La ocupación o uso del demandado debe originarse sin un título o contrato legal válido que justifique su posesión del bien. Incluso si el demandado tiene un título nulo, obsoleto o falso, sigue siendo objeto de la acción de precario.
  5. Origen por ignorancia o tolerancia del dueño: La ocupación o uso del bien por parte del demandado debe haber surgido debido a la ignorancia o la tolerancia del propietario. El demandante debe demostrar que la ocupación se mantuvo por una de estas razones, no por ambas.

En caso de que el demandado pueda demostrar que su ocupación se basa en un contrato de arrendamiento válido, un título de propiedad legítimo o un usufructo reconocido legalmente, la acción de precario será desestimada.

Procedimiento para la acción de precario

El procedimiento para la acción de precario se lleva a cabo a través de un juicio verbal de precario, diseñado para lograr el desalojo del ocupante de manera rápida y sin los trámites habituales de un proceso ordinario.

Para iniciar este procedimiento, el demandante debe contar con documentos que demuestren su titularidad sobre el bien, como el certificado de dominio o la escritura pública de compraventa.

Durante la fase probatoria del juicio, el demandante debe presentar pruebas que respalden sus alegaciones ante el juez, quien evaluará los hechos de acuerdo con la ley aplicable. Una vez que el juez emite su sentencia a favor del propietario, se establece un plazo para que el demandado desaloje el inmueble.

El procedimiento verbal de la acción de precario está regulado por la Ley de Enjuiciamiento Civil 1/2000, en su artículo 250.1, y sigue un enfoque plenario de acuerdo con lo establecido en el Código Civil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Llamada teléfonoLlámenos sin compromiso
Scroll al inicio