Cómo participar en una subasta judicial del BOE

Cómo participar en una subasta judicial - Te ayudamos en todos los trámites hasta su adjudicación

Para participar en una subasta judicial, es necesario utilizar el sistema de subastas electrónicas. Esto se lleva a cabo a través de la página web de subastas del Boletín Oficial del Estado (BOE).

La realización de una subasta judicial requiere que exista un fallo judicial que ordene el embargo judicial como parte de una ejecución hipotecaria. Este fallo obliga al deudor a liquidar sus bienes para saldar sus deudas pendientes con los acreedores.

Durante la subasta, se establece un precio de venta para los bienes embargados y se adjudican al mejor postor. Una vez finalizada la subasta y vendidos los bienes, el dinero obtenido se utiliza para cancelar las deudas del deudor con los acreedores.

Podemos ayudarte.

En Ródenas Abogados somos abogados especialistas en subastas judiciales. Si necesitas un despacho con amplia experiencia en subastas, contacta con nosotros e infórmate sin compromiso. 

¿Qué es una subasta judicial?

La subasta es un método de venta pública de bienes del Estado con una larga historia que se remonta a la antigua Roma. En este sistema, el Estado ponía a la venta propiedades y otros activos, y las personas interesadas realizaban sus pujas en un proceso abierto y transparente. Quien ofrecía la mejor puja se adjudicaba el bien, y el dinero obtenido se utilizaba para saldar las deudas del Estado con sus acreedores.

En el siglo VII, las subastas públicas eran parte fundamental de los procedimientos de apremio. Se utilizaban para convertir en efectivo los bienes embargados al deudor, particularmente tras su fallecimiento. En este contexto, los acreedores acudían al Pretor para solicitar la disposición de los bienes del deudor.

Estos bienes se ponían a la venta, y aquel que ofreciera la mejor oferta se quedaba con ellos, pagando así las deudas pendientes del anterior propietario. Sin embargo, esta responsabilidad solo llegaba hasta el límite del precio establecido en el procedimiento.

A lo largo del tiempo, este procedimiento ha perdurado y se ha adaptado, manteniendo su esencia. En la actualidad, consiste en la enajenación de un bien para saldar una deuda. Esto ocurre cuando un deudor no cumple voluntariamente con sus obligaciones financieras, y sus bienes embargados son subastados para obtener fondos con los que se pueda liquidar la deuda pendiente.

La regulación de las subastas judiciales en la LEC

La regulación de la subasta judicial se encuentra detallada en el artículo 636 de la Ley de Enjuiciamiento Civil (LEC). Para las subastas de bienes muebles, los artículos 643 a 654 establecen las normas pertinentes, mientras que para los bienes inmuebles, la regulación se encuentra en los artículos 655 a 675 de la misma ley.

Además, las consignaciones electrónicas en las subastas judiciales están contempladas en la disposición final sexta de la Ley 19/2015.

Requisitos para participar en una subasta judicial

Para participar en una subasta judicial, es fundamental cumplir con ciertos requisitos establecidos por la ley. Este proceso, considerado ordinario, es especialmente común en la ejecución de sentencias dinerarias, principalmente en la ejecución de bienes muebles registrables y créditos hipotecarios.

Antes de poder participar en una subasta del BOE, se requiere realizar un depósito equivalente al 5% del valor de subasta como garantía para poder pujar.

Los requisitos necesarios para participar en una subasta judicial son los siguientes:

  1. Existencia de un procedimiento de apremio: Debe haber una resolución judicial firme que ordene la ejecución de la deuda para que la subasta sea válida.
  2. Evaluación y embargo previo de los bienes: Los bienes a subastar deben haber sido evaluados y embargados previamente. Además, estos bienes deben ser suficientes para cubrir la totalidad de la cantidad reclamada.
  3. Realización de una única subasta: La enajenación de los bienes se fija en una sola subasta y no en subastas sucesivas.
  4. Cumplimiento de la regulación específica: El procedimiento de subasta debe llevarse a cabo de acuerdo con lo establecido en la regulación específica para la subasta de bienes inmuebles o muebles, según corresponda.

¿Cuáles son los tipos de subastas?

Existen cuatro tipos principales de subastas:

Subastas Administrativas

Estas subastas se rigen por la normativa administrativa y se llevan a cabo para saldar deudas contraídas con entidades públicas como ayuntamientos, Hacienda, Seguridad Social, entre otros. La Ley 19/2015, del 13 de julio, estableció la creación de un portal único de subastas administrativas y judiciales, administrado por la Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado (AEBOE), con el fin de simplificar y transparentar el proceso.

Subastas Judiciales

Estas subastas se realizan en los juzgados y tienen como objetivo la venta forzosa de bienes y derechos para saldar total o parcialmente una deuda. Existen varios tipos de subastas judiciales:

  • Por vía de apremio: Se ejecutan como última medida para obtener liquidez de bienes embargados y pagar las deudas pendientes. Se publican en el Boletín Oficial del Estado (BOE) y se realizan a través del portal web de la AEBOE.
  • Procedentes de ejecuciones hipotecarias: Surgen cuando un deudor no puede pagar sus cuotas hipotecarias durante un período determinado, lo que lleva a la venta del bien hipotecado para saldar la deuda.
  • Originarias de un concurso de acreedores: En estos casos, la deuda proviene de un proceso judicial donde el deudor es una sociedad mercantil. Se publican en el BOE y son organizadas por un administrador concursal para liquidar los bienes y pagar a los acreedores.

Subastas notariales

Son realizadas ante un notario y publicadas en el Portal del BOE. Aunque son extrajudiciales, ofrecen seguridad jurídica al contar con la intervención de un fedatario público.

Subastas privadas

Organizadas por particulares o empresas, estas subastas no están vinculadas a procedimientos judiciales ni a entidades públicas. Se rigen por las condiciones establecidas por los interesados, cumpliendo con la legislación vigente. En este tipo de subastas se puede ofertar una amplia variedad de bienes con valor económico.

Procedimiento para participar en una subasta judicial

El procedimiento para participar en una subasta judicial se desarrolla de la siguiente manera:

  1. Convocatoria y publicación: La convocatoria de la subasta se realiza a través del Boletín Oficial del Estado (BOE) y también se publica en el Portal web de la Administración de Justicia. La convocatoria debe ser ordenada por el Letrado de la Administración de Justicia a cargo del procedimiento de ejecución.
  2. Acceso al Portal de Subastas Electrónicas: Para participar en la subasta, es necesario acceder al Portal de Subastas Electrónicas Judiciales de la Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado (BOE). Esto se puede hacer a través del siguiente enlace: https://subastas.boe.es/. Se requiere contar con un certificado electrónico reconocido, NIE o DNI, o utilizar la Cl@ve Permanente o la Cl@ve PIN.
  3. Consignación del depósito: Los interesados en pujar deben consignar un depósito de subasta equivalente al 5% del valor de tasación de los bienes. Esta consignación se realiza electrónicamente a través de la pasarela de pagos de la Agencia Tributaria en el Portal web de Subastas Electrónicas del BOE.
  4. Plazo para pujar: Las posturas serán admitidas durante un plazo de veinte días naturales desde la apertura de la subasta y no se cerrarán hasta una hora después de realizada la última postura. El Letrado de la Administración de Justicia puede suspender o cancelar la subasta, devolviendo las consignaciones en caso de suspensión por un período mayor a quince días.
  5. Resultado de la subasta: Una vez cerrada la subasta, el Portal de Subastas envía al Letrado de la Administración de Justicia la información certificada con la postura ganadora, así como las posturas en orden decreciente del valor. Si hay posturas iguales, se presentan en orden cronológico. El Letrado deja constancia de esta información, indicando los nombres de los participantes y las posturas presentadas.
  6. Pago y cancelación de cargas: El ganador de la subasta tiene un plazo establecido por ley para realizar el pago ofrecido por el bien subastado, que incluye el remate (diferencia entre el depósito y el precio final). Después, debe solicitar el mandamiento de cancelación de cargas para la inscripción en el Registro de la Propiedad correspondiente.
  7. Plazos: Los plazos para la subasta de bienes muebles son de diez días hábiles, mientras que para bienes inmuebles son de cuarenta días hábiles. Es importante tener en cuenta que no se incluyen los días festivos ni los sábados en estos plazos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Llamada teléfonoLlámenos sin compromiso
Scroll al inicio