Código Civil Español: Aspectos clave y reformas recientes

Código Civil

¿Te has planteado alguna vez lo complejas que pueden llegar a ser las relaciones jurídicas privadas entre los particulares?

Como titulares de derechos y obligaciones que somos, podemos hacer una compraventa, alquilar un piso, casarnos, hacer o recibir una donación… Todas estas son acciones que pertenecen a nuestra esfera privada, pero que también pueden llegar a afectar a terceros y, precisamente por ello, deben contar con una regulación, y eso es justo lo que hace nuestro Código Civil (CC).

Se trata de una de las normas más antiguas e importantes de nuestro ordenamiento jurídico, por lo que me parece interesante ayudarte a hacer una aproximación a él.

Si quieres ver el Código Civil actualizado en el 2024, pincha en este botón 

Qué es el Código Civil

El Derecho es una materia muy extensa que se subdivide en varias ramas, siendo una de ellas el Derecho Civil.

Este lo podemos definir como el conjunto de reglas que regulan aspectos relacionados con la vida privada de las personas. Así que el Código Civil es el texto que se encarga de recoger todas esas normas que rigen las relaciones de carácter privado entre los ciudadanos.

Dentro de él encontramos cuatro materias diferentes:

  • Derecho de las personas o Derecho Civil general.
  • Obligaciones y contratos.
  • Derechos reales.
  • Derecho de familia y sucesiones.

Luego te explicaré el origen de este texto y veremos que data del siglo XIX, pero no creas que el Derecho Civil es una creación más o menos cercana a nosotros en el tiempo, ni mucho menos.

Los romanos están considerados como los “padres” de las normas jurídicas, y es que tenían reglas legales para prácticamente todo. En Roma, cada pueblo vivía conforme a sus propias reglas, pero esto se volvió un poco más difícil a medida que el imperio se fue extendiendo. Fue entonces cuando surgió la necesidad de tener un conjunto de reglas homogéneas aplicables en todo el territorio, surgiendo así el Derecho Privado.

Historia del Código Civil español

Lo que podríamos considerar la “historia jurídica” de nuestro país comienza a principios del siglo XIX. Hasta entonces, lo que existía era un conjunto de normas independientes derivadas de la costumbre. Curiosamente, la codificación no comenzó de la mano de los gobernantes patrios, sino que fue iniciativa de José Bonaparte.

El monarca de origen francés llegó a territorio español muy influenciado por lo que su hermano había hecho en su país de origen, y empezó un proceso de regeneración legal y social con el que pretendía dotar a España de una constitución y también de códigos que recogieran las leyes penales y civiles.

Como bien sabes, la época de la invasión francesa y la posterior vuelta de Fernando VII como rey de España no fue fácil. Existía en una parte de la sociedad un gran interés en contar con un ordenamiento jurídico que fuera igual para todos, pero los esfuerzos llevados a cabo para intentar la codificación del Derecho se encontraron con el gran obstáculo que suponía el hecho de que el país estuviera en una etapa muy convulsa a nivel social.

En 1821, con la Constitución de Cádiz (1812) de nuevo en vigor, se elaboró un proyecto de Código Civil del que tan solo se llegó a redactar el discurso preliminar y algunos artículos. En 1823 acabó la etapa conocida como Trienio Liberal y, con su fin, la labor de codificación quedó paralizada.

Mientras otros países europeos ya habían avanzado mucho en esta tarea, aquí seguíamos sin tener un Código Civil. En 1881 se presentó un nuevo proyecto, pero este ignoraba los derechos de los territorios forales, y fue rechazado por ello.

Finalmente, el 24 de julio de 1889 se promulgó el tan esperado Código Civil español, redactado bajo la dirección del jurista Manuel Alonso Martínez,  que está en vigor desde el 16 de agosto de ese mismo año.

Estructura del Código Civil

Si has tenido en tus manos una edición impresa en papel, te habrás dado cuenta de que estamos ante un texto bastante extenso.

La labor codificadora se hizo tarde, pero se realizó a conciencia. Como resultado, obtuvimos un Código Civil compuesto por 1976 artículos, a los que hay que añadir una disposición final, trece disposiciones transitorias (que regulan el paso de la legislación anterior a la nueva) y cuatro disposiciones adicionales.

Antes del articulado hay un título preliminar relativo a las normas jurídicas, su aplicación y su eficacia. Después, los 1976 artículos se dividen en un total de cuatro libros dedicados respectivamente a:

  • Las personas.
  • Los bienes, la propiedad y sus modificaciones.
  • Diferentes modos de adquirir la propiedad.
  • Obligaciones y contratos.

Entrar de lleno a hablar de su contenido me llevaría mucho tiempo, pero basta con que tengas en cuenta que esta es la norma a la que tenemos que acudir para conocer la regulación de materias como las fuentes del Derecho, el domicilio, el matrimonio, la filiación, la tutela, la responsabilidad civil, y la propiedad de bienes muebles e inmuebles, entre otras cosas.

Además, algunas de las materias codificadas han contado después con un desarrollo legal más extenso a través de normas específicas. Por ejemplo, el arrendamiento de bienes inmuebles y la propiedad intelectual.

Reformas más importantes del Código Civil

Nuestro Código tiene 135 años, pero sigue de plena actualidad gracias a las reformas que ha ido recibiendo con el paso del tiempo. Esto le ha permitido adaptarse a la realidad social de cada momento.

A continuación te expongo las que para mí, como jurista, han sido las reformas más importantes:

Empezamos por el año 1981, cuando se produjeron dos cambios de gran calado. El primero de ellos llegó en mayo, con una modificación referida a la filiación, la patria potestad y el régimen económico matrimonial.

En 1978 entró en vigor nuestra actual Constitución, que establece la igualdad jurídica entre hombres y mujeres a la hora de contraer matrimonio. La reforma del Código Civil de mayo de 1981 se encargó de materializar este mandato constitucional.

Unos meses después, en julio, se produjo un hito en la historia de España, entrando a formar parte de nuestro ordenamiento jurídico la figura del divorcio.

En 1990 se hizo desaparecer del Código cualquier referencia a la discriminación por razón de sexo.

Divorcio exprés y matrimonio homosexual, dos grandes cambios

En 2005 llegó otro importante cambio, con la introducción de lo que se conoce como “divorcio exprés”. Tras esta reforma, ya no es necesario alegar ninguna causa para acceder al divorcio, ni pasar previamente por la separación. Toda persona que desee romper su vínculo matrimonial, puede hacerlo, aunque su cónyuge no esté de acuerdo.

También en 2005 se produjo otra importante reforma que no estuvo exenta de polémica. Se aprobó entonces el matrimonio entre personas del mismo sexo y la adopción de niños por parejas homosexuales. España se convertía así en el cuarto país a nivel mundial en regular el matrimonio enter personas del mismo sexo, una figura que, en la actualidad, está reconocida en más de 30 países.

En octubre de 2015 se reformó el artículo 1964 del Código Civil, referido al plazo de prescripción para aquellas acciones que no tuvieran establecido un plazo especial. Desde entonces, este ha pasado de los 15 años que eran necesarios antes, a los cinco que son suficientes ahora para poder entender que un derecho ha prescrito.

También en ese año se reconoció la custodia compartida de los hijos menores de edad como modalidad preferente y por defecto en los casos de disolución matrimonial.

Los últimos cambios

Con la entrada en vigor de la Ley Orgánica 8/2021 de Protección Integral a la Infancia y la Adolescencia frente a la Violencia, se produjeron cambios en diferentes artículos del Código Civil para otorgar una mayor protección a los menores en los casos de violencia.

En 2023, con la entrada en vigor de la Ley Trans, el Código Civil fue modificado para acoger nuevos conceptos y adoptar un lenguaje inclusivo. Sustituyendo términos como “madre” y “padre” por “progenitor gestante” y “progenitor no gestante”.

135 años de historia dan para mucho. En este tiempo, el Código Civil se ha desprendido de viejos preceptos que ya no tienen sentido y ha ganado contenido que le permite ajustarse a la sociedad actual. Sin duda, esta norma seguirá evolucionando.

Llamada teléfonoLlámenos sin compromiso
Scroll al inicio