Abogados empresa madrid

abogados de empresa en madrid

Nuestro equipo de Abogados de Empresa en Madrid está conformado por especialistas en Derecho de Empresa. Debido a su cualificada experiencia, están capacitados para brindarle la asesoría que requiera para resolver cualquier asunto relacionado con su Empresa.

Este grupo de abogados pueden resolver cualquier tipo de problemas legales que puedan afectar a tu empresa. Entre problemas o procesos pueden desglosarse entre el Derecho Civil, Derecho laboral, Derecho Mercantil, Derecho Administrativo y hasta Derecho Penal.

Constitución de sociedades

La constitución de una sociedad es la unión de manera jurídica entre una o más personas para crear una empresa con la finalidad de explotarla para obtener un beneficio. Esta pueden ser de diferentes formas: civil o sea mercantil, lo cual lo determina el proyecto inicial.

Tipos de sociedades

Sociedad Anónima

Esta sociedad es un tipo de empresa que se forma con un único titular, el cual tiene que hacer un aporte de una determinada cantidad de dinero establecida en la ley. Esta cantidad de dinero será dividida en acciones aportadas por cada uno de los socios.

Para que esta sociedad se haga efectiva, requiere de un desembolso del capital total por una cantidad del 25%. Es necesario presentar una escritura pública ante un notario y el Registro Mercantil para su creación.

El capital de la Sociedad Anónima puede estar formado en dinero, bienes o derechos, el cual se divide en acciones de acuerdo con la cantidad aportadas por cada uno de los socios, acordada con sus abogados de empresa en Madrid.

Sociedad de Responsabilidad Limitada

Es un tipo de sociedad donde el capital inicial es dividido en partes iguales entre los socios y es acumulable. Ninguno de los socios puede tener una mayor o menor participación que los otros, también tiene establecida una cantidad de dinero que debe ser pagada de inmediato.

Cada uno de los socios posee el derecho de participar en la distribución de los beneficios, en el patrimonio resulte del mismo. Deberán tomar decisiones ejecutivas y ser parte de la Junta Administrativa, que es la responsable de tomar las decisiones y establecer los acuerdos, presenciado por sus abogados de empresa en Madrid.

Sociedad Colectiva

Para la constitución de este tipo de sociedad es necesario tener por lo menos dos personas, el capital lo aporta cada uno, el cual puede ser en derechos, dinero fiduciario o créditos. Realizando este aporte, cada uno tiene derecho a participar de forma directa en la empresa, al control de la contabilidad y la administración.                                      

Los socios de esta clase de acuerdos responden de manera personal por las deudas sociales, lo cual hacen de forma solidaria e ilimitada, también pueden aportar en forma de capital su fuerza de trabajo y sus conocimientos.

El nombre de la empresa debe estar formado por los nombres de todos los miembros o añadírsele la definición “y compañía” o “cía”.

Sociedad Cooperativa

Este tipo de sociedad está formada por un grupo de personas naturales o jurídicas.

Estas personas tienen como finalidad el desarrollo de una actividad económica con un interés común y los socios tienen una mayor participación.

Para la creación de este tipo de sociedad no se requiere de una cantidad de dinero para el capital. Cada uno de los socios tienen los mismos derechos y puede dejar de permanecer a la sociedad de forma voluntaria y cuando lo decidan.

Pacto de socios

El pacto de socios es un acuerdo que establecen cada uno de los socios que conforman una sociedad. El fin de este pacto es regular las relaciones internas con el propósito de garantizar la solución de problemas que signifiquen riesgo la ejecución del proyecto.

Este no es obligatorio y tampoco está en los estatutos, pero es de gran utilidad para evitar posibles conflictos.

En él se describe de forma minuciosa el proyecto y establecen las funciones de cada uno de los socios. De igual manera, se aclaran las condiciones para el ingreso o salida de alguno de ellos.

Ampliaciones de capital

Una ampliación de capital es una operación financiera que se hace con la finalidad de aumentar los fondos de la empresa. Este proceso hecho por nuestros abogados de empresa en Madrid permitirá efectuar nueva inversiones

Hay dos formas típicas de aumentar el valor de una empresa:

-La ampliación del capital se realiza aumentando el valor de las acciones existentes, emitiendo nuevas acciones.

-Con cargo a res que está representada por los beneficios de la empresa que no han sido distribuidos entre los accionistas.

Fusión de empresas

La fusión de empresas es un proceso mediante el cual dos o más sociedades que estaban constituidas de forma independiente se junta. Ya disueltos de manera individual, unen sus patrimonios con la finalidad de aumentar el capital de la nueva sociedad.

La fusión de empresas puede ser de los siguientes tipos:

Fusión por absorción:

Es un proceso de fusión mediante el cual el capital de las personas jurídicas participantes es absorbido, aumentando el de la nueva sociedad.

Las sociedades que se han fusionado se disuelven y los socios que la conformaban, pasan a ser parte de la sociedad absorbente.

Los socios no tienen la obligación de hacer que el capital aumente a la cantidad total del valor que tienen los patrimonios obtenidos en la operación realizada.

Fusión pura:

Es cuando dos o más sociedades se unen con la finalidad de crear una nueva empresa; estas sociedades son disueltas pero no hay ningún tipo de liquidación, porque es utilizado para unir el capital y las funciones que poseen.

Otro tipo de clasificación de la fusión de empresas es de acuerdo con la competencia y la importancia económica, entre ellas están las siguientes:

Fusión Horizontal:

Esta ocurre cuando dos o más empresas que pertenecen al mismo sector económico deciden unirse. Esto tiene el propósito de:

-Aumentar el capital.

-Disminuir los costos de producción.

-Tener una mayor presencia en el mercado.

-Atrapar al consumidor para con ello eliminar la competencia.

Conglomerado:

Esta es la fusión de empresas que no tienen ningún tipo de relación, lo único que comparten son ciertas funciones centrales. Estas funciones podrían ser: control financiero, la contabilidad y la administración.

Integración vertical:

Esta es la unión entre una empresa y su proveedor, con la finalidad de adquirir su propia materia prima. De igual manera, de una sociedad con algún cliente con el propósito de poder disponer de su propio producto.

Compraventa de empresas

La compraventa de empresas es un proceso mediante el cual una persona vende una empresa a un tercero que la adquiere con unas determinadas condiciones. Estas condiciones varían de acuerdo con la negociación que se realice entre comprador y vendedor.

Por lo general, el proceso de compraventa de empresas lleva los siguientes pasos:

-Carta de intenciones: en esta se establece la decisión de comprar y vender, que los datos de la empresa son confidenciales y algunos otros aspectos.

-Comprobación fiscal y contable: es un análisis de la situación fiscal y económica de la sociedad. Esta es realizada por un economista con la finalidad los de identificar las posibles contingencia y riesgos.

-Comprobación laboral y legal: es un estudio de los documentos de la sociedad, el cual es realizado por nuestros abogados de empresa en Madrid. Aquí se determina la situación laboral y legal, las contingencias y los riesgos.

-Contrato: es la firma del contrato de compraventa en el cual se define la fecha de corte, se establecen las condiciones de la operación y se fijan las garantías que el vendedor le dará al comprador.

-Acta de cierre: se realiza cuando el comprador ha asumido la empresa, verifica que los datos teóricos de la fecha de cierre concuerdan con todo lo que hay en la empresa. Aquí se realizan los ajustes de precio y en caso de que haya una diferencia, se abona o se paga.

Concurso de acreedores

El concurso de acreedores es un proceso judicial que ocurre cuando una empresa no tiene las posibilidades de pagar sus deudas.

Este proceso tiene como finalidad buscar soluciones para que la sociedad pueda continuar y que los acreedores puedan cobrar, para con ello evitar la quiebra.

Este es un procedimiento que se puede aplicar a una persona física, autónoma, a una persona jurídica, a pymes y grande empresas. Con este proceso hecho por nuestros abogados de empresa en Madrid se pretende ayudar a las sociedades, profesionales o empresas en caso no poder pagar sus deudas.

Para efectuar este proceso debe solicitarse la participación de un juez, que tendrá la facultad para aplazar o rebajar el pago de la deuda y paralizar las ejecuciones de deuda ante el Juzgado Mercantil.

Tipos de solicitud del concurso de acreedores

La solicitud del concurso de acreedores puede ser de dos tipos, que son las siguientes:

Solicitud voluntaria:

Es realizada por la persona responsable de la sociedad o por un empresario individual al tener conocimiento de no poder asumir algunas responsabilidades financieras.

Estas podrían ser el pago de sus deudas o de una posible quiebra de la empresa, esta solicitud la debe presentar en un plazo máximo de dos meses.

Si el representante de la sociedad o persona individual no realiza la solicitud voluntariamente, se expone a pena de multas o a imputaciones penales. Esto daría la posibilidad de que el juez crea que la quiebra fue causada con fines ilícitos.

Solicitud forzosa:

Esta es realizada por un acreedor o por alguno de los socios de la sociedad que se encuentra inconforme con la dirección. Esto lo tramitará un juez y será quien decida si se aprueba o no.