La baja unilateral contrato laboral

La baja voluntaria del trabajador es el manifiesto de terminar su relación laboral con el empleador y se perderá el derecho a cualquier tipo de indemnización y paro.

La extinción de la relación laboral bajo es una figura voluntaria de forma unilateral del trabajador y bajo ningún concepto debe estar supeditada a instigación por parte del empleador.

Aun cuando un trabajador goce de un contrato que estipule un tiempo específico al servicio de una empresa o autónomo podrá dimitir en cualquier momento.

En tal sentido sólo es necesario presentar la baja voluntaria de manera formal a través de un escrito.

Para más información puedes contactar con nuestros abogados, que prestan servicios jurídicos a nivel nacional:

Plazo de preaviso de una baja voluntaria

El trabajador tiene plena libertad de decidir si desea mantener su relación laboral o renunciar cuando lo estime conveniente, actuando en función de sus necesides personales y profesionales.

En primer lugar, para poner fin a la relación laboral, el trabajador deberá comunicar de forma escrito o verbal su baja voluntaria con un preaviso de al menos 15 días de antelación al departamento de Recursos Humanos de la empresa, o a administración en su defecto

Por lo tanto, para presentar la baja voluntaria, es necesario hacerlo cumpliendo ciertos parámetros:

  1. Fecha de comunicación de la baja.
  2. Datos identificativos de la empresa.
  3. Datos identificativos del empleado.
  4. Motivo de la carta.
  5. Fecha de finalización de la relación.

En segundo lugar, la empresa te dará de baja en la Seguridad Social y señalar como causa de extinción el código 21 que significa baja voluntaria del trabajador

En tercer lugar, el empleado tiene derecho recibir el finiquito que comprende los días trabajados y no cobrados, la parte proporcional de vacaciones, las pagas prorrateadas que correspondan y cualquier ingreso extra en su parte proporcional, como por ejemplo las dietas.

Cuando no se debe presentar la baja voluntaria del trabajador

La baja voluntaria del trabajador es un derecho que asiste a los trabajadores cuando deciden terminar la relación de trabajo por su decisión libre y por su tranquilidad.

Por lo que no se sugiere utilizar este mecanismo bajo otros contextos que suelen comprometer sus beneficios.

Algunas empresas obligan a los trabajadores a darse de baja voluntariamente para no verse sujetos a la indemnización que les corresponde bajo otro concepto y como consecuencia no tener derecho a paro en las siguientes circunstancias:

  1. Cuando los trabajadores se sienten mermados en sus derechos o son víctima de maltrato laboral.
  2. Cuando cambian las circunstancias o la relación con la empresa, afectando las condiciones originales.

Estos cambios intencionados conllevan modificaciones sustanciales en los horarios originales, los tiempos de descanso, las responsabilidades laborales, la duración de la jornada laboral o incluso la ubicación donde se presta el servicio

Por tanto, dichos eventos suponen un deterioro en la comodidad, conveniencia del desplazamiento y finalmente obligan a darse de baja de forma obligatoria para no pagarles una indemnización.

Sin embargo, ninguna de las anteriores son razón de presentar la baja voluntaria son realmente legítimas.

Ten en cuenta que sólo puedes acumular las cotizaciones que no hayas consumido en los últimos seis años.

Por ello, si te hacen un contrato de 6 años despúes de la baja laboral perderás todas las cotizaciones acumuladas.

Ademáss, las prestaciones del SEPE sólo protegen a los que quieren trabajar y han sido despedidos, sufrido un perjuicio y dar por finalizado el contrato de trabajo.

¿Cuáles formas aplican para presentar la baja voluntaria del trabajador?

Existen dos formas de ejecutar la baja voluntaria del trabajador, estas conllevan al mismo fin, pero no se obtiene el mismo resultado. En tal sentido lo más prudente es saber que si realmente se ha decidido la dimisión es mejor hacerlo como corresponde previo aviso.

En cualquier caso, presentaremos ambos escenarios para que exista una mayor conciencia de las implicaciones en ambos casos:

Abandono del puesto de trabajo

Es importante tener en cuenta que la acción de abandonar el puesto de trabajo por sí sola no implica la terminación automática de la relación laboral. En este sentido, el acto de abandonar el puesto de trabajo equivale a una renuncia tácita a la relación laboral.

Esta renuncia tácita se manifiesta a través de la ausencia del empleado, indicando que no tiene la intención de continuar con dicha relación laboral y, sin una comunicación directa, se presume la finalización de la misma. Al utilizar esta acción, el motivo que llevó a la cancelación o su justificación no se presenta explícitamente.

Por tanto, es esencial que la empresa se asegure de que el abandono efectivamente ha resultado en la terminación de la relación laboral.

Para lograrlo, la empresa debe emplear mecanismos de comunicación para obtener una respuesta o contraparte que revele la razón real detrás de la ausencia del empleado.

El período de espera previsto para obtener esta información suele ser de tres días, que corresponde al mínimo que un trabajador tiene la facultad de otorgarse voluntariamente antes de presentar su renuncia formal.

Sanciones disciplinarias de la empresa por abandono del puesto de trabajo.

Cuando un trabajador decide optar por realizar un abandono de trabajo conlleva una sanción disciplinaria ejecutada por la empresa en respuesta a su actitud.

Por lo tanto, nos podríamos encontrar ante un despido disciplinario por ausencia sin justificación en el puesto de trabajo.

Esta medida por parte de la empresa pone en desventaja al trabajador en varios sentidos:

  1. El trabajador pierde el derecho a la indemnización, pero no así al finiquito. Sin embargo, en caso de la medida disciplinaria este no podrá recibirse hasta que no se defina realmente el finiquito de la relación contractual.
  2. En caso de que la empresa termine con la relación laboral entonces el trabajador podrá hacer la solicitud de la prestación por concepto de desempleo. Esta situación que deviene del abandono y la posterior medida puede ser de gran tiempo en resolución por lo que se retiene todo pago al que se tiene derecho.

Baja voluntaria con aviso previo

La otra opción es la baja voluntaria con aviso previo, evidentemente la más recomendable si el trabajador está convencido de lo inapropiado y poco beneficioso de continuar dicha relación. En este caso, podrás cobrar el paro acumulado cuando el encuentres un trabajo de una duración y finalice por causas ajenas a tu voluntad o varios temporales por el mismo periodo.

Se deberá presentar la intención de causar la baja voluntaria y además acompañarla con un formato escrito de ser posible, para dejar constancia de dicho finiquito. Este manifiesto puede expresarse desde el día en que corre tal determinación hasta el día en que se cumplen los plazos de compromisos de anticipo previo.

 ¿Se puede revocar una presentación de baja voluntaria?

Cuando un trabajador decide presentar una baja voluntaria al trabajador y mientras transcurre el periodo de aviso previo si se arrepiente de la decisión puede revocar la baja voluntaria del trabajo. En tal forma mientras este tiempo corre la relación laboral se considera activa aún.

Sin embargo, debe considerarse que si el deseo de retractarse del trabajador ocasionó perjuicio no existirá obligación de aceptar dicha revocatoria. Este es el caso cuando ya se ha sustituido la plaza vacante por un nuevo empleado. Situación que la empresa ha de comprobar.

En caso contrario la empresa deberá proseguir la relación de trabajo naturalmente. Si existe una negativa a recibir al empleado esta acción será tomada como despido improcedente.

Presentar baja voluntaria trabajador durante el Periodo de Prueba

Presentar baja voluntaria al trabajador durante el periodo de prueba es otra de las formas por las cuales se puede dimitir a un puesto de trabajo. En este caso también se requerirá que el trabajador exprese su decisión o el motivo vía escrita.

Sin embargo, es bueno aclarar que no debe expresarse que se aplica a una baja voluntaria en cuyo caso lo que aplica para no tener que dar pago de aviso previo es la ruptura de la relación laboral por incumplir las competencias del periodo de prueba.

No obstante, aunque se conserve el derecho a recibir la paga de los días laborados hasta ese momento se pierde el derecho a la indemnización y al paro por renunciar voluntariamente al trabajo.

Implicaciones y consecuencias de no presentar la baja voluntaria trabajador con previo aviso

Como hemos señalado esta acción le es lícita a todo trabajador, sin embargo, no significa que sea lo más favorable. En tal sentido esta determinación conlleva a ciertas implicaciones y consecuencias de no presentar la baja voluntaria con previo aviso.

Descuento del finiquito en relación al dinero que debe percibirse

Cuando un trabajador no presta los días de aviso previo que se requiere está sujeto a sufrir un descuento del finiquito en relación al dinero que debe percibirse. Se deberá tomar en consideración que cada día de este periodo se computa y que por cada día incumplido se descuenta dos del dinero correspondiente al finiquito.

Después de presentar la baja voluntaria trabajador no puede solicitar la indemnización

Otra de las consideraciones de gran relevancia que debe tenerse en consideración es que después de presentar la baja voluntaria el trabajador no puede solicitar la indemnización.

En este sentido más allá de las circunstancias que necesitaron la baja voluntaria el trabajador no puede solicitarse por no estar estrictamente en situación de desempleo.

¿Cuáles otras opciones existen aparte de la baja voluntaria? Una opción que puede tomarse como prudente es solicitar una excedencia voluntaria. Con esta opción no se rompe el vínculo con la empresa y se tiene la posibilidad de volver a ella si no se logra una plaza externamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Llámenos sin compromiso
Scroll al inicio