Baja por depresión - ¿Cómo solicitarla?

Cuando una persona experimenta cualquiera de los síntomas asociados con la depresión, tienen la opción de solicitar una baja por motivos de salud mental. Este derecho está respaldado por la legislación española y permite a los trabajadores ausentarse temporalmente de sus responsabilidades laborales cuando se ven afectados por condiciones psicológicas.

La depresión es un trastorno mental que se caracteriza por una profunda sensación de tristeza, una disminución en la autoestima y una pérdida de motivación. Estos síntomas pueden llevar a la persona afectada a perder el interés en sus actividades diarias, tanto profesionales como personales, y a experimentar dificultades para desempeñarse en su vida cotidiana.

Podemos ayudarte.

En Ródenas Abogados somos abogados especialistas en derecho laboral. Si necesitas un despacho con amplia experiencia en esta materia, contacta con nosotros e infórmate sin compromiso. 

¿Qué significa baja por depresión o ansiedad?

La baja por depresión es un término que describe la situación en la que una persona se encuentra temporalmente incapacitada para llevar a cabo sus responsabilidades laborales debido a padecer depresión.

Tanto la ansiedad como la depresión se consideran trastornos mentales que pueden afectar significativamente el desempeño laboral habitual de un individuo.

Estos problemas pueden afectar la salud de los trabajadores y llevar a una disminución en su rendimiento laboral, lo que a su vez puede tener un impacto negativo en la productividad de la empresa.

Los desencadenantes comunes de la depresión suelen estar relacionados con problemas personales y familiares, falta de motivación, inestabilidad laboral, estrés, ansiedad, falta de apoyo por parte del equipo, conflictos laborales y exigencias emocionales en el trabajo.

Durante el período de baja laboral, es importante que el trabajador se centre en su recuperación y bienestar emocional, por lo que no está obligado a responder a llamadas o correos electrónicos relacionados con su trabajo.

¿Quién concede la baja por estrés a un empleado?

La concesión de una baja por depresión a un empleado implica un proceso médico y administrativo específico. En primer lugar, la baja por depresión debe ser diagnosticada y acreditada por un médico, al igual que cualquier otra baja médica. El trabajador no está obligado a revelar las causas de su ausencia, ya que estas son confidenciales y solo deben ser conocidas por el médico que realiza el diagnóstico.

Durante el período de baja por depresión, es crucial que el empleado siga las recomendaciones del equipo de salud mental, que pueden incluir la asistencia a terapia psicológica y, en algunos casos, el tratamiento farmacológico.

Una vez que el médico especialista evalúa la situación clínicamente y confirma la necesidad de la baja por depresión, la empresa donde el empleado trabaja otorga la baja por incapacidad temporal. La responsabilidad de sufragar esta baja recae en la mutua.

Por lo tanto, los trabajadores tienen el derecho de solicitar una baja por depresión por contingencias comunes. Este permiso retribuido les permite ausentarse temporalmente de su lugar de trabajo con el objetivo de recuperarse de su enfermedad mental.

Tipos de baja laboral por depresión

Existen dos tipos principales de baja por depresión que los trabajadores pueden solicitar en una empresa:

Baja por contingencias comunes

Este tipo de baja se concede cuando las causas de la depresión del trabajador no están directamente relacionadas con su actividad laboral. Por lo general, estas causas están vinculadas a problemas personales o familiares, como el fallecimiento de un ser querido, una enfermedad grave o dificultades financieras personales significativas.

Baja por contingencias profesionales

En este caso, la baja se otorga cuando las causas de la depresión del trabajador están directamente relacionadas con su trabajo o con la empresa en la que desempeña sus funciones laborales. Ejemplos comunes de estas situaciones incluyen el estrés laboral, el acoso laboral o una mala relación con los compañeros de trabajo.

Cada tipo de baja por depresión tiene sus propios requisitos y procedimientos específicos que deben seguirse para su solicitud y concesión, y ambas están destinadas a garantizar que el trabajador reciba el apoyo adecuado para recuperarse de su enfermedad mental.

Requisitos para obtener la baja por depresión

Para solicitar la baja por depresión en el ámbito laboral, se deben cumplir ciertos requisitos específicos:

  1. Diagnóstico médico: La enfermedad debe ser diagnosticada por un especialista en salud mental, como un psiquiatra. El médico de atención primaria o uno asociado a la mutua del trabajador es quien concede la baja y la renueva según los informes emitidos por el psiquiatra.
  2. Afiliación a la Seguridad Social: El trabajador debe estar dado de alta en el Régimen General de la Seguridad Social al momento de solicitar la baja. Para los trabajadores autónomos afiliados al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos, es necesario estar al día con el pago de las cotizaciones sociales.
  3. Historial de cotizaciones: En el caso de que la depresión se clasifique como una contingencia común, el trabajador debe haber cotizado como mínimo 180 días en los últimos cinco años. Sin embargo, este requisito no se aplica cuando la depresión es consecuencia de contingencias profesionales.

Cumplir con estos requisitos es fundamental para obtener la baja por depresión en el ámbito laboral y recibir el apoyo necesario para la recuperación.

¿Cómo pedir la baja por depresión?

Solicitar la baja por depresión en el ámbito laboral requiere seguir un procedimiento específico. Aquí te detallo los pasos a seguir:

  1. Notificar a la empresa: Cuando el trabajador no se siente en condiciones de asistir al trabajo debido a la depresión, debe informar a la empresa sobre su situación. Los trabajadores tienen el derecho de ausentarse de su lugar de trabajo cuando no se encuentran bien emocional o físicamente.
  2. Acudir al médico: El trabajador debe visitar un centro médico para obtener un justificante de su ausencia. En el caso de la depresión, es crucial ser evaluado por un médico especializado en salud mental, quien emitirá un informe médico que indique los síntomas y la incapacidad para trabajar. Este informe debe incluir la posible fecha de reincorporación y las fechas de próximas revisiones.
  3. Ya no es necesario trasladar tus partes de baja a la empresa, a partir de la publicación del Real Decreto 1060/2022 de 27 de diciembre, el trabajador cuando reciba el parte facultativo confirmado o denegando la baja, no tendrá que entregar una copia del parte de baja a la empresa para remitirlo al INSS, si no que podrá descargarlo del Fichero INSS Empresas.
  4. Completar el formulario de la Seguridad Social: El trabajador debe completar el formulario de solicitud de baja por depresión en la Seguridad Social. Este trámite se puede realizar en línea a través del portal web de la Seguridad Social o acudiendo a una de sus oficinas. Se deberá adjuntar el justificante médico y especificar la fecha de inicio de la baja. La confirmación oficial de la baja por depresión se recibirá en un plazo máximo de una semana después de completar este procedimiento.

¿Qué prestaciones recibiré si estoy de baja por depresión?

Si te encuentras de baja por ansiedad o estrés, es importante comprender las prestaciones que recibirás durante este período. Aquí te detallo los detalles:

  1. Duración sin pago: Durante los tres primeros días de la baja por depresión, por lo general, no se percibe ningún pago. Sin embargo, algunas disposiciones en los convenios colectivos pueden establecer otros derechos en esta etapa inicial.
  2. Pagos durante la baja por depresión por contingencias comunes:
    • Del cuarto al vigésimo día: Se recibirá un pago equivalente al 60 % de la base de cotización del trabajador.
    • A partir del día 21: El pago aumentará al 75 % de la base reguladora y se mantendrá hasta la finalización de la baja por depresión.
  3. Pagos durante la baja por depresión por contingencias profesionales:
    • Se recibirá un pago equivalente al 75 % de la base de cotización desde el día siguiente a la concesión de la baja por depresión. No obstante, según el convenio colectivo del trabajador, este monto puede ser mayor.
  4. Responsabilidad de pago:
    • En casos de baja por depresión por contingencias comunes, la empresa será responsable del pago a partir del cuarto día. Después del día 21, la responsabilidad del pago pasará al Instituto Nacional de Seguridad Social o a la mutua correspondiente.
    • En el caso de la baja por depresión por contingencias profesionales, la empresa asume la responsabilidad del pago desde el primer día. Para los trabajadores autónomos, la mutua se encargará del pago.

¿Cuánto tiempo puede durar una baja laboral por depresión?

La duración de una baja laboral por depresión está regulada por la ley y puede variar según las circunstancias individuales del trabajador y la evaluación médica. Aquí tienes los detalles:

  1. Duración máxima establecida por ley: La legislación establece un límite máximo de doce meses para la baja por depresión, aunque en ciertos casos este período puede prolongarse. Si el médico de atención primaria o de la mutua considera que el trabajador necesita más tiempo para recuperarse, puede extender la baja por seis meses adicionales.
  2. Evaluación tras los 12 meses: Si la baja por depresión se extiende más allá de los 12 meses (hasta un máximo de 18 meses), el médico tratante debe remitir al trabajador al Tribunal Médico. Esta instancia médica determinará si el trabajador presenta una incapacidad permanente, especialmente en casos de depresión grave y crónica.
  3. Duración mínima no establecida: No hay un período mínimo predefinido para la baja por depresión. El especialista médico es quien determina cuándo el paciente está recuperado, basándose en su evaluación y criterios médicos.

¿Me pueden despedir estando de baja por depresión?

No, no pueden despedirte estando de baja por depresión. La ausencia justificada en el lugar de trabajo no puede ser motivo de despido improcedente, según lo establecido en el Estatuto de los Trabajadores tras la derogación del artículo 52. Si una empresa decide despedir a un trabajador que está de baja por depresión, este tiene el derecho de impugnar el despido y exigir su reincorporación.

Es importante destacar que estar de baja por depresión no impide realizar ciertas actividades, como viajar o practicar deporte, siempre y cuando un informe médico respalde que estas actividades son beneficiosas para la salud del trabajador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Llámenos sin compromiso
Scroll al inicio