El delito de atentado contra la autoridad y las lesiones como agravante

Delito de atentado contra la autoridad

El delito de atentado contra la autoridad se materializa cuando se llevan a cabo acciones que implican agresión o resistencia con intimidación hacia dicha autoridad.

Es importante destacar que es un delito doloso que sanciona la voluntad de lesionar a los agentes o funcionarios públicos en el ejercicio legítimo de sus funciones. Para que sea tipificado como delito, deben concurrir una serie de elementos que explicaremos a continuación de forma breve y sencilla.

Podemos ayudarte.

En Ródenas Abogados somos abogados especialistas en derecho penal. Si necesitas un despacho con amplia experiencia en delitos contra el orden público, contacta con nosotros e infórmate sin compromiso. 

¿Qué es atentado contra la autoridad?

El atentado contra la autoridad, tipificado en el Título XXII referente a los delitos contra el orden público y específicamente en el Capítulo II del Código Penal, comprende una serie de acciones que van desde el artículo 550 al 554 de dicho código.

Según el artículo 550, este delito se configura mediante la agresión con violencia o intimidación grave, así como la oposición de resistencia de igual gravedad.

Este tipo de delito se dirige directamente contra la autoridad, funcionarios públicos, o sus agentes, cuando se hallan desempeñando sus deberes oficiales.

¿Cualquier agresión o resistencia grave se considera atentado?

La respuesta es NO. Es importante destacar que para que se configure este delito, es fundamental que el agente o representante de la autoridad esté ejerciendo sus funciones en el momento de la agresión o resistencia.

Fuera de dicho contexto, cuando el funcionario se encuentra fuera de servicio o actúa más allá de sus atribuciones, no se configura este tipo penal, ya que en esos casos carece de su cualidad de autoridad, quedando desamparado por la ley. En esos momentos, solo protege el cargo y no el ejercicio del mismo.

Elementos clave del delito de atentado

El delito de atentado contra la autoridad se configura mediante acciones de violencia o agresión con intimidación grave, con la condición de que la autoridad o funcionario público esté desempeñando sus funciones en el momento del enfrentamiento. Es esencial que el agresor tenga conocimiento de la condición oficial del sujeto pasivo. Los elementos clave para su consumación son:

  1. Sujeto pasivo: Autoridad, agente o funcionario público en ejercicio de sus funciones.
  2. Sujeto activo: Individuo que comete la agresión.
  3. Acción típica: Puede ser agresión, intimidación grave o resistencia con violencia.
  4. Elemento subjetivo: Conocimiento de la condición de autoridad del sujeto pasivo y la intención de ofender o desafiar dicha autoridad.

Estos elementos son necesarios para que se configure el delito de atentado contra la autoridad, con el objetivo de proteger la función que desempeñan los funcionarios públicos.

Penas del delito de atentado contra la autoridad

La pena en España por el delito de atentado contra la autoridad varía según las circunstancias específicas de cada caso.

El tipo básico del delito del artículo 550.2 del Código Penal establece una pena que oscila entre uno y cuatro años de prisión, acompañada de una multa que puede ir de tres a seis meses en los casos de atentado contra autoridad. Para otras situaciones, la pena puede ser de seis meses a tres años de prisión.

En el caso de agravantes, el artículo 551 del Código Penal prevé penas superiores en grado cuando el atentado se comete utilizando armas u objetos peligrosos, cuando existe riesgo grave para la vida de las personas o cuando se emplea un vehículo de motor en el ataque, entre otras circunstancias.

Además, el artículo 554 del Código Penal establece que las penas de los artículos 550 y 551 se aplicarán en casos específicos, como cuando el atentado se dirige contra miembros de las Fuerzas Armadas en servicio, contra personas que intentan auxiliar a la autoridad o cuando se ataca al personal sanitario o de seguridad privada en el ejercicio de sus funciones.

Diferencia entre resistencia a la autoridad y atentado contra la autoridad

La diferencia entre resistencia a la autoridad y el delito de atentado contra la autoridad radica en la naturaleza y gravedad de la acción perpetrada. Mientras que el delito de resistencia está regulado en el artículo 556 del Código Penal, el delito de atentado se encuentra en el artículo 550.

Según la Sentencia del Tribunal Supremo 236/2021, emitida el 15 de marzo, la distinción entre estos delitos se basa en la conducta del sujeto activo y la intensidad de la oposición física que presenta. Se evalúa cómo reacciona el individuo ante una orden legítima de la autoridad o sus agentes.

Para determinar si se trata de resistencia o atentado, se analiza si la conducta es pasiva o activa, así como el nivel de gravedad de la oposición física mostrada al recibir la orden de la autoridad. Este análisis permite discernir si el acto constituye una mera resistencia o un ataque directo contra la autoridad en el ejercicio de sus funciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Llamada teléfonoLlámenos sin compromiso
Scroll al inicio