Las amenazas se pueden cometer por cualquier medio, incluso por escrito y por teléfono, siempre que estén íntimamente vinculadas con un mal que constituyan un delito de homicidio, lesiones y contra la integridad moral o el honor.

Por lo tanto, si has sido acusado de un delito de esta tipología el denunciante deberá acreditar dichas agresiones verbales por cualquier medio de prueba fiable y admitido en derecho.

Amenazas
5 (100%) 1 vote