Características principales del acto administrativo: ¿Qué debes saber?

Acto administrativo - Resolución de la Administración Pública

Tener un conocimiento básico de cómo funcionan las Administraciones públicas es esencial para todos nosotros como ciudadanos. Muchas de las situaciones de nuestro día a día están regidas por el derecho administrativo, y un punto esencial para entenderlo es comprender qué es un acto administrativo.

Sin embargo, no siempre es fácil entenderlo sin conocimientos previos, por lo que en Ródenas Abogados vamos a intentar hacértelo lo más fácil posible.

Mencionaremos ejemplos prácticos, ofreceremos una definición, hablaremos de las características de todo acto administrativo, de cómo deberían notificárnoslo, de qué hacer si contiene errores y cómo podríamos impugnarlo.

¿Nos acompañas?

Podemos ayudarte.

En Ródenas Abogados somos abogados especialistas en derecho administrativo. Si necesitas un despacho con amplia experiencia en actos administrativos, contacta con nosotros e infórmate sin compromiso. 

Ejemplos prácticos de acto administrativo

La mejor manera de aproximarnos al concepto de acto administrativo, y entenderlo, es poner algunos ejemplos que todos conocemos:

  • Recibes una multa de aparcamiento.
  • Se convocan unas oposiciones.
  • Se te reconoce una pensión por jubilación.
  • Recibes una ayuda para rehabilitar tu vivienda.

¿Qué tienen en común todos estos sucesos?

  1. Provienen de una Administración; sea estatal, autonómica o local
  2. Son un acto unilateral de la Administración, una decisión. No hay acuerdo alguno con el ciudadano.
  3. Tienen como origen y justificación una norma previa, que establece su procedimiento.
  4. No requieren de una sentencia judicial para producir efectos, sino que los produce inmediatamente.
  5. Se han notificado o publicado conforme a lo establecido.

Con estas pinceladas, es más sencillo abordar una definición de acto administrativo.

¿Qué son los actos administrativos?

Podemos definir el acto administrativo como toda declaración unilateral de voluntad realizada en el ejercicio de la función administrativa que produce efectos jurídicos individuales de forma inmediata. Y vemos que esta definición condensa los cinco elementos anteriormente mencionados.

Encontramos su regulación en la Ley 39/2015, de 1 de octubre, del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas.

¿Qué características tiene un acto administrativo?

Para comprender mejor cómo funcionan los actos administrativos, es fundamental conocer sus características. Las más importantes son las siguientes:

  • Es una manifestación de la voluntad de la Administración, no acciones materiales. Por ejemplo, el asfaltado de una calle no sería un acto administrativo.
  • Debe ser una Administración la que emita el acto administrativo. Por ello, no son actos administrativos las acciones del ciudadano.
  • La declaración del acto administrativo, como hemos visto, es unilateral. No participa ni el ciudadano ni ninguna otra entidad.
  • Puede ser impugnado, sea mediante un recurso administrativo o directamente ante los tribunales.
  • Se pueden ejecutar directamente, por lo que si el ciudadano se opone la Administración puede forzar su cumplimiento sin necesidad de acudir previamente al juez.

¿Cómo deberían notificarme un acto administrativo?

Los artículos 40 al 46 de la Ley 39/2015 detallan cómo debería realizarse la notificación de un acto administrativo, sea electrónicamente o en papel. También explica cómo debería realizarse la publicación del mismo cuando lo establezca así la norma que lo regula. A su vez, el artículo 14 enumera quienes están obligados a relacionarse electrónicamente con la Administración, cuestión que es cada vez más relevante.

Es un tema sumamente interesante que analizamos al detalle en nuestro artículo sobre la notificación de los actos administrativos, pero los puntos principales son los siguientes:

  • Todo acto administrativo tiene que ser notificado en menos de diez días desde que es dictado. Esa notificación tiene que incluir la forma de recurrirlo, entre otros.
  • Puedes seguir relacionándote con la Administración mediante notificaciones en papel salvo que seas una empresa, pertenezcas a una profesión colegiada, tengas que realizar los trámites propios de tu condición de funcionario o así esté establecido específicamente para tu caso. (Por ejemplo, los opositores)
  • Si no estás en casa, le pueden dejar la notificación a cualquier persona mayor de 14 años. Si no hay nadie, tienen que reintentarlo una vez más en un horario diferente.
  • Si tienes que relacionarte electrónicamente con la Administración, se entiende que te han entregado la comunicación desde que la abres. Se entiende rechazada si no accedes a su contenido en diez días.

¿Y si un acto administrativo tiene errores?

Nunca debemos presuponer que en un acto administrativo todo es correcto. Pero tampoco significa que podamos recurrirlo simplemente por no estar de acuerdo. La Ley 39/2015 establece las causas por las que un acto administrativo será nulo o anulable, según el caso. Si lo recurrimos, siempre tendremos que justificar nuestro recurso en una de estas causas:

Artículo 47. Nulidad de pleno derecho.

1. Los actos de las Administraciones Públicas son nulos de pleno derecho en los casos siguientes:

a) Los que lesionen los derechos y libertades susceptibles de amparo constitucional.

b) Los dictados por órgano manifiestamente incompetente por razón de la materia o del territorio.

c) Los que tengan un contenido imposible.

d) Los que sean constitutivos de infracción penal o se dicten como consecuencia de ésta.

e) Los dictados prescindiendo total y absolutamente del procedimiento legalmente establecido o de las normas que contienen las reglas esenciales para la formación de la voluntad de los órganos colegiados.

f) Los actos expresos o presuntos contrarios al ordenamiento jurídico por los que se adquieren facultades o derechos cuando se carezca de los requisitos esenciales para su adquisición.

g) Cualquier otro que se establezca expresamente en una disposición con rango de Ley.

2. También serán nulas de pleno derecho las disposiciones administrativas que vulneren la Constitución, las leyes u otras disposiciones administrativas de rango superior, las que regulen materias reservadas a la Ley, y las que establezcan la retroactividad de disposiciones sancionadoras no favorables o restrictivas de derechos individuales.

Artículo 48. Anulabilidad.

1. Son anulables los actos de la Administración que incurran en cualquier infracción del ordenamiento jurídico, incluso la desviación de poder.

2. No obstante, el defecto de forma sólo determinará la anulabilidad cuando el acto carezca de los requisitos formales indispensables para alcanzar su fin o dé lugar a la indefensión de los interesados.

3. La realización de actuaciones administrativas fuera del tiempo establecido para ellas sólo implicará la anulabilidad del acto cuando así lo imponga la naturaleza del término o plazo.

¿Cómo podemos recurrir un acto administrativo?

Dejando al margen los recursos especiales, la Ley 39/2015 pone a nuestra disposición tres recursos administrativos. Son los de alzada, potestativo de reposición y extraordinario de revisión. Todos sin coste, fáciles de presentar por registro electrónico y, en el caso del recurso de alzada, imprescindible antes de poder acudir a los tribunales. Todos ellos suponen una forma más rápida, sencilla y sobre todo económica de intentar resolver un problema con la Administración antes de recurrir a un costoso proceso judicial.

Como se merecen un análisis detallado, te hablo de los tres en nuestro artículo sobre los recursos administrativos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Llamada teléfonoLlámenos sin compromiso
Scroll al inicio