Abuso psicológico familiar

Vivir una situación de abuso psicológico familiar es una forma más de maltrato que muchas víctimas sufren en silencio.

Por desgracia, estamos acostumbrados a escuchar en las noticias y los medios casos de maltrato físico, mientras que el psicológico pasa más desapercibido en la mayoría de las ocasiones.

Sin embargo, nuestro Código Penal no distingue entre ejercer la violencia física o psíquica, porque tipifica ambas conductas como igual de reprochables desde el punto de vista legal.

A pesar de que este tipo de maltrato no deja marcas a nivel corporal, provoca daños emocionales graves, siendo tan dañino como el abuso sexual.

Estas situaciones son realmente complejas, sobre todo por lo difícil que resulta comprender que se está siendo víctima de abuso psicológico por parte de un familiar cercano y cómo probarlo.

A pesar de que el abuso psicológico no se denuncia con tanta frecuencia como la agresión física, nuestro Código Penal castiga esta conducta delictiva.

Ahora bien,

¿Qué es exactamente el abuso psicológico familiar?

¿Cómo reconocer una conducta de este tipo?

¿Qué dice el Código Penal al respecto?

Repasemos el concepto, cómo afecta el abuso psicológico en el entorno familiar, y qué consecuencias legales implica para el responsable.

Recuerda que si tienes dudas o estás siendo víctima de abuso psicológico nuestros abogados penalistas pueden ayudarte.

¿Qué es el abuso psicológico familiar?

En términos generales el abuso psicológico se define como una conducta basada en un tipo de maltrato caracterizado por actos que afectan a la mente de la víctima.

Este tipo de maltrato se basa en actitudes de control, manipulación e intimidación, con el objetivo de dominar a la persona afectada por esta conducta.

Se trata, pues, de una forma de violencia que repercute en la víctima de muchas formas, pues tiene implicaciones tanto en el ámbito psicológico como a nivel emocional.

Si nos vamos al ámbito del núcleo familiar, el abuso psicológico presenta las mismas características, pero sucede en el círculo familiar.

Así, el abuso psicológico es un tipo de maltrato que no se relaciona con el ataque físico, sino con la afectación emocional de un familiar hacia otro.

En otras palabras, el maltrato psicológico en la familia se enfoca en la agresión que desvaloriza o causa sufrimiento en la víctima, lo que le genera un desequilibrio emocional, y puede incluir tanto la acción como la omisión.

Generalmente, el abuso psicológico en un vínculo familiar ocurre en relaciones de poder o dependencia, siendo lo más habitual el abuso psicológico de padre o madre a hijos o hijas.

El abuso psicológico entre miembros de la familia puede materializarse a través de críticas recurrentes, rechazo, omisión de responsabilidades o negligencia emocional.

El elemento clave en el desarrollo de una conducta de abuso psicológico es la intencionalidad, es decir, el agresor tiene pleno conocimiento de que sus acciones afectan a su víctima.

Algunas de las conductas habituales que pueden considerarse abuso psicológico en el contexto familiar son:

  • Críticas frecuentes en contra de alguno de los miembros de la familia.
  • Culpar constantemente a un niño de conflictos entre adultos.
  • Rechazo repetido a un niño u otro miembro de la familia.
  • Minimizar los sentimientos y emociones.
  • Ridiculizar, burlarse, humillar o avergonzar públicamente a un miembro de la familia.
  • Amenazar, gritar o ignorar a un familiar.
  • Descuidar las necesidades esenciales de un niño.
  • Permitir que un niño o niña presencie actos de violencia doméstica y abuso.

Diferencia entre abuso emocional y psicológico en el ámbito familiar

Los expertos en esta materia no acaban de ponerse de acuerdo sobre la distinción entre abuso emocional familiar y abuso psicológico familiar.

Las investigaciones sobre el alcance de uno y otro término concluyen que hay diferencias mínimas entre un término y otro.

En este sentido se considera que el abuso psicológico se basa en conductas de control, que persiguen controlar el pensamiento de una persona.

Sin embargo, el maltrato emocional atenta más contra los sentimientos y emociones.

Impacto del ambiente familiar en el desarrollo personal

La familia tiene un rol clave en el desarrollo personal de cualquier persona, y la relación entre sus miembros permite a una persona adquirir valores, actitudes y afectos.

Por este motivo, en las terapias familiares se utiliza el genograma para determinar cómo son las relaciones matrimoniales y los patrones existentes.

El primer grupo social del que formamos parte es la familia, donde aprendemos todo lo necesario para la vida.

Por eso un ambiente familiar sano es fundamental para un buen desarrollo psicológico a largo plazo.

En una familia donde existe abuso psicológico y cualquier otro tipo de violencia sus miembros se van a ver afectados de distinta forma:

➯Repetición de patrones de violencia: un ambiente disfuncional afecta el desarrollo de los menores. Cuando se ven expuestos a violencia física y verbal sufren daños emocionales que pueden provocar en el futuro que repitan conductas semejantes, como el abuso psicológico en pareja, por ejemplo.

Etiquetas y roles: los “comentarios inofensivos” en contra de los hijos también son un tipo de abuso psicológico familiar que les afecta y les hace sufrir.

Por ejemplo, llamar a un niño gordo, flaco, torpe o cualquier calificativo tiene efectos muy negativos en el desarrollo de la autoestima del niño.

Sobreprotección: si bien hay padres negligentes, existen otros que sobreprotegen a sus hijos al punto de impedir su desarrollo social. Esto genera como resultado la incapacidad para desarrollarse o la posibilidad de sentirse menos e incapaz ante otras personas.

El abuso psicológico familiar de padres a hijos: una problemática silenciosa

En el ámbito de la familia el abuso psicológico infantil es una de las formas más comunes de maltrato desde hace años, y en España las cifras de maltrato psicológico infantil son alarmantes.

Un informe publicado por Save the Children destaca que al menos el 25% de los niños en España son víctimas de abuso de cualquier tipo por parte de sus padres y cuidadores.

La gravedad de este problema es mucho mayor con la normalización de este tipo de maltrato infantil, dado que solo el 10% de los casos se denuncian.

Indudablemente, el abuso psicológico familiar desde la infancia tiene consecuencias graves en el desarrollo emocional y capacidad del menor para aprender a relacionarse.

Abuso psicológico familiar en el Código Penal

El maltrato familiar se considera una conducta delictiva tipificada en el artículo 153 del Código Penal.

El bien jurídico que se protege es la integridad corporal y la salud mental y emocional, lo que significa que es una conducta delictiva tanto el maltrato físico como el psíquico.

Las penas y sanciones van a depender de la gravedad de la conducta, las circunstancias de cada caso y las consecuencias para la víctima del abuso psicológico familiar.

Cuando se trata de violencia psicológica contra esposa o conviviente, la condena a cumplir es privación de libertad por seis meses a un año, según el artículo 147 del Código Penal, y en algunos casos imponer trabajos en beneficio de la comunidad entre 31 y 80 días.

El abuso psicológico por parte de hijos hacia los padres también se considera maltrato en el ámbito familiar, se tipifica en el artículo 173.2 del Código Penal y la víctima protege a la víctima con medidas como el establecimiento de una orden de alejamiento.

Las penas pueden ser mayores cuando se trata de abuso psicológico infantil.

En estos casos se distingue entre el menor de edad que presencia situaciones de abuso psicológico entre sus padres (víctimas indirectas) o cuando está sufriendo el maltrato emocional directamente (víctima directa).

✅En el primer caso, si el niño presencia maltrato psicológico familiar entre los padres se aplica el artículo 57.2 del Código Penal, que gradúa las penas según su gravedad, pudiendo suspender el régimen de visitas y comunicación cuando se trata de padres en proceso de separación y previa sentencia civil.

✅En el segundo caso se aplica lo dispuesto en los artículos 153.2 y 173.2 del Código Penal en función también del tipo de conducta delictiva y su mayor o menor gravedad, y además de la pena el Juez puede inhabilitar al responsable para ejercer la tutela, curatela o patria potestad si lo aconseja el interés del menor.

Recomendaciones para detectar el abuso psicológico emocional en la familia

El principal problema del abuso psicológico familiar es que se trata de una forma de maltrato más difícil de detectar porque no genera marcas físicas.

En general suele presentarse en forma de conductas de control, que con el paso del tiempo tienen un impacto emocional devastador en la víctima.

Señales de abuso emocional familiar

Las señales de abuso psicológico son mucho más claras de lo que solemos pensar y algunas de las más comunes son:

  • Intentos de control: el responsable de la conducta delictiva intenta controlar en todo momento cualquier aspecto de la vida del afectado, por ejemplo, la forma en que se relaciona, su tiempo y las decisiones que toma.
  • Manipulación: en ocasiones, el abusador recurre a métodos de manipulación para conseguir que la víctima actúe según sus deseos, lo que suele pasar en relaciones de abuso psicológico de progenitores con sus hijos.
  • Intimidación: es muy habitual en el caso de abuso psicológico infantil, cuando los padres intimidan a sus hijos para asustarlos utilizando gritos, amenazas o insultos.
  • Aislamiento: el agresor puede evitar que la víctima establezca relaciones interpersonales o que se comunique con amigos y otros familiares.

Además de esto, hay otras señales que pueden ponernos en alerta frente a estas conductas, como cuando se utilizan de forma habitual etiquetas como “incompetente”, “tonto” y otras similares, o críticas constantes, humillaciones y prohibiciones.

Cómo enfrentar el abuso psicológico familiar

Sin duda, ser víctima de una situación de abuso psicológico en la familia es una experiencia traumática y compleja, sobre todo por la dificultad para probar este tipo de conductas.

Nuestras recomendaciones como abogados penalistas en Madrid para hacer frente a estas situaciones son:

➡️Reconocer el problema: es difícil pero muy importante ser capaz de reconocer e identificar la situación que se está padeciendo para tomar medidas hacia un cambio positivo, así como establecer límites claros a cualquier miembro de tu familia responsable de estas conductas.

➡️Llamar a líneas de ayuda: en España hay disponibles para las víctimas de abuso psicológico familiar líneas para de ayuda en el teléfono 016 donde se pueden denunciar situaciones de violencia de género, y también puedes enviar WhatsApp al 600 000 016.

➡️Servicios de asesoramiento: el apoyo de profesionales en la materia es clave para hacer frente a una situación de abuso psicológico.

Es importante que busques tanto ayuda psicológica especializada como ayuda legal de abogados penalistas para denunciar por un delito de abuso psicológico.

Si eres víctima de abuso psicológico familiar, no te calles, no consientas estas situaciones y defiende tus derechos: en Rodenas Abogados estamos deseando ayudarte.

Como abogados penalistas expertos podemos asesorarte y acompañarte en cualquier procedimiento penal como víctima de maltrato psicológico en la familia.

Si deseas asistencia de jurídica, somos abogados especialistas en violencia de género con experiencia comprobada y te podemos ayudar. Contacta con nosotros, SIN COMPROMISO.

Llámenos sin compromiso
Scroll al inicio