Son numerosos casos los que hemos representado como abogados de violencia de género. En estos delicados momentos, es importantísimo contar un abogado penalista altamente especializados en esta materia y, que le pueda resolver el problema.

Cualquier declaración que haga, sin la ayuda de un abogado privado o particular es lo que marca la diferencia, ya que podría acarrearle consecuencias indeseadas y perjudicar a lo largo de la causa.

Conocemos la ley de violencia de género a la perfección, por eso es de vital importancia que esté bien aconsejado durante todas las primeras fases del procedimiento judicial para que finalmente obtenga la absolución.

¿Le han denunciado por violencia de género?

En estos casos, es más que probable que le hayan puesta en busca y captura para detenerlo y tenga que pasar la noche en los calabozos de la comisaría más cercana a donde ocurrieron los hechos.

En un máximo de 72 hora será puesto a disposición judicial y, será juzgado por un delito por violencia sobre la mujer tipificado en los siguientes artículos del Código Penal:

153. “El que por cualquier medio o procedimiento causare a otro menoscabo psíquico o una lesión de menor gravedad de las previstas en el apartado 2 del artículo 147, o golpeare o maltratare de obra a otro sin causarle lesión, cuando la ofendida sea o haya sido esposa, o mujer que esté o haya estado ligada a él por una análoga relación de afectividad aun sin convivencia, o persona especialmente vulnerable que conviva con el autor, será castigado con la pena de prisión de seis meses a un año o de trabajos en beneficios de la comunidad de treinta y uno a ochenta días y, en todo caso, privación del derecho a la tenencia y porte de armas de un año y un día a tres años, así como, cuando el juez o tribunal lo estime adecuado al interés del menor o persona con discapacidad necesitada de especial protección, inhabilitación para el ejercicio de la patria potestad, tutela, curatela, guarda o acogimiento hasta cinco años.”

y 173 del mismo Código “El que infligiera a otra persona un trato degradante, menoscabando gravemente su integridad moral, será castigado con la pena de prisión de seis meses a dos años.

Con la misma pena serán castigados los que, en el ámbito de cualquier relación laboral o funcionarial y prevaliéndose de su relación de superioridad, realicen contra otro de forma reiterada actos hostiles o humillantes que, sin llegar a constituir trato degradante, supongan grave acoso contra la víctima.”

Es habitual que la denunciante se arripienta después de haber denunciado y que después no quiera declarar en el juicio rápido por violencia de genero, por el motivo que sea, dado que aún existe ese vínculo afectivo con su pareja para aconjerse a tal derecho.

La dispensa del deber de declarar del artículo 416 LEC

Cuando la supuesta la víctima manifieste su voluntad de no declarar en un procedimiento por violencia de género podrá hacerlo, siempre y cuando, justifique una relación de afectividad o affectio maritalis con su pareja.

Existe la tendencia de algunos jueces de no conceder a la víctima acojerse a este derecho de no declarar. En estos casos, la defensa deberá solicitar un incidente de nulidad de las actuaciones, conforme al artículo 240.2 de la LOPJ, por causar indefesión a su defendido al vulnerarse lo dispuesto en el art. 416 de la Ley de enjuiciamiento civil que dice:

“Están dispensados de la obligación de declarar los parientes del procesado en líneas directa ascendente y descendente, su cónyuge o persona unida por relación de hecho análoga a la matrimonial, sus hermanos consanguíneos o uterinos y los colaterales consanguíneos hasta el segundo grado civil, así como los parientes a que se refiere el número 3 del artículo 261.”

En aras de conseguir la absolución de nuestro cliente, como abogados penalistas expertos en este tipo juicios por violencia contra la mujer, aconsejamos a practicar cuantas menos pruebas en el procedimiento mejor, renunciando a todas aquellas que puedan perjudicar a la defensa.

De esta forma, no habrá material de instrucción o carga probatoria suficiente para desvirtuar la presunción de inocencia o principio de indubio pro reo.

La orden de alejamiento

Aún, teniendo el agresor una orden de alejamiento, con prohición de comunicarse con la víctima por cualquier medio (whatsapp, facebook, entre otros) y no poder convivir con la víctima, ésta podrá acojerse a su derecho a no declarar.

El tener una orden de alejamiento no significa que no pueda existir ese vínculo, ya que pueden seguir siendo personas unidas por matrimonio o por análoga relación de afectividad, aún sin convivencia.

Por tanto, nada permite entender que el alcance de una sentencia en la que se imponen unas penas de alejamiento y de prohibición de comunicación pueda ser la destrucción de la relación de pareja, y sí sólo impedir una de los elementos o características de esa relación que es la convivencia y la comunicación, y ello porque lo esencial de una relación de pareja no es tanto la convivencia -que puede venir dificultada o incluso impedida por circunstancias muy variadas- sino la “affectio”.

Y así se manifiesta en la STS 134/2007, de 22 de febrero, con ocasión de abordar otra cuestión como era que las personas unidas por análoga relación de afectividad a la del matrimonio, aún sin convivencia, al considerar que no pueden tener un trato discriminatorio respecto de los matrimonios en cuanto a la dispensa del artículo 416 de la LECrim, y afirmó la equiparabilidad de la análoga relación a la conyugal con ésta aunque –como ocurre en los casos de prohibición y comunicación con la víctima- la situación de convivencia “no pudiera ser completa”.

En definitiva, la falta de convivencia no es requisito indespensable establecido por el TS, el derecho de declarar se puede dispensar incluso en la situación de mero noviazgo, siempre que conste la voluntad de ser pareja.

 

 

 

Abogados Especialistas en Violencia de Género
5 (100%) 1 vote[s]