El delito de homicidio tipificado en el artículo 138 de nuestro Código Penal es uno de los más graves que existen y aquel que lo cometa podrá ser castigado con penas de prisión de diez a quince años.

Este delito será penado con la pena superior en grado, es decir de quince años a veintidos años y medio, cuando la víctima sea menor de 16 años, o se trata de personas especialmente vulnerables.

El Código Penal sanciona todas aquellas conductas peligrosas para la vida o la integridad física y, en especial, aquellas que atentan contra la vida de las personas.

La ley no distingue respecto de los medios utlizados para la comisión del mismo, sino que abarca todos los medios, formas o instrumentos que causen la muerte de una persona.

Homicidio imprudente

Aquel que produzca una acción generadora de peligro causando la muerte de una persona, aunque sea de forma imprudente será castigado con penas de prisión de uno a cuatro años.

Por ejemplo usted conduce su coche, se salta un semáforo y atrapollea a una persona causándole la muerte. En este caso, existe un dolo eventual teniendo en cuenta que ese peligro estaba presente y lo podría haber evitado parando en el semáforo y dejando pasar al peatón.

La casuística en este tipo de delitos es enorme y siempre hay que tener en cuenta todas las circunstancias concurrentes para poder valorar si realmente existe una imputación objetiva.

Tentativa de homicidio

Aquel que lleve acabo un plan o actuación con la finalidad de acabar con la vida de una persona y su acción se haya visto frustrada por causas independientes de su voluntad podría ser sancionado por un delito de tentativa de homicidio del artículo 16 en relación con el artículo 62 del Código Penal.

En este caso, al no consumar la acción se le impondrá la pena inferior en uno o dos grados, es decir de cinco a diez años o de años en el caso de la pena inferior en grado y de dos años y medio a cinco años en el caso de la pena inferior en dos grados.

Para que sea considerado el delito de tentativa de homicidio, debe haber un plan del autor que suponga un riesgo para el bien jurídico protegido que este tipo penal protege, la vida.

Debemos distinguir entre tentativa acabada y tentativa inacabada según el peligro generado por la conducta del autor, de ahí que la tentativa inacabada por la no continuación de la agresión conlleve una pena inferior en dos grados y en cambio la tentativa acabada en un grado.

Estará exento de responsabilidad del artículo 16.2 del Código Penal aquel desista de su ejecución de manera voluntaria, sin perjuicio de las responsabilidades en que pudiera haber incurrido por los actos ejecutados. Por ejemplo, dejar voluntariamente de apretar la almohada sobre el rostro de la víctima.

En estos casos es el propio autor el que directamente impide la consumación del delito

 

Diferencias entre homicidio y asesinato

La principal diferencia para que se considere asesinato en lugar de homicidio, es aquel se haya cometido a través de un plan preconcebido, es decir, con alevosí, precio o recompensa o con ensañamiento.

Déjese asesorar por los mejores abogados de la ciudad

En nuestro despacho de abogados somos expertos en delitos de homicidio y tenemos una dilatada experiencia en todo tipo de delito contra la vida de las personas.

HOMICIDIO ASESINATO
5 (100%) 1 vote[s]