El acoso laboral o mobbing, en términos anglosajones, es aquel trato degradante que dentro del ámbito específico de trabajo un compañero ejerce sobre otro, prevaliéndose de su condición de superioridad y atentando directamente contra la dignidad e inviolabilidad de la persona y sin su consentimiento.

Para que exista habitualidad es necesario que la conducta ilícita del compañero de trabajo se ejerza en un espacio temporal corto de tiempo, con independencia que dicha violencia se haya ejercido sobre la misma o diferente persona.

Con la actual regulación del delito de acoso o mobbing se trata de evitar aquellos tratamientos inhumanos y degradantes de aquellos trabajadores o jejes que su situación de prepotencia o superioridad para degradar la moral de una persona.

Ejemplo de condena resolutoria PInche aquí

¿Qué es trato degradante?

La jurisprudencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos lo define como aquellos tratos que pueden “crear en las víctimas sentimientos de temor, de angustia y de inferioridad, susceptibles de humillarles, de envilecerles y de quebrantar en su caso su resistencia física y mora.”

En estos casos se está vulnerando el artículo 3 del Convenio Europeo que dice que “nadie podrá ser sometido a tortura ni a penas o tratos inhumanos o degradantes”.

En este sentido se pronuncia también el Tribunal Constitucional al afirmar en su artículo 15 que estos tres comportamientos están absolutamente prohibidos (torturas, tratos inhumanos y tratos degradantes).

Bien jurídico protegido

El bien jurídico protegido es el menoscabo de la integridad moral, es decir, ninguna persona tiene derecho a sufrir sensaciones de dolor o sufrimientos físicos o psíquicos humillantes, vejatorios o envilecedores.

La integridad moral se identifica con las nociones de dignidad e inviolabilidad de la persona

En el delito de acoso laboral o mobbing hay que distinguir lo que es un mero ataque a la integridad física y psíquica de aquellos otros con repercusión directa en la dignidad humana.

Ejemplos de mobbing:

  • Llamar ineptas e inútiles a unas trabajadoras diciéndoles que daban perdidas.
  • Proferir gritos humillantes de forma reiterada en público a un trabajador
  • Meter a una persona en el interior del box durante el día haciendo calor insoportable.
  • Introducir a una persona en un maletero durante un largo trayecto.
  • Compañero que envía fotos en las que esta aparecía desnuda.
  • Provocar constantemente climas de tensión y sostenida hostilidad.

El acoso laboral es un delito permanente, puesto que la realización de la conducta típica se prolonga en el tiempo más allá de la inicial consumación y la prescripción solo puede iniciarse desde que el acusado ha cesado en su actitud de acoso.

Los mejores abogados en materia de acoso laboral o mobbing

En nuestro despacho de abogados estamos altamente especializados en delitos de acoso laboral o mobbing.

Si actualmente se encuentra en una situación irreversible en su puesto de trabajo y necesita de asesoramiento de expertos penalistas, no lo dude, somos la elección correcta.

Nuestro equipo de abogados expertos en Derecho Penal le ampliarán toda la información que requiera al respecto, garantizando siempre sus derechos. Hasta la fecha, hemos gestionado numerosos casos con éxito. Nuestra larga experiencia y los resultados satisfactorios son nuestros mejor aval.